Saltar al contenido principal

El juicio contra Trump comenzó con el bloqueo republicano a la presencia de nuevos testigos

Captura de pantalla de la señal televisiva en la que se ve al Jefe de Justicia estadounidense, John Roberts, presidiendo el juicio político contra Donald Trump en el Senado, en Washington, Estados Unidos, el 21 de enero de 2020.
Captura de pantalla de la señal televisiva en la que se ve al Jefe de Justicia estadounidense, John Roberts, presidiendo el juicio político contra Donald Trump en el Senado, en Washington, Estados Unidos, el 21 de enero de 2020. © Senado EE. UU.

El tercer 'impeachment' presidencial de la historia inició en el Senado, en una jornada de casi 13 horas, en la que se votó el reglamento del juicio contra Donald Trump. Los republicanos bloquearon las enmiendas demócratas de recabar nuevos documentos, así como la citación de testigos, en un proceso que necesita del voto a favor de dos tercios de la Cámara Alta para que se destituya al presidente de Estados Unidos. 

Anuncios

Es uno de los capítulos más importantes en la historia de Estados Unidos. Este martes 21 de enero empezó, en el Senado, el juicio político contra el presidente Donald Trump, quien se enfrenta a dos cargos: un supuesto abuso de poder en su presión a Ucrania para investigar a su rival político, el demócrata Joe Biden, y otro de obstrucción al Congreso por entorpecer la investigación relativa al caso.

"Iniciamos el tercer juicio político para la destitución de un presidente en la historia de Estados Unidos", dijo el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, poco antes del comienzo formal del procedimiento en el pleno de la Cámara Alta.

Un proceso en el que el magistrado John Roberts, presidente del Tribunal Supremo, es el encargado de presidir el Senado. Él es el juez de este juicio político. Los senadores son jurados. Un grupo de miembros de la Cámara de Representantes son los fiscales. Y un grupo designado por la Casa Blanca son los defensores.

El jefe de la Justicia de Estados Unidos, John Roberts, preside el juicio político contra Donald Trump.
El jefe de la Justicia de Estados Unidos, John Roberts, preside el juicio político contra Donald Trump. © Senado EE. UU.

La primera jornada, que duró casi 13 horas, estuvo marcada por la elaboración del reglamento, que estableció, fruto de las presiones de los demócratas, que los documentos utilizados en la investigación de la Cámara de Representantes contra Donald Trump sean válidos para este proceso y también que las 24 horas de las que disponen en el juicio, tanto la defensa como la acusación, se repartan en tres días y no en dos, como se estableció inicialmente. 

En su contra, los demócratas no lograron la posibilidad de contar con nuevos documentos relevantes de la Casa Blanca, del Departamento de Estado o de la Oficina del Presupuesto, ni la citación de testigos después de que la mayoría republicana rechazara diversas enmiendas presentadas por el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

La presentación de revisiones al reglamento se alargó hasta más allá de la medianoche, y contó con el bloqueo de los republicanos. Los demócratas aprovecharon este bloqueo para denunciar que los republicanos no quieren colaborar en el juicio y parafrasearon constantemente a Donald Trump cuando dijo que la Constitución le permite "hacer lo que quiera", algo que desde el Partido Demócrata consideran que contradice la esencia misma del país.

La destitución de Donald Trump: muy difícil

El juicio se da en un contexto en el que hay un gran enfrentamiento entre demócratas y republicanos. Trump ha sido llevado a este juicio político gracias a la mayoría del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, órgano capaz de iniciar el proceso, pero incapaz de destituir al presidente. Una opción que se ve lejana, ya que Trump cuenta con una mayoría en el Senado, lugar en el que se juzga, por lo que es difícil pensar en su destitución.

En esta Cámara Alta hay un total de 100 senadores, de los cuáles 53 son republicanos y 47 son demócratas. Para que el "impeachment" salga adelante, no solo basta con una mayoría simple de 51 votos, sino que se necesitan 67 votos a favor de su cese, lo que significa las dos terceras partes del Senado. Algo impensable, teniendo en cuenta la disciplina de voto republicana en la primera jornada del juicio.

"Ese escenario es improbable, a menos que salga una nueva evidencia que obligue a 20 republicanos a cambiar de voto. Se habla de que hay nuevos testimonios: Lev Parnas e Igor Fruman, dos asociados de Rudy Giuliani, el abogado personal de Donald Trump, que estarían haciendo filtraciones y hablando del rol de Donald Trump en las presiones a Ucrania", dijo a France 24 David Castrillón, docente investigador de la Universidad Externado de Colombia y experto en relaciones China-EE. UU.

A pesar de la dificultad, según un sondeo de CNN, el 51 % de los estadounidenses creen que Trump debe ser apartado por sus delitos. Seis puntos por encima de lo que decían las encuestas hace un mes. A su favor, hay un 45 % de ciudadanos que consideran que el presidente no debe ser cesado de sus funciones.

