Saltar al contenido principal

Donald Trump reforzó su defensa para el ‘impeachment’ con tres abogados polémicos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un acto de campaña en Wisconsin. 14 de enero de 2020.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un acto de campaña en Wisconsin. 14 de enero de 2020. © Saul Loeb / AFP

El presidente incorporó a Kenneth Starr y Robert Ray, antiguos fiscales que investigaron a Bill Clinton durante su proceso de juicio político entre 1998 y 1999, y a Alan Dershowitz, un letrado que, de la mano de Starr, se encargó de defender a personales tan icónicos como OJ Simpson y Jeffrey Epstein.

Anuncios

Donald Trump ya tiene equipo de abogados que le defienda. Este viernes 17 de enero, confirmó la incorporación de tres nuevos nombres y no ha pasado desapercibida. Los tres nombres anunciados son figuras polémicas. Abogados que están dentro de la línea ideológica del presidente y que han protagonizado portadas en varias ocasiones.

Kenneth Starr y Robert Ray fueron figuras clave como fiscales de acusación en el juicio político que sentó a Bill Clinton ante el Senado entre 1998 y 1999, debido al escándalo sexual con la becaria Monica Lewinsky. El tercero es Alan Dershowitz, un polémico abogado que es conocido por defender al ex jugador de fútbol americano, O.J. Simpson, de los cargos de asesinato y al magnate Jeffrey Epstein de explotación sexual de menores. En este último caso lo hizo junto a Kenneth Starr.

Hasta el momento, se sabe que el equipo que se encargará de defender al presidente en el juicio político estará formado por estos tres juristas, el abogado general de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y uno de los letrados personales de Trump, Jay Sekulow. Pero la importancia de los nombramientos del presidente ante un acontecimiento tildado como “histórico”, residen en el simbolismo de los mismos.
 

Tres abogados muy conocidos

Kenneth Starr es una figura icónica que se encargó durante más de media década de perseguir e investigar todos los movimientos del expresidente Bill Clinton. De un marcado carácter republicano, el abogado comenzó sus investigaciones en 1994 para intentar demostrar la implicación de los Clinton en el caso “Whitewater”, un escándalo inmobiliario relacionado con la quiebra de la caja de ahorros de Arkansas. Pero fracasó. No consiguió implicar ni a Bill ni a Hillary Clinton.

Aun así, prosiguió.  Starr empezó a investigar otros casos polémicos de la presidencia de Clinton, como el despido irregular de unos empleados de la oficina de viajes de la Casa Blanca o el manejo de ficheros del FBI sobre ex funcionarios republicanos, hasta dar con el caso que llevaría al presidente demócrata a tener que enfrentarse a un juicio político. El caso Lewinsky.

Bill Clinton mantuvo una relación clandestina con la pasante de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky entre 1995 y 1996, cuando ella apenas tenía 22 años, y posteriormente, bajo juramento, lo negó. Por este motivo los republicanos, que por aquel entonces tenía mayoría en la Cámara de Representantes, decidieron llevarlo a juicio político en diciembre de 1998. Posteriormente salió absuelto porque los demócratas tenían mayoría en el Senado.

Robert Ray fue el abogado encargado de sustituir a Starr luego de que este abandonase las investigaciones y la acusación y prosiguió con ellas durante 1999. Después de esta decisión de Donald Trump, Monica Lewinsky no ha tardado en pronunciarse.

Alan Dershowitz es el tercer nombre anunciado. Dershowitz es un conocido abogado entre las élites estadounidenses y se encargó de defender a personalidades en casos mediáticos como al exjugador de fútbol americano OJ Simpson, señalado de matar a su exesposa.

Además de esto, en 2008 participó junto a Kenneth Starr en la defensa del magnate Jeffrey Epstein por explotación sexual de menores, en un caso donde consiguieron reducir significativamente la pena que se exigía para el conocido multimillonario.

Alan Dershowitz se defendió en su cuenta de Twitter asegurando que “no es un militante” y que defendió que no se debería enviar a juicio político a Bill Clinton y votó por Hillary. Pero, aun así, durante los últimos años, se le ha visto defendiendo enérgicamente las políticas de Donald Trump en tertulias televisivas.

 

 

Lev Parnas es la principal preocupación de Donald Trump

Este martes 21 de enero de 2019 comenzará el juicio político de facto contra el presidente. Trump llega a este juicio con una preocupación principal que gira en torno al excolaborador de su abogado Rudy Giuliani.

Aunque Donald Trump aseguró que no conoce a este estadounidense de origen ucraniano, él afirma que sirvió como puente entre Giuliani y funcionarios de Kiev de cara a intentar convencer a las autoridades ucranianas para que comenzasen a investigar al precandidato demócrata a la presidencia Joe Biden y a su hijo Hunter.

A pesar de que Parnas admirase de Trump hasta hace unos meses, su testimonio ha incidido en que Donald Trump era “plenamente consciente” sobre todo lo que se estaba haciendo y las conversaciones que se mantuvieron con Ucrania.

Con Reuters y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.