Saltar al contenido principal

Putin propone referendo para reformar la Constitución de Rusia

El presidente Vladimir Putin se dirige al parlamento ruso en su discurso nacional
El presidente Vladimir Putin se dirige al parlamento ruso en su discurso nacional © Reuters
4 min

La propuesta de Vladimir Putin viene en medio de las voces que denuncian el posible intento del mandatario de buscar caminos para quedarse en el poder después de 2024.

Anuncios

Vladimir Putin, presidente de Rusia, propuso en el discurso de la nación que sea el Parlamento el que elija al Primer Ministro, pero a la vez que el país siga siendo un fuerte régimen presidencial. Su propuesta viene justo a cuatro años del fin de sus más de 20 años en el poder. El mandatario tiene mayorías en el parlamento ruso.

La reforma permitiría al Parlamento aprobar, además, a los candidatos propuestos por el presidente a los principales ministerios, concesión que le permitiría al Parlamento tener más control.

El mandatario, que se dirigió a la asamblea federal, dijo sobre las reformas propuestas: “bastante razonables e importantes para el desarrollo de Rusia como un Estado social legal cuyo valor más alto son las libertades y los derechos de los ciudadanos, la dignidad de la persona y su bienestar”.

En Rusia los periodistas independientes y los líderes de oposición viven situaciones más que difíciles para desarrollar su participación política. Son arrestados con frecuencia o son descalificados por la Comisión Electoral Rusa que les quita el aval para participar en elecciones. Sin contar con la dura represión a la protesta social, esto ha llevado a que Putin tenga un control casi total del aparato estatal.

Manifestantes sostienen pancartas y globos durante una protesta contra los recientes resultados de las elecciones parlamentarias en Moscú, Rusia, el 24 de diciembre de 2011. La pancarta hace referencia a las declaraciones del primer ministro ruso, Vladimir Putin, que confundió las cintas blancas usadas por los manifestantes por condones.
Manifestantes sostienen pancartas y globos durante una protesta contra los recientes resultados de las elecciones parlamentarias en Moscú, Rusia, el 24 de diciembre de 2011. La pancarta hace referencia a las declaraciones del primer ministro ruso, Vladimir Putin, que confundió las cintas blancas usadas por los manifestantes por condones. © Tatyana Makeyeva / Reuters

 

El poder total de Putin empezó a dar señales de debilidad interna mientras su imagen internacional se fortalece

 

El mandatario, sin embargo, planteó varias propuestas más en su discurso anual, entre ellas estabilizar un salario mínimo por encima de la media y consolidar la indexación regular de pensiones, un punto que ha sido la razón de varias protestas en las principales calles del país.

Incluso, recientemente, el poder total de Putin empezó a dar señales de debilidad. Además de las movilizaciones contra la propuesta pensional, una coalición de oposición se hizo con 20 curules de las 44 de la asamblea en Moscú. Un hecho que no se veía desde hace años.

En escenarios anteriores similares, cuando su imagen daba muestras de declive, crisis como la de Chechenia y luego de la de Crimea, territorio que finalmente se anexó, le sirvieron para incrementar su popularidad y mantener ese poder total en el gobierno ruso. Con cifras de popularidad por encima del 80%, de un país que siempre ha visto con buenos ojos los líderes autoritarios de mano dura.

El mandatario, en el poder desde 1999, ha fortalecido el rol de Rusia como contra poder de lo que él llamaba el eje “unipolar” de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Tomó distancia de Occidente y se acercó al oriente. Sacó ventaja de la guerra siria para ampliar su influencia en el Medio Oriente y respaldó abiertamente el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, en un pulso que finalmente ganó frente a su rival geopolítico.

Pero, además de su papel en el concierto internacional, el presidente ha sido un duro crítico del multilateralismo. Incluso durante el discurso frente al parlamento propuso darle a la legislación rusa prevalencia sobre los tratados internacionales.

“Esto significa que las demandas de la legislación internacional y los tratados, la decisión de los organismos internacionales, solo aplica en territorio ruso cuando (…) no contradicen nuestra constitución”, agregó Putin.

Situación que alerta a los defensores de Derechos Humanos que en muchas oportunidades acuden a la Corte Europea de Derechos Humanos cuando no tienen justicia en su propio país.

La distancia de Rusia con occidente ha ido de la mano con el crecimiento del autoritarismo y la represión que alerta a la mayoría de estas organizaciones.  Amnistía Internacional advirtió que ese país es un “campo de minas” para los defensores de Derechos Humanos.

Reuters y AP
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.