Saltar al contenido principal

Ley bioética francesa: ¿qué queda del texto del proyecto de ley que examinará el Senado?

Miles de manifestantes se reunieron cerca al Senado en Paris para protestar contra el examen de la ley de bioética el 6 de octubre de 2019.
Miles de manifestantes se reunieron cerca al Senado en Paris para protestar contra el examen de la ley de bioética el 6 de octubre de 2019. Louise Nordström, France 24

Este martes, el proyecto de ley de bioética, que fue adoptado por la Asamblea Nacional en octubre de 2019, llega al Senado. El texto, que ya fue enmendado ampliamente en comisión especial, podría tener nuevos cambios como el no reembolso de la reproducción asistida para las parejas de lesbianas y las mujeres solteras.

Anuncios

Este domingo 19 de enero, tuvo lugar una nueva manifestación de los oponentes al proyecto de ley de bioética. ¿El principal punto de discordia? La posibilidad de abrir la reproducción asistida (PMA) a las parejas de lesbianas y a las mujeres solteras.

El proyecto que ya fue adoptado en primera lectura en la Asamblea Nacional a finales de octubre de 2019, pasa ahora a ser examinado por el Senado. El debate se espera largo y tendido desde este martes 21 de enero.

Sin embargo, tras las 267 enmiendas solicitadas, 136 de ellas adoptadas por la comisión especial en el Senado el pasado 8 de enero, ¿cómo queda el texto del proyecto de ley de bioética?

La PMA no sería reembolsada en ciertos casos

Las medidas emblemáticas del texto original se mantienen, a pesar de sus detractores. Enmiendas como la supresión de la "PMA sin padre" fueron objetadas por la comisión bioética. Pero otras, solicitadas por los miembros de la cámara alta modifican profundamente el primer artículo sobre la PMA.

Su extensión a todas las mujeres, sin importar su orientación sexual ni su estado civil, es un hecho. No obstante, el procedimiento solo será reembolsado por la Seguridad Social en ciertos casos.

La senadora del partido de derecha Los Republicanos, Muriel Jourda, propone que el reembolso solo sea para las parejas heterosexuales, en caso de responder a ciertos criterios médicos, como la infertilidad, o para prevenir la transmisión de una grave enfermedad. Las parejas de mujeres y las mujeres solteras tendrían entonces que pagar la totalidad del procedimiento.

Esta enmienda hace una diferencia entre la PMA como solución a la infertilidad y la PMA como respuesta al deseo de ser padre por fuera del esquema heterosexual tradicional. De ahí que vaya en contra del punto de vista de la ministra de Salud, Agnès Buzyn, quien aboga a favor de un reembolso total sin importar el caso.

En su cuenta de Twitter, la senadora socialista del departamento del Oise, Laurence Rossignol, dijo que su grupo político votó en contra de "esta enmienda de la derecha que castiga y es injusta". Precisó además que el grupo iba a solicitar una nueva enmienda para restablecer la igualdad del reembolso, esta vez durante la audiencia pública.

Los embriones serían conservados por mayor tiempo

Las disposiciones en cuanto al cultivo y conservación de células reproductivas (gametos) y de los embriones también fueron blanco de modificaciones.

En un comienzo, se había fijado a 14 días el plazo máximo de cultivo del embrión. Ahora pasa a 21 días, a diferencia de los 7 legales de la actualidad. En cuanto a la conservación, pasa de cinco a diez días.

Una enmienda, propuesta por el grupo socialista y republicano, fue adoptada para que la conservación de los embriones, que hasta ahora solo podía llevarse a cabo en estructuras públicas, también pueda hacerse en entidades privadas con ánimo de lucro. Los senadores detrás de estas modificaciones explican que la demanda actual sobrepasa la capacidad de las estructuras públicas, lo que alarga los plazos. 

Asimismo, el grupo considera que autorizar al sector privado a ofrecer la PMA permitiría "disminuir y poner fin a que las mujeres mayores de 40 años se salgan de las listas de espera y evitar que, por cuestiones de dinero y de edad, las pacientes prefieran centros privados en el extranjero".

Levantar parcialmente el anonimato de los donantes

El artículo 3 generó varios interrogantes en cuanto a la donación de esperma, ovocitos y embriones ya que se levantó parcialmente el anonimato de los donantes.

En cuanto a la filiación de los hijos de parejas de mujeres nacidos gracias a la PMA, no se incluyó nada nuevo al texto inicial, esto a pesar de la fuerte oposición de la derecha. Como quedó aprobado a mediados de septiembre de 2019, las parejas tendrán que pasar por un notario para un reconocimiendo anticipado del niño. Dentro de una pareja lesbiana, ambas mujeres serán reconocidas como madres, así una de ellas no sea la madre biológica.

Las reglas en vigor en materia del anonimato de los donantes de gametos y sobre el acceso de las personas nacidas de un donante a conocer sus orígenes, suscitaron discordia. Hasta ahora, todo donante debía dar su consentimiento para que tanto sus "datos no identificativos" (aspecto físico, origen o edad) como su identidad sean comunicados eventualmente al niño nacido de un donante.

Una enmienda a esta disposición propone dar a escoger al donante la divulgación de su identidad. Pero el acceso a sus datos no identificativos sería aceptado de forma irrevocable antes de realizar la donación y abierto a quienes hayan nacido fruto de este y los soliciten cuando sean mayores de edad.

"Este mecanismo busca preservar de una forma más equilibrada los intereses de la persona nacida de un donante de gametos (acceso a los orígenes), los del donante (derecho a su vida privada y de sus familiares) y del interés general para no desanimar a los donantes de gametos", reza la enmienda adoptada.

Así, los intereses de las personas nacidas por este sistema serán también preservados gracias a la posibilidad, defendida por los senadores, de pedir un acceso a la identidad a posteriori.

El Consejo Nacional de Acceso a los Orígenes Personales (CNAOP) podría contactar a un donante para pedir si está de acuerdo en que se dé a conocer su identidad.

Bebé medicamento reintegrado en el texto

Este es uno de los puntos que más desacuerdo ha generado. En octubre, la Asamblea Nacional votó el fin de esta técnica, pero la comisión especial de bioética del Senado propuso su reