Saltar al contenido principal

México impide el ingreso de los migrantes centroamericanos de la caravana

Un migrante hondureño sostiene la bandera de su país mientras cruza el río Suchiate en la frontera entre Guatemala y México. Enero 20 de 2020.
Un migrante hondureño sostiene la bandera de su país mientras cruza el río Suchiate en la frontera entre Guatemala y México. Enero 20 de 2020. © Reuters / Jose Cabezas

A pesar de que la Guardia Nacional impidió el intento de la mayoría de los migrantes de cruzar el río Suchiate, que separa a México de Guatemala, se estima que al menos unas 800 personas habrían logrado atravesar la frontera. Sobre su acceso, las autoridades advirtieron que los arrestarán y deportarán. 

Anuncios

Este 20 de enero, la caravana integrada por cerca de 3.500 migrantes de diferentes países centroamericanos, especialmente de Honduras, se reunieron en la ciudad guatemalteca de Tecún Umán para entrar a Ciudad Hidalgo, México. Para lograrlo, intentaron cruzar el río Suchiate que divide a los dos países. 

Aunque el destino al que todos aspiraban llegar era Estados Unidos, en la frontera mexicana hubo choques con la Guardia Nacional de ese país, hechos en los que las fuerzas oficiales lanzaron gases lacrimógenos y algunos migrantes respondieron con piedras. Como resultado, solo pasaron cerca de 800 centroamericano que avanzan hacia Tapachula, según lo reportado por la Reforma. 

El río Suchiate que intentaron cruzar los migrantes centroamericanos es la división que existe entre las cercanas ciudades de Tecún Umán y Ciudad Hidalgo, de Guatemala y México respectivamente.
El río Suchiate que intentaron cruzar los migrantes centroamericanos es la división que existe entre las cercanas ciudades de Tecún Umán y Ciudad Hidalgo, de Guatemala y México respectivamente. © France24

La caravana comenzó la segunda semana de enero en San Pedro Sula, Honduras, a 600 kilómetros del río Suchíate. Cuando ya estaban en Tecún Umán, y a pocos metros de distancia del país azteca, los migrantes le solicitaron al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador que los dejara entrar por el puente fronterizo Rodolfo Robles y que los autorizara a transitar libremente por su territorio para poder llegar a Estados Unidos. 

Sin embargo, el mandatario no se pronunció públicamente y fue el Instituto Nacional de México (INM) el que respondió que las leyes mexicanas no otorgan permisos para migrantes transitorios y que debe haber una “migración segura, ordenada y regular”. Igualmente, dicha institución indicó que solo pasarán por la frontera los menores de edad que no estén acompañados y las personas en condición de vulnerabilidad. 

Ante la negativa para cruzar el puente entre Guatemala y México, la caravana decidió atravesar la frontera por el río Suchiate, aprovechando que en esta época del año el nivel del afluente es bajo. Fue entonces cuando se presentaron los enfrentamientos entre las fuerzas oficiales y los migrantes.

Luego del choque con las autoridades, el Gobierno mexicano anunció que arrestará y deportará a los migrantes que lograron ingresar de manera irregular a la nación a través del río Suchiate. "Agentes federales de Migración trasladarán a las estaciones y estancias migratorias a toda persona extranjera que no acredite una condición de estancia regular", confirmó el INM a través de un comunicado y agregó que "se llevará a cabo el retorno asistido a su país de origen". 

La presión entre México y Estados Unidos

“Le pido a López Obrador que considere”, indicó a AFP Elvis Martínez, un guatemalteco de 33 años que va en la caravana. Él fue uno de los migrantes que le solicitaron ayuda al presidente mexicano. 

Al respecto, el mandatario ha tenido diferentes posturas sobre la migración. En mayo de 2019, López Obrador le escribió una carta a su homólogo estadounidense, Donald Trump, afirmando que su política migratoria estaría basada en los Derechos humanos y complementando que “los seres humanos no abandonan sus pueblos por gusto sino por necesidad”. Sin embargo, en junio el presidente mexicano fue más firme y declaró que no permitiría el paso de migrantes ilegales. 

Además del cambio en su discurso respecto a la migración, México está bajo la presión estadounidense luego de que Trump amenazara con subir los aranceles a los productos mexicanos si dicho país no hacía más para evitar que los migrantes llegaran a la frontera con Estados Unidos. Esto hace parte de una estrategia llamada ‘Centro América’ con la que el magnate de 73 años insta a los migrantes a quedarse en México o en países centroamericanos. 

Con EFE, AFP, AP y medios locales (Diario del Sur y Reforma)

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.