Mientras tanto, Trump, se encuentra en el Foro Mundial de Davos, donde además de enfrentarse a la joven líder medioambiental sueca, Greta Thunberg, deslegitimó el proceso de 'impeachment' en su contra, con un mensaje en Twitter que decía: "¡LEAN LAS TRANSCRIPCIONES!".

Un día antes del juicio político, la defensa de Trump presentó un documento de 171 páginas, donde establecía que los cargos en su contra eran defectuosos y en consecuencia apostaban a que el Senado "absuelva inmediatamente al presidente". En su opinión, este 'impeachment' es un intento partidista para derrocar al presidente. Se trata del argumento más completo de la defensa Trump desde que empezó la investigación en su contra en octubre de 2019. 

Cabe destacar que durante estas sesiones los senadores no se pueden levantar, ni hablar, ni tener móvil ni papeles. Esto es importante teniendo en cuenta que hay cuatro candidatos a las primarias demócratas: Michael Bennett, senador por Colorado; Amy Klobuchar, senadora por Minnesota; Bernie Sanders, senador por Vermont y Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts. Una situación que hace que no puedan tener presencia mediática en comparación al resto de candidatos.

Una primera jornada para establecer las reglas del "juicio político"

La bancada republicana y la demócrata empezaron el juicio enfrentadas. Los demócratas se oponían a las reglas de juego marcadas por Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana que actuará como árbitro, y que negaba la posibilidad de que la acusación pudiera presentar testigos al juicio. Para el líder republicano: los demócratas dicen que sus pruebas son abrumadoras y eso les tiene que bastar. 

Un argumento al que ha respondido Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata: "Si el presidente está tan seguro, si McConnell está tan seguro, ¿por qué no quieren que el caso se presente abiertamente?".

El líder de la minoría demócrata en el Senado comparece ante los medios de comunicación durante el "impeachment" contra Donald Trump.
El líder de la minoría demócrata en el Senado comparece ante los medios de comunicación durante el "impeachment" contra Donald Trump. © Tom Brenner / Reuters

Pat Cipollone, abogado de la Casa Blanca, ha defendido las reglas propuestas por McConnell, alegando que son las mismas que las que se usaron en el juicio a Bill Clinton. Un hecho que es cierto, con la diferencia de que había un consenso previo, en el que se establecía que la presencia de testigos se decidiera después de empezar. Un consenso que no existe hoy. 

Sin embargo, la primera votación de la tarde respecto al reglamento no fue sobre los testigos, sino que consistió en una enmienda presentada por el líder de la minoría demócrata, Chuck Schumer, contra las normas del juicio y en la que pedía unos documentos de la Casa Blanca. Una cuestión que fue rechazada por 53 votos republicanos contra 47 demócratas.

Después de ese primer rechazo, Chuck Schumer hizo una segunda enmienda en la que se pidieron documentos del Departamento de Estado que informasen sobre lo que sucedió en Ucrania. El resultado volvió a ser el mismo, con el rechazo republicano de la propuesta.

El tercer "no" republicano tuvo que ver con obtener documentación importante para el proceso de la Oficina de Presupuesto.

Después vinieron los rechazos de la bancada republicana a la citación de los diferentes testigos que comparecieron en la investigación contra Donald Trump, así como nuevos documentos.

Las pequeñas victorias demócratas en el primer día de 'impeachment'

Poco a poco, antes de la votación de las cuatro enmiendas, las peticiones de los demócratas y de algunos republicanos más moderados surgieron efecto y McConnell cedió en alguno de los puntos que establecía su reglamento para el juicio político. 

En un primer momento, las reglas de McConnell decían que cada bando podía exponer sus argumentos en dos sesiones de 24 horas. En consecuencia, estos turnos se producirían en turnos de 12 horas: de 1 de la tarde a 1 de la mañana. Las posibles comparecencias posteriores llegarían de madrugada. Un hecho que para los demócratas suponía que las cosas se hicieran "en la oscuridad de la noche". 

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se dirige a los senadores para anunciar las reglas del juicio político.
El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se dirige a los senadores para anunciar las reglas del juicio político. © Senado EE. UU.

Sin embargo, más tarde, según informó Reuters, las reglas sobre el juicio tuvieron dos modificaciones. En primer lugar, el tiempo se repartirá en tres jornadas de 8 horas diarias, terminando las sesiones a las 9 de la noche. Y en segundo lugar, McConell, escuchando a los demócratas, también estableció que los materiales de la investigación contra Trump en la Cámara de Representantes serán admitidos como prueba en el juicio en el Senado. 

El líder de la minoría demócrata, Schumer en su alocución, aseguró que estos cambios fueron fruto de la presión de los senadores demócratas y también republicanos para que se cambiaran las reglas del juego. Aunque apuntó que la verdadera prueba llegaría si estos últimos presionan a McConnell para que permitan la presencia de testigos y nuevos documentos de la Casa Blanca. Algo que no sucedió.

