Saltar al contenido principal

Desde el 20 de enero no habrá misión anticorrupción de la OEA en Honduras

France 24
France 24 © France24

El Gobierno no llegó a un acuerdo con la Organización de Estados Americanos para renovar el acuerdo que le permite a la misión operar en el país, pues argumenta que algunos de sus miembros tienen varias denuncias por extralimitación de funciones.

Anuncios

El mismo día que cumple cuatro años de operación, el denominado Mandato para la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), respaldado por la Organización de Estados Americanos, se despedirá de ese país.

La OEA y el Gobierno venían negociando por meses la renovación del acuerdo que expira el 19 de enero de 2020, con miras a mantener la misión en el país. Sin embargo, no hubo un acuerdo entre las partes.

A pesar de que el mandatario fue quien invitó a la OEA a formar el grupo en 2015, la entidad se convirtió en la piedra de su zapato cuando éste llegó por segunda vez al poder, hace dos años: en ese entonces denunció que los comicios que lo llevaron a reelegirse se vieron empañados por irregularidades y pidió una nueva votación que nunca ocurrió.

También incomodó a algunos legisladores hondureños aliados con el jefe de Estado, quienes habían votado en diciembre pasado en contra de renovar el mandato de la agencia, luego de que ésta descubriera el mal uso de recursos públicos.

La comisión descubrió una serie de redes de organizaciones legislativas y organizaciones sin ánimo de lucro que devolvieron el dinero público a los bolsillos de los legisladores.

Opiniones divididas

El Ministerio de Relaciones Exteriores hondureño defendió su posición, al señalar que hubo descontento en algunos sectores del país, que perciben cierta extralimitación en las funciones de la misión, que puso especial énfasis en la lucha contra la corrupción pública y el financiamiento ilícito de campañas.


Al referirse a “algunos sectores económicos y políticos”, el Ejecutivo afirmó que “las quejas incluyeron acusaciones de excesos por parte de la comisión y acusaciones de que pisoteó sus derechos y garantías constitucionales”.

El ministro presidencial Ebal Díaz, quien participó en las negociaciones con la OEA, dijo en un mensaje de video que el gobierno seguía comprometido con la lucha contra la corrupción.


Pero la OEA criticó la decisión y dijo que “constituye un hecho negativo en contra de la corrupción y la impunidad en el país”.


El presidente mismo se ha visto envuelto en escándalos de corrupción. El año pasado, un jurado estadounidense encontró a su hermano, Juan Antonio "Tony" Hernández, culpable de conspirar para importar cocaína, posesión de armas ilícitas y mentir a las autoridades estadounidenses.

Durante el juicio, los testigos también alegaron que el presidente Hernández, quien niega las acusaciones, se comprometió a proteger a su hermano de la extradición y pidió sobornos para asegurar el poder.

Con Reuters y AP
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.