Saltar al contenido principal

El nuevo presidente de Guatemala rompe relaciones con Venezuela

Archivo-el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, durante su toma de posesión, en Ciudad de Guatemala, Guatemala, el 14 de enero de 2020.
Archivo-el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, durante su toma de posesión, en Ciudad de Guatemala, Guatemala, el 14 de enero de 2020. © REUTERS/Luis Echeverria

Alejandro Giammattei, posesionado el pasado 14 de enero, ya había anunciado desde su campaña política que sólo reconocería al líder opositor venezolano, Juan Guaidó, como presidente encargado.

Anuncios

“Cerramos definitivamente las relaciones con el Gobierno venezolano”, aseguró el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, este 16 de enero, tras reunirse en el Palacio Nacional de la capital, con Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA. 

El mandatario explicó que el embajador del Gobierno de Nicolás Maduro, en Ciudad de Guatemala, deberá retirarse de la nación. Asimismo, ordenó cerrar la embajada guatemalteca en Caracas.

"Hemos girado la orden al señor canciller, que la única persona que queda en la embajada de Venezuela, en Guatemala, proceda su retorno y cerramos definitivamente las relaciones con el gobierno de Venezuela, vamos a cerrar la embajada", afirmó el jefe de estado.

El pasado noviembre, cuando era presidente electo, Giammattei adelantó que una vez asumiera el cargo rompería vínculos con la administración de Maduro, en el poder desde 2013, a quien Estados Unidos, varios países de América Latina y de Europa consideran un gobernante ilegítimo, tras posesionarse para un nuevo mandato en enero de 2019, en medio de denuncias de fraude en las elecciones presidenciales de 2018.

Este es un cambio en la política exterior de Guatemala hacia Caracas, pues pese a que el anterior mandatario, Jimmy Morales, también reconoció a Guaidó, la embajada venezolana siguió funcionando con un encargado de negocios, responsable de la misión desde 2018, luego que el gobernante pidió el retiro de la embajadora Alicia Salcedo un año antes.

La decisión del nuevo presidente guatemalteco también se produce luego de que el pasado octubre le fuera negado el ingreso a territorio venezolano. Las autoridades venezolanas justificaron que, como mandatario electo, en ese momento, debía ingresar con pasaporte del país por el que fue elegido y no con pasaporte italiano, como aseguran que intentó.

Giammattei dijo que el objetivo de ese viaje era invitar personalmente a Guaidó a su toma de posesión e interceder ante Maduro por la liberación de presos políticos y la “convocatoria inmediata a elecciones democráticas”.
 

El Parlamento Europeo también ratificó su reconocimiento a Guaidó

En esta misma jornada el líder opositor recibió otro espaldarazo como presidente del Parlamento: el de la Eruocámara. Con 471 votos a favor, 101 en contra y 103 abstenciones, el Parlamento Europeo ratificó su reconocimiento al líder opositor venezolano, quien el próximo 23 de enero cumple un año de haberse autoproclamado presidente encargado, por ostentar el título de presidente de la Asamblea Nacional, cuyos resultados de elecciones populares son las únicas reconocidas como legítimas.

Archivo-sesión en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, Francia, el 15 de enero de 2020.
Archivo-sesión en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, Francia, el 15 de enero de 2020. © REUTERS/Vincent Kessler

Los legisladores europeos también condenaron los hechos del pasado 5 de enero cuando simpatizantes del chavismo y la Guardia Nacional Bolivariana, le impidieron el ingreso al Guaidó a la Asamblea Nacional, en donde se disponía a renovar su mandato.

Paralelamente, el oficialismo proclamó como nuevo presidente de la Asamblea Nacional, congreso venezolano, a Luis Parra, quien, pese a ser conocido como un dirigente de la oposición es un férreo crítico de Guaidó y que en diciembre de 2019 fue expulsado del partido Primero Justicia, por presuntamente participar en una trama de corrupción.

Ante los pronunciamientos de la Eruocámara, la Asamblea Nacional Constituyente, oficialista, acusó a la institución parlamentaria de la Unión Europea de tener una intención “injerencista” para desestabilizar a Venezuela y “generar un estado de guerra con catastróficas consecuencias para los venezolanos”.
 

France24 con AFP y EFE




 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.