Saltar al contenido principal

Francia: el exsacerdote Preynat enfrentó a sus víctimas el primer día de su juicio por pedofilia

Bernard Preynat en un juzgado de Lyon, Francia, el 13 de enero de 2020.
Bernard Preynat en un juzgado de Lyon, Francia, el 13 de enero de 2020. © Emmanuel Foudrot / Reuters
6 min

Con un día de retraso a causa de la huelga contra la reforma de pensiones, comenzó en Lyon, en el sureste de Francia, el juicio por pedofilia contra Preynat, diligencia en la que describió los abusos como "muestras de cariño" que le generaban "placer". 

Anuncios

“Me fueron necesarios muchos años para entender la repercusiones que eso había causado en las familias y en los niños”, de esta manera el excura Bernard Preynat explicó frente al tribunal correccional de Lyon los abusos que cometió durante dos décadas contra decenas de niños scouts de una parroquia ubicada en las afueras de la ciudad. “No es evidente decir a alguien soy pedófilo, me gustan los niños no son cosas que uno admite fácilmente", agregó el exreligioso .

Preynat, que fue expulsado de la iglesia en 2019 a raíz de estas conductas, aseguró que fue apenas en 1991, cuando estalló este escándalo en el entorno de su parroquia en Sainte-Foy-lès-Lyons, que él entendió el daño moral que había causado a la familias y a los niños: “si en esa época me hubieran preguntado, yo hubiera dicho que no (eran abusos), que eran cariños, caricias. Ahora lo sé, pero en esa época yo me equivocaba”, explicó en una actitud tranquila y con una voz quebrada según él a consecuencia de una operación reciente de corazón.

Según el abogado Yves Sauvayre, defensa de una de las víctimas, está negación de los hecho por parte del exreligioso puede ser "una estrategia, pero no necesariamente consciente. Es una actitud de salvación deliberada".

Para Frédéric Doyez, abogado de Preynat, en cambio, "en este proceso hay una falta de verbalización. Usted tiene niños que no contaron a sus padres lo que vivieron y y tiene padres que imaginaron lo que los niños pudieron vivir. Por eso el arrepentimiento ( del cura Preynat) nació cuando escuchó el dolor de sus víctimas y fue gracias a este proceso que este sufrimiento pudo expresarse y verbalizarse.”

Uno de los momentos más fuertes se vivió cuando la presidenta del Tribunal interrogó al acusado sobre el número de niños “acariciados”, a lo que Preynat respondió  “uno o dos cada sábado”, reconoció el anciano sin complejo, “cuatro o cinco en caso de campamento”.

Informe desde Francia: primera jornada del juicio contra el exsacerdote Bernard Preynat
01:31

“Asumo las consecuencias de un acto del que me arrepiento”

En el primer día de audiencias, jueces y abogados pudieron escuchar también a siete de las diez víctimas que se constituyeron en parte civil del proceso. Preynat, sentado a menos de un metro de ellos, los escuchaba y miraba de reojo y tras cada uno de estos testimonios pedía disculpas y expresaba su arrepentimiento.

Impactó el relato de François Devaux, líder de la asociación "La palabra iberada", que organizó a las víctimas para denunciar los abusos que llevaron a este juicio. Habitualmente sereno, Devaux se mostró más afectado que de costumbre y reconoció “una adolescencia oscura” y haber intentado suicidarse a causa de los abusos que vivió a sus 10 años. 

“Estoy afectado por todo lo que el señor Devaux acaba de explicar y reconozco todo ello”, replicó Preynat, quien aseguró sentirse mal de que, a causa de su comportamiento, "François haya querido suicidarse y haya tenido conflictos con su familia. Asumo todas las consecuencias de este acto del que me arrepiento”, dijo. 

¿El castigo contra Preynat?

Desde que fue encausado, en 2016, el expárroco nunca ha negado los hechos que denuncian sus víctimas, pero sí el que constituyeran para él un abuso sexual. Por eso, si bien su abogado no duda de que será declarado culpable, la Incógnita está en saber qué castigo se le dará por un delito que suele ser penalizado hasta con 10 años de cárcel y 150 mil euros de multa.

En ese sentido, la presidenta de la Corte, así como la fiscal, lo interrogaron varias veces para saber si era consciente de que hace 20 años ejercía un poder sobre los menores que habría abusado.

El término emprise, que en español significa influencia o control, salió varias veces de la boca de ambas profesionales de la justicia, pero el exsacerdote eludió asumir esa responsabilidad y admitir la veracidad de los testimonios que coinciden en que Preynat les explicaba a sus víctimas que eran “sus preferidos” o que los “quería demasiado".

Uno de los últimos demandantes en ser escuchados fue Pierre - Emmanuel Germain Thill, quien reconoció haber sido tocado al menos 15 veces en sus genitales por el párroco en una de las agresiones más fuertes sufridas por los menores hace 20 años. De manera simbólica, este 14 de enero el coacher en desarrollo personal se retiró la pañoleta scout que había portado todo el día. “Quiero liberarme de esto”, sentenció.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.