Saltar al contenido principal

Guerra, comercio y una mujer en la presidencia: los demócratas se enfrentaron en el último debate

Los precandidatos a la presidencia de EE. UU., por el partido demócrata, durante su último debate previo a las elecciones primarias, en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020.
Los precandidatos a la presidencia de EE. UU., por el partido demócrata, durante su último debate previo a las elecciones primarias, en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020. © REUTERS/Shannon Stapleton

Seis demócratas se enfrentaron en un debate presidencial el martes en Iowa, su última oportunidad para convencer a una audiencia nacional antes de que inicien los comicios primarios del partido, en este estado, el 3 de febrero.

Anuncios

Un cara a cara entre miembros de un mismo partido político que espera elegir el mejor competidor para derrotar a Donald Trump en las elecciones presidenciales del próximo noviembre.

Los demócratas participaron en el séptimo y último debate antes de que comiencen las elecciones primarias, el proceso para definir al aspirante presidencial de este partido, y que incluyó al grupo de candidatos más pequeño y menos diverso hasta la fecha, ya que las encuestas han reducido la brecha entre los contrincantes y varios candidatos minoritarios han terminado sus ofertas para la carrera hacia la Casa Blanca.

Iowa, en el medio oeste del país, con una población predominantemente blanca, del 92%, y de geografía pequeña en comparación con otros estados, tiene un rol clave: cada cuatro años es el primero en votar en el proceso de nominación tanto del partido demócrata como republicano.

Precisamente en este estado, el martes, dieron cierre los debates de los demócratas, que se atacaron mutuamente y sacaron sus mejores garras para tratar de demostrar quién es el elegible.

Trump es el candidato seguro por parte del partido republicano, con el que espera la reelección a un segundo mandato de cuatro años. Pero la contienda demócrata aún es incierta.
 

Diferencias en el envío de tropas a conflictos en el extranjero

Con el conflicto de Washington con Irán como telón de fondo, los aspirantes demócratas evidenciaron discrepancias entre quienes apuestan por retirar las tropas estadounidenses de Medio Oriente y los que prefieren mantenerlas.

Los precandidatos presidenciales del partido demócrata, Joe Biden, Bernie Sanders y Pete Buttigieg, durante el último debate previo a las elecciones primarias, en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020.
Los precandidatos presidenciales del partido demócrata, Joe Biden, Bernie Sanders y Pete Buttigieg, durante el último debate previo a las elecciones primarias, en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020. © REUTERS/Shannon Stapleton

Los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren aseguraron que de llegar a la Casa Blanca harán que todos sus militares regresen a casa. "Creo que necesitamos sacar a nuestras tropas de combate", dijo Warren. “Deberíamos acabar con esa mentalidad de que todo se puede resolver con tropas de combate”, agregó.

Pero, el exvicepresidente, Joe Biden, y la senadora Amy Klobuchar trataron de mostrarse moderados en este asunto, al indicar que dejarían tropas de EE. UU. en algunos lugares.

En concreto, Biden pidió dejar las fuerzas especiales y algunas tropas en el Medio Oriente para patrullar el Golfo Pérsico y para continuar la lucha contra el autodenominado Estado Islámico, que ejerció un amplio control en Irak y Siria.

Pete Buttigieg, alcalde de South Bend, Indiana, y el único entre los precandidatos demócratas con experiencia militar, dijo que si como presidente, tuviera que autorizar una intervención armada en el extranjero, pediría al Congreso que la aprobara y luego revisara la medida cada tres años.

En esta misma línea de asuntos militares, Sanders sacó a relucir un asunto de hace 17 años del que hoy Biden se arrepiente. Sanders increpó al favorito en las encuestas por su voto a favor de la guerra en Irak, en 2003.

El senador, de posición no intervencionista hizo un fuerte contraste y dijo que, él se opuso a un conflicto en territorio iraquí que estaba "basado en mentiras", mientras que el ex vicepresidente Biden la apoyó.

"Pensé que estaban mintiendo"… "No les creí por un momento. Joe lo vio de manera diferente", dijo Sanders sobre las justificaciones para el conflicto ordenado por el Gobierno del entonces presidente George W. Bush.
Biden respondió al recordar que desde hace años él reconoció que fue un "error ir a la guerra".
 

