Saltar al contenido principal
Boleto de vuelta

Mosul, la ciudad que se reconstruye tras la lucha contra el grupo Estado Islámico en Irak

© France 24

Mosul es una ciudad iraquí en la que el año 2014 el autodenominado Estado Islámico fijó su califato y que, tras una intensa acción de las fuerzas de la coalición para desalojarlos, que incluyó los peores bombardeos de la historia, quedó completamente destruida. En esta edición de Boleto de Vuelta viajamos allí para conocer en detalle los trabajos de sus pobladores para reconstruir la ciudad y también sus vidas.

Anuncios

Es considerada como la tercera ciudad más grande de Irak, se encuentra ubicada a unos 396 kilómetros al norte de Bagdad a orillas del río Tigris y su actual territorio fue cuna de Nínive, una localidad considerada dentro de las más importantes de la historia del Antiguo Oriente Próximo.

En la actualidad, es la capital administrativa de la gobernación de Nínive en Irak y significa cruce o punto de conexión en árabe. A pesar de la historia, hoy el casco antiguo de la ciudad exhibe un paisaje fantasmal. Debajo de los escombros es posible encontrar una mezcla de cadáveres, bombas y siglos de historia. Todo ello marcado por una de las campañas de bombardeos más terribles y cuyo objetivo era sacar al grupo Estado Islámico de su territorio. 

“Qatar, Arabia Saudita, Irán y el mundo entero nos abandonaron, a pesar de que Mosul siempre fue la capital intelectual de Irak”, dijo Omar, un habitante de Mosul a France 24. 

En 2014, la ciudad cayó en manos del grupo Estado Islámico, muchos países y autoridades se sorprendieron de la rapidez con la que se extendió el dominio. Por ello se han levantado muchas sospechas entre los habitantes y las autoridades que en la actualidad se mantienen. “Cuando conocemos a los que entran o salen, los dejamos seguir. Cuando no los conocemos procedemos a una requisa minuciosa”, dijo un integrante de la Policía al programa. 

Una ciudad con una lenta reconstrucción

Los daños causados por la guerra son considerables, la campaña llevada a cabo en 2017, que duró nueve meses, dejó graves destrozos en la mayoría de los espacios habitables de la ciudad que incluyen, entre otras cosas, mezquitas y lugares históricos. 

Las obras, que iniciaron tras el fin de la campaña, están lejos de terminar. Los trabajos que desarrollará la Unesco, y que cuentan con el financiamiento de Emiratos Árabes Unidos, no han comenzado todavía. 

El ruido es una de las caracteristicas que exhibe la ciudad en los últimos días debido a las obras. Algunos trabajos son desarrollados por sus habitantes de manera independiente, es decir sin ningún tipo de ayuda del gobierno u organismo.  

En Mosul sus habitantes viven en medio del temor a un regreso de la guerra. Adicionalmente, más allá de los daños a la ciudad, una de las preocupaciones gira en torno a la imagen que el autodenominado Estado Islámico dejó del Islam. “Alteraron la imagen, Decapitaban gente en nombre del Islam, ese extremismo es todo lo contrario del Islam”, dijo un Imán a France 24. 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.