Las fechas clave del juicio político a Donald Trump

Si finalmente la última cronología es aprobada, el calendario para el 'impeachment' sería el siguiente: 

-Miércoles 22, jueves 23 y viernes 24: los demócratas exponen sus argumentos. 

-Sábado 25, lunes 27 y martes 28: el equipo de Trump presenta su defensa

-Miércoles 29 y jueves 30: los senadores hacen sus preguntas a las dos partes

-Viernes 31 de enero: se abre un nuevo debate sobre si hay que citar a testigos y presentar nueva documentación. Si ese día no se aprueba este punto, el Senado podría votar contra los dos cargos de los que se acusa a Donald Trump.

Esto podría convertir este juicio en el más corto de la historia. El del demócrata Bill Clinton duró algo más de un mes, desde el 7 de enero hasta el 12 de febrero de 1999, mientras que el del también demócrata Andrew Johnson se prolongó dos meses, del 5 de marzo hasta mayo de 1868. 

Escenarios posibles del juicio político
Escenarios posibles del juicio político © France24

¿Quién es quién en el 'impeachment' contra Trump?

El juez

John Roberts: el presidente del Tribunal Supremo es el encargado de liderar el 'impeachment'. Conservador, nombrado por George W. Bush en 2005, este juicio servirá para que demuestre la imparcialidad del cargo.

La defensa

Mitch McConnell: es el árbitro y, a la vez, la defensa de Trump en el juicio. Es uno de los personajes más odiados en el Partido Demócrata. Es senador por Kentucky y líder de la mayoría republicana en el Senado. Se dedicó a bloquear el Senado durante los últimos años de presidencia de Barack Obama. Su relación al principio con Donald Trump no fue buena y llegó a asegurar que este no entendía cómo funcionaba el legislativo; ahora está coordinando con la Casa Blanca la estrategia a seguir.

Pat Cipollone: es el abogado de la Casa Blanca, que asesoró a los republicanos durante la campaña electoral, cuando el fiscal Robert Mueller investigaba sobre la trama rusa. Antes, en este proceso contra Trump, defendió que Trump usara su privilegio ejecutivo para no colaborar con las investigaciones de los demócratas.

Jay Sekulow: abogado personal de Donald Trump, es un personaje mediático que suele aparecer en Fox News. Ha ayudado a Donald Turmp a mantener ocultas sus declaraciones de impuestos.

Alan Dershowitz: fue el abogado del exjugador de fútbol americano, O.J. Simpson y del millonario Jeffrey Epstein. Igual que este último, fue acusado de abuso sexual a una menor, hecho que siempre ha negado. Trump quedó cautivado por sus apariciones en Fox News. Presentará las alegaciones en el Senado.

Kenneth Starr: fue el fiscal especial que lideró la investigación sobre los negocios de Bill Clinton en el impeachment de 1998. En su momento Donald Trump le consideró como un "loco" y ahora es uno de sus abogados.

Robert Ray: también fue fiscal en el escándalo de Bill Clinton que le llevó al 'impeachment'. Precisamente cuando dimitió Kenneth Starr, con el que hoy comparte defensa. En su momento fue acusado de alargar lo máximo posible la investigación a Clinton para encausarle cuando dejase de ser presidente.

La acusación

Jerry Nadler: es el presidente del Comité de Justicia de la Cámara de Representantes y fue el encargado de leer en alto los artículos del impeachment el pasado 13 de diciembre. Esta vez será el encargado de exponer los argumentos de la articulación ante el Senado. Se ha presentado como "el miembro de la Cámara más fuerte para liderar un "impeachment".

Adam Schiff: el viernes 17 de enero leyó los artículos contra Donald Trump en el Senado. Es el fiscal que llevó la investigación de los hechos.

A estos les acompañarán Zoe Lofgren, Hakeem Jeffries, Val Demings, Jason Crow y Sylvia García.

¿Por qué se está celebrando este juicio político? 

La investigación, que duró más de 70 días, comenzó el 24 de septiembre por petición de los demócratas, quienes la iniciaron cuando se conoció que Donald Trump habría presionado a su homólogo Zelenski para que investigara a Joe Biden.

Al parecer, según diversos testimonios ahora públicos, Trump condicionó la entrega de 400 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania a cambio de que el país se comprometiera a investigar los negocios de Hunter Biden, hijo de su rival demócrata, Joe Biden.

Además de presionar a Ucrania, Donald Trump cesó a la exembajadora Marie Yovanovitch para que asesores afines se encargaran de una diplomacia paralela con la que presionar a altos cargos ucranianos. 

El cargo de obstrucción a la justicia fue considerado por los demócratas como "un desafío sin precedentes" del presidente a la investigación de la Cámara Baja, cuando Donald Trump ordenó que la Administración no contestara a las citaciones del Congreso, ni con documentos ni con testigos. 

France 24 con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.