¿Una mujer presidenta?, el debate de género entra en la campaña

Sanders y Warren han mantenido una amistad desde hace varios años, pero en esta contienda electoral parece que se vale el todo por el todo y el tema sobre un posible machismo frente a la posibilidad de que una mujer llegue a la presidencia fue muestra de ello.

Los precandidatos a la presidencia del partido demócrata, Elizabeth Warren y Bernie Sanders, durante el debate presidencial en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020.
Los precandidatos a la presidencia del partido demócrata, Elizabeth Warren y Bernie Sanders, durante el debate presidencial en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020. © REUTERS/Shannon Stapleton

Elizabeth Warren asegura que Sanders le dijo, en una reunión privada a finales de 2018, que no creía que una mujer pudiera derrotar a Trump en las urnas.

Durante el debate, Sanders insistió: “no lo dije y no quiero perder mucho tiempo en esto porque es lo que quieren Donald Trump, y tal vez algunos de los medios", respondió Sanders, señalando que era "incomprensible", que hiciera tal comentario.

pero Warren lo contradijo. "Bernie es mi amigo, y no estoy aquí para tratar de pelear con Bernie. Pero, mira, esta pregunta sobre si una mujer puede o no ser presidenta se ha planteado y es hora de que la ataquemos de frente”, dijo Warren.

Warren señaló que los cuatro hombres en el escenario habían perdido colectivamente 10 elecciones, mientras que las dos mujeres, ella y la senadora estadounidense Amy Klobuchar, habían ganado cada elección en la que habían estado.

Los precandidatos a la presidencia por el partido demócrata, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, durante el debate presidencial en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020.
Los precandidatos a la presidencia por el partido demócrata, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, durante el debate presidencial en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020. © REUTERS/Shannon Stapleton

"He ganado cada carrera, cada lugar, cada vez, he ganado en el distrito más rojo, he ganado en las áreas suburbanas, en las áreas rurales", dijo Klobuchar.

Los presuntos comentarios de Sanders, publicados inicialmente por la prensa local, se convirtieron rápidamente en un punto incendiario en la campaña demócrata y creó tensiones entre los dos principales candidatos progresistas. La disputa se profundizó el pasado lunes cuando Warren confirmó los reportes de prensa, pese a que Sanders continuaba rechazándolo.
 

“Un desacuerdo fundamental” sobre el comercio

Biden y Sanders también tuvieron un intercambio puntual sobre el tema del comercio durante una discusión sobre el nuevo acuerdo de Trump con México y Canadá, llamado USMCA, que reemplaza el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o TLCAN.

Sanders se opuso al TLCAN y no apoya el USMCA, que Biden ha respaldado.
"No sé si hay algún acuerdo comercial que el senador piense que tiene sentido", dijo Biden en respuesta a Sanders.

"Joe y yo tenemos un desacuerdo fundamental, en caso de que no lo hayas notado", respondió Sanders, provocando risas en el debate televisivo.

El impeachment interferiría en la campaña demócrata

El debate corre el riesgo de verse eclipsado por un drama político histórico: el inminente juicio político contra Donald Trump en el Senado, que, según el líder republicano de la Cámara Alta, Mitch McConnell podría comenzar el próximo martes.

Los precandidatos a la presidencia por el partido demócrata durante el debate en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020.
Los precandidatos a la presidencia por el partido demócrata durante el debate en Iowa, Estados Unidos, el 14 de enero de 2020. © REUTERS/Brenna Norman

De comenzar la próxima semana, obligaría a tres de los precandidatos demócratas: Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Amy Klobuchar, a permanecer en Washington y ausentarse de la campaña en Iowa para tratar de atraer al electorado, debido a que también ostentan el cargo de senadores y participarán como jurados.

Warren y Klobuchar afirmaron durante el cara a cara no estar preocupadas. “Hay cosas más importantes que la política”, dijo Warren al respecto.

Las encuestas muestran resultados ajustados en Iowa, con Biden con un 20.7 por ciento de apoyo y Sanders, Buttigieg y Warren con menos de cinco puntos porcentuales, de diferencia, según un promedio de RealClearPolitics.

Klobuchar, muy por detrás, con un siete por ciento y Steyer con 2.7 por ciento.

Sin embargo, nada puede darse por sentado, pues según una encuesta reciente de Des Moines Register, seis de cada 10 votantes probables del caucus aún podrían ser persuadidos.

France 24 con AFP y Reuters
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.