Saltar al contenido principal

Exministro mexicano preso en EEUU por narcotráfico insiste en su inocencia

Anuncios

Nueva York (AFP)

El exsecretario de Seguridad Pública de México Genaro García Luna, acusado en Nueva York de recibir millonarios sobornos del cartel de Sinaloa para permitir el tráfico de drogas a Estados Unidos, niega haber aceptado esas dádivas y evita por ahora negociar un acuerdo para declararse culpable y colaborar con el gobierno estadounidense, aseguró el martes su abogado de oficio.

García Luna, de 51 años, fue arrestado el 9 de diciembre en Dallas (Texas) e inculpado ante la corte federal de Brooklyn de tres delitos de conspiración para traficar cocaína por ayudar al cartel de Sinaloa a enviar "con impunidad" toneladas de drogas a Estados Unidos a cambio de sobornos millonarios entre 2001 y 2012, y de otro delito por hacer declaraciones falsas en 2018.

El exministro, que residía en Miami (Florida) desde 2012, se ha declarado no culpable de todos los cargos y actualmente está preso en una cárcel de Brooklyn.

García Luna "niega vehementemente haber aceptado sobornos hace 15 años", dijo a periodistas su abogado de oficio, César de Castro, tras una audiencia con el juez Brian Cogan en la corte federal de Brooklyn.

Aseguró que por ahora su cliente no tiene planes para declararse culpable y eventualmente cooperar con el gobierno estadounidense.

"En este momento, eso no está sucediendo", dijo.

Si el acusado va a juicio y es hallado culpable, enfrenta una pena mínima de 10 años de cárcel y un máximo de cadena perpetua.

Los fiscales dijeron el martes que cuentan con abundantes pruebas de su culpabilidad, incluidos documentos electrónicos, archivos financieros y material clasificado.

Su abogado aseguró que García Luna busca fondos para contratar a un abogado privado.

"México ha restringido su acceso al sistema financiero allí. La pregunta es si tiene acceso a fondos aquí para poder pagar su defensa", dijo De Castro. "Estamos trabajando agresivamente en ese frente".

El gobierno de México pidió a Estados Unidos la extradición de García Luna inmediatamente tras su arresto. Tres semanas después le acusó de desviar más de 200 millones de dólares del erario público hacia empresas de su familia.

De 2001 a 2005, García Luna dirigió la extinta Agencia Federal de Investigación de México, encargada de luchar contra la corrupción y el crimen organizado, y de 2006 a 2012 fue secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón, con control sobre la policía federal.

Durante el juicio del exjefe del cartel de Sinaloa en esta misma corte, Joaquín "Chapo" Guzmán, un antiguo miembro de ese grupo narcotraficante, Jesús "Rey" Zambada, contó que entregó a García Luna en un restaurante dos maletas con un total de entre seis y ocho millones de dólares en sobornos en 2005 y 2007.

La próxima audiencia tendrá lugar el 2 de abril.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.