Saltar al contenido principal

México: continúan las investigaciones a la familia del niño autor del tiroteo en Torreón

Colegio Cervantes en Torreón, Coahulia, México, el 10 de enero de 2020.
Colegio Cervantes en Torreón, Coahulia, México, el 10 de enero de 2020. © Andre Herrera / EFE

Conforme pasan los días, nuevos detalles emergen sobre los familiares del menor que protagonizó un tiroteo en Coahuila: las autoridades dieron a conocer que vivía con sus abuelos, que su madre murió y su padre, ahora desaparecido, ha estado en prisión. 

Anuncios

Las autoridades revelaron más información sobre la vida de los padres del menor de 11 años autor de los nueve disparos con dos armas en el Colegio Cervantes, ataque en el norte mexicano que dejó dos muertos y seis heridos.

Gerardo Márquez Guevara, fiscal general de Coahuila, señaló que se investiga a los familiares que pudieran haber influido en la formación del menor, aunque admitió que esto se ha complicado, debido a que el padre está en calidad de desaparecido, al igual que la abuela paterna. 

El padre del niño, quien también lleva por nombre José Ángel, de 37 años, estuvo en una prisión de Eagle Pass, Texas, de donde habría sido puesto en libertad hace unos meses. El Gobierno de México congeló sus cuentas bancarias y de su padre, informó Santiago Nieto, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda. El directivo explicó que detectaron un "flujo irregular" de recursos y "transferencias internacionales a Estados Unidos" del padre y del abuelo del menor, autor de los disparos.

José Ángel ‘N’ de 58 años, fue vinculado a un proceso en un juzgado y le dictaron prisión preventiva, luego de que su defensa solicitara la duplicidad del término constitucional de 144 horas. El abuelo era el propietario de las dos armas ilegales a las que tuvo acceso el menor, de calibre 25 y 40, esta última de uso exclusivo del Ejército mexicano.

El niño llegó el 10 de enero con esas dos armas de fuego a su escuela en la capital del estado de Coahuila y, tras pedir permiso para ir al baño, se cambió de ropa y mató a una maestra, hirió a otras seis personas y después se quitó la vida.

Tras el ataque, el abuelo de 58 años de edad, fue recluido en el centro de readaptación social de Torreón, acusado del delito de homicidio en comisión por omisión, que tiene una pena de entre 18 y 35 años de prisión.

Seis días después de los ataques, el 16 de enero, fue dado de alta el último menor que permanecía hospitalizado, mientras que las autoridades educativas informaron que las actividades en el Colegio Cervantes se reanudarán el 17 de enero.

Aunque los homicidios han alcanzado niveles récord en México durante los últimos dos años, los tiroteos escolares son poco usuales en el país. Hace tres años, un alumno de secundaria de Monterrey, Nuevo León, atacó a mano armada el centro educativo al que asistía y dejó cinco heridos.

Con EFE y medios
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.