Saltar al contenido principal
Reporteros

El temor de refugiados sirios amenazados de expulsión en Dinamarca

© France 24

Dinamarca es un país perteneciente a la Unión Europea (UE) que acoge a varias familias de refugiados de Siria, país en guerra. A pesar de ello, la nación intenta el retorno de sirios bajo el argumento que Damasco, la capital, es un lugar seguro. En esta edición de Reporteros conoceremos la angustia de la familia Salameh, una de las amenazadas de deportación tras varios años en el país, y el proceso vivido para poder cambiar su estatus migratorio y permanecer en el territorio. 

Anuncios

A pesar del número limitado de solicitudes de asilo que recibe cada año, Dinamarca está intentando regresar a refugiados sirios a su país de origen. De acuerdo con lo informado por Zaher Salameh, un refugiado sirio de 48 años, la acción forma parte de un “plan experimental que enviará a seis familias de vuelta a Siria”. 

Zaher Salameh y su familia se convirtieron en los primeros en estar a punto de ser regresada por el Gobierno danés. Por un lapso de seis meses vivieron bajo el nerviosismo de que la amenaza se llevase a cabo. Su principal temor: morir en Damasco o cualquier otra ciudad siria. 

Dinamarca sustenta su decisión en la premisa que Siria es segura, algo que contradice Zaher. “La gente de Damasco está sufriendo debido a la situación económica y la falta de servicios públicos. La gente duerme en la calle, no tiene comida ¿Dónde está la Damasco segura de la que hablan?”, expresó .

Tras haber recibido un nuevo permiso de asilo político, Zaher comenta que previo al proceso conversó con una abogada que le informó que algunos casos "serían revisados por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur)".   

El temor inició a través de un correo 

Zaher y su familia salieron de Siria en agosto de 2015 y llegaron a Dinamarca en septiembre de ese mismo año. Recibieron un permiso de protección temporal, por ello, en febrero de 2019, su familia quería renovar su permiso de residencia, el cual expiraría meses después. Todo iba bien hasta que un día Zaher recibió un correo electrónico donde le informaban que las autoridades querían interrogar nuevamente a sus familiares. 

Las entrevistas comenzaron en marzo, cada integrante fue entrevistado de manera individual en interrogatorios que se extendieron por al menos 12 horas. "La persona a cargo de mi interrogatorio quería saber el día exacto en que fui arrestado. Cuando cuestionó a mi esposa y verificó nuestras declaraciones, encontró pequeñas diferencias en nuestras historias y fechas. Quiere enviarnos de vuelta a la muerte ", dijo Zaher

El padre de familia indicó que tras recibir los nuevos permisos un funcionario danés se presentó en su hogar para ofrecerle dinero si regresaba voluntariamente a Siria, algo que rechazó. “Somos felices aquí, en Dinamarca nadie mata gente como en Siria”, pronunció Zaher. 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.