Saltar al contenido principal

El parlamento boliviano acepta la renuncia de Evo Morales dos meses después de efectuarse

El Parlamento boliviano, controlado por el partido de Evo Morales, vota la aceptación de su carta de renuncia a la Presidencia del país este martes, dos meses después de que la presentara.
El Parlamento boliviano, controlado por el partido de Evo Morales, vota la aceptación de su carta de renuncia a la Presidencia del país este martes, dos meses después de que la presentara. © Martín Alipaz / EFE

A pesar de las diferencias internas, el Movimiento al Socialismo, formación del expresidente, que goza de mayoría en la Cámara, se apresuró a reconocer formalmente la renuncia después de dos meses sin pronunciarse.

Anuncios

Evo Morales dejó de ser presidente de Bolivia ante el Parlamento. Más de dos meses después de su discurso de renuncia la Cámara Legislativa reconoció de manera formal que Morales ya no es el presidente del país. Esta demora se dio debido al enfrentamiento que mantiene este partido con el actual Gobierno interino de Jeanine Áñez, que tomó el poder ante el vacío institucional generado en noviembre por la sucesión de renuncias.

La sesión parlamentaria estuvo plagada de reproches entre contrarios políticos e incluso entre los mismos miembros del MAS. Dentro de este partido hay legisladores que no aceptaban reconocer la renuncia porque catalogan la toma de poder de Jeanine Áñez como “un golpe de Estado”.

Las airadas protestas de los parlamentarios de las minorías de oposición comenzaron este martes, cuando la mayoría del MAS de Morales, cambió el orden del día y resolvió analizar si se aceptaba o rechazaba ambas renuncias. Primero se analizó la renuncia de Morales y luego la de García Linera, siendo aprobadas ambas por la mayoría, tras lo que concluyó la sesión parlamentaria.

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Henry Cabrera, del MAS, explicó a los medios que ese partido decidió, tras una reunión de bancada, "aceptar" la renuncia de Morales y García Linera. Las cartas de dimisión llegaron al órgano legislativo el 11 de noviembre, tan solo un día después del anuncio de su renuncia.

A la renuncia de Morales y García Linera, el mismo 10 de noviembre, siguieron las de los presidentes del Senado, Adriana Salvatierra, y de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, ambos del MAS.

En su calidad de segunda vicepresidenta del Senado, la legisladora Jeanine Áñez activó el mecanismo sucesorio que dejó roto al entonces oficialismo y asumió la Presidencia interina de Bolivia. Aquella sucesión, que se produjo tras dos días de vacío de poder, fue avalada por el Tribunal Constitucional.

Diputados discuten este martes 21 de enero al inicio de la sesión de la Asamblea Legislativa boliviana casi dos horas después del horario fijado, en La Paz (Bolivia).
Diputados discuten este martes 21 de enero al inicio de la sesión de la Asamblea Legislativa boliviana casi dos horas después del horario fijado, en La Paz (Bolivia). © Martín Alipaz / EFE

 

Aceptación de la renuncia justo cuando se conoce el nuevo candidato

Este reconocimiento fortuito y rápido de la renuncia se da dos días después de que el líder el del Movimiento al Socialismo, Evo Morales, anunciase los dos nuevos nombres que tratarán de alcanzar la presidencia en las elecciones previstas para el 3 de mayo. Luis Arce y David Choquehuanca fueron los elegidos para luchar por la presidencia y la vicepresidencia, respectivamente.

Ambos fueron hombres de confianza durante la etapa de Morales. El candidato a presidente, Luis Arce, estuvo al frente de la cartera de Economía y su elección es considerada un guiño a las clases medias por ser el responsable del "milagro financiero boliviano", mientras que David Choquehuanca, de origen aimara, ocupó la cartera de Exteriores y, con su candidatura a la Vicepresidencia, el MAS se asegura mantener unido al movimiento indígena.

Morales lamentó no haber podido designar al sindicalista cocalero Andrónico Rodríguez, de 29 años, como su relevo. Pese a liderar las encuestas, el joven dirigente no convenció a los delegados del MAS y se buscó una fórmula más práctica en la que se mezcla la experiencia técnica de la ciudad con los conocimientos ancestrales de los indígenas.

Evo Morales, que actualmente tiene una orden de arresto por parte de Bolivia, seguirá esas elecciones desde Buenos Aires, donde actualmente se encuentra residiendo en condición de “exiliado”.

Miembros de la oposición creen que la aceptación de la carta de renuncia de Morales es parte de una "estrategia jurídica" para librarlo de las acusaciones por sedición y terrorismo, dando paso a un juicio de responsabilidades que corresponde a un mandatario. 

 

Con EFE y Reuters 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.