Saltar al contenido principal

Al menos 540 heridos tras segunda noche de disturbios en Líbano

Los manifestantes se enfrentaron a la policía por segundo día consecutivo en Beirut, Líbano, el 19 de enero de 2020.
Los manifestantes se enfrentaron a la policía por segundo día consecutivo en Beirut, Líbano, el 19 de enero de 2020. © Mohamed Azakir / Reuters

Los hechos violentos se dieron a las afueras del Parlamento en Beirut en medio de las peores protestas en las que la ciudadanía exige con urgencia la formación de un Gobierno compuesto por expertos que puedan sacar al país de su peor crisis económica.

Anuncios

La violencia volvió a tomarse las calles de Beirut. Las protestas que han venido desarrollándose durante tres meses se transformaron por segundo día consecutivo en enfrentamientos protagonizados por los manifestantes y la Policía, dejando como resultado más de 540 heridos.

Los hechos se desataron a las afueras del Parlamento libanés, donde agentes de la Fuerza Pública utilizaron cañones de agua, gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a la multitud. Pero la ciudadanía y organizaciones de derechos humanos denuncian que estos elementos son lanzados directamente contra las personas causando graves lesiones. De acuerdo con la Cruz Roja, al menos 45 de ellas necesitaron tratamiento en el hospital. Human Rights Watch denunció que hubo "uso brutal de la fuerza" incluso contra quienes protestaban de manera pacífica.

Los manifestantes lanzaron piedras y macetas a las autoridades e intentaron acercarse a una barricada con la que custodiaban parte del centro de la ciudad, en la que se encuentra la sede legislativa.

Los manifestantes arrojan piedras contra la policía en Beirut, Líbano, 19 de enero de 2020.
Los manifestantes arrojan piedras contra la policía en Beirut, Líbano, 19 de enero de 2020. © Aziz Taher / Reuters

Los bancos también han sido blanco del disgusto. Desde septiembre las entidades financieras han restringido el retiro de dólares y las transferencias extranjeras, en medio de una caída libre de la moneda local, cuyo valor ha disminuido en más del 70% en el mercado negro desde que se fijó en 1.500 la libra libanesa por dólar en 1997.

Un día más sin Gobierno en más de dos meses

El descontento de la ciudadanía ha ido en aumento desde que iniciaron las protestas el pasado 17 de octubre. Dentro de sus demandas se encuentra la renovación de la élite política a quienes acusan de incompetentes y corruptos.

Pese a que el 19 de diciembre, y tras varias consultas, el presidente Michel Aoun designó a Hassan Diab como primer ministro en reemplazo de Saad Haririr, el nuevo mandatario no ha podido conformar un nuevo Gobierno.

Los manifestantes exigen con urgencia que este nuevo gabinete esté compuesto por expertos que puedan sacar al país de su peor crisis económica desde la guerra civil de 1975.

Hariri, quien renunció en octubre debido a la presión social, ha insistido en que no hay tiempo para negociar y ha instado a su sucesor a lograr un nuevo Gobierno y asumir su responsabilidad, ya que advirtió que el país "avanza hacia lo desconocido".

El Banco Mundial indicó en 2018 que un tercio de la población del Líbano vivía en la pobreza, y advirtió que esta cifra podría aumentar al 50% si no se busca una solución política pronto.

Con Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.