Saltar al contenido principal

Greenpeace denuncia participación en Davos de grandes inversores en energías fósiles

Anuncios

París (AFP)

Bancos, aseguradoras y fondos de pensiones presentes en Davos siguen financiando masivamente las energías fósiles que contribuyen ampliamente al cambio climático, lo que aumenta el riesgo de una nueva crisis financiera mundial, denunció el martes Greenpeace.

El Foro Económico Mundial, que se abre este martes, busca borrar su imagen de "club de ricos" invitando a activistas como la joven sueca Greta Thunberg, dijo la ONG al publicar su informe, que detalla este tipo de inversiones desde el Acuerdo de París de 2015 contra el calentamiento global.

Según Greenpeace, 10 bancos generalmente presentes en Davos financiaron entre 2015 y 2018 el sector de energías fósiles -carbón y petróleo sobre todo - con un billón de dólares: JP Morgan Chase, Citi, Bank of America, RBC Royal Bank, Barclays, Mitsubishi UFG, TD Bank, Scotiabank, Mizuho y Morgan Stanley.

Esta suma equivale grosso modo a la capitalización bursátil de un gigante como Apple o al riesgo financiero vinculado con los impactos climáticos que pesan sobre 215 de las mayores empresas mundiales en el próximo lustro, según el informe, basado en documentos públicos.

Además, tres fondos de pensiones presentes en Davos el año pasado -el de los docentes de la provincia canadiense de Ontario, el Canada Pension Plan Investment Board y el PensionDanmark- poseen 26.000 millones de dólares en compañías petroleras como Shell, Chevron y Exxon y en bancos que financian la explotación de energías fósiles.

En el informe titulado "Es el sector financiero, estúpido", (que parafrasea el eslogan "¡La economía, estúpido!" considerado clave en la victoria de Bill Clinton en las presidenciales de 1992) Greenpeace denuncia además el apoyo de las grandes aseguradoras a proyectos de energías fósiles, que no podrían llevarse a cabo sin su garantía, como AIG, Prudential, Sompo, Tokio Marine y Lloyds.

Según Greenpeace, estas empresas se comportan de la misma manera que antes de la crisis de 2007/2008 vinculada sobre todo a las hipotecas subprimes, cuando "los actores financieros buscadores de beneficios a corto plazo (...) ignoraron los riesgos".

Estos actores son "unos hipócritas, porque afirman que quieren salvar el planeta a la vez que lo destruyen por un beneficio a corto plazo", denunció la directora de Greenpeace, Jennifer Morgan, instando a los "entes reguladores a hacer su trabajo antes de que sea demasiado tarde".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.