Saltar al contenido principal

Filipinas: las autoridades mantienen la alerta por la erupción del volcán Taal

El volcán Taal visto desde Tagaytay, Filipinas, el 14 de enero de 2020.
El volcán Taal visto desde Tagaytay, Filipinas, el 14 de enero de 2020. © EFE

Tras la evacuación de más de 40.700 personas, los organismos de emergencia indicaron que, aunque la columna de humo y ceniza se ha reducido, la erupción no muestra "signos de desaceleración". 

Anuncios

Las autoridades filipinas no bajan la guardia. Aunque ha sido notable la reducción de la columna de humo y cenizas provocada por el volcán Taal en los tres días que lleva en erupción constante, las labores de prevención y de evacuación de las zonas en riesgo continúan. 

Son más de 40.700 los ciudadanos que han sido trasladados a los albergues dispuestos a los alrededores de Manila para atender la situación que, según lo indicado por el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Phivolcs), ha provocado "fuentes de lava de 500 metros de altura". 

Renato Solidum, el jefe del Phivolcs, fue claro: la erupción no muestra signos de desaceleración, por lo que los sismos producidos por el magma que sigue subiendo hacia el cráter continúan. 

"Tal actividad sísmica puede conducir a una mayor actividad eruptiva", explicó Solidum, quien recordó que la alerta sigue ya que, pese a que el Taal es un volcán muy pequeño, es "muy peligroso" y, desde el 12 de enero, cuando inició la erupción, ha registrado 286 terremotos volcánicos. 

De la serie de sismos generados por la erupción del Taal, 125 han sido perceptibles como reflejo de sus magnitudes, las cuales oscilan entre 1,2 y 4,1. 

Los controles para evitar una tragedia

La alerta que sigue vigente es de nivel 4 en una escala de 5. Tal declaratoria implica que el riesgo de que se presente un tsunami volcánico está más latente que nunca. 

Las profundas grietas en el suelo y buena parte de las estructuras en las poblaciones más cercanas al volcán, que son las ubicadas en la provincia de Batangas, no solo han causado temor entre sus habitantes, sino que han desestabilizado los terrenos causando accidentes. 

Una de las carreteras afectadas por los temblores registrados tras la erupción del volcán Taal, al sur de Manila, Filipinas, el 14 de enero de 2020.
Una de las carreteras afectadas por los temblores registrados tras la erupción del volcán Taal, al sur de Manila, Filipinas, el 14 de enero de 2020. © EFE

Con el fin de evitar un impacto mayor, los grupos de socorro han puesto en marcha protocolos de seguridad que contemplan la articulación con las empresas de servicios públicos para realizar cortes en los suministros de energía y gas, así como la instalación de puntos de control militar. 

Y es que el cuarto nivel de la escala de alertas filipina supone la evacución total de las poblaciones amenazadas por la actividad del volcán en un radio de al menos 14 kilómetros a la redonda. 

Son cerca de 198 los centros de evacuación que están en funcionamiento, de acuerdo con los datos entregados en el más reciente recuento del Consejo Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres.

Se estima que, hasta el momento, la erupción del Taal ha afectado unas 2.772 hectáreas de cultivos de arroz, cacao, plátano y café y que más de 1.967 cabezas de ganado han perdido la vida, lo que representa pérdidas de 11,5 millones de dólares, según los cálculos del Departamento de Agricultura. 

Con Reuters y EFE 


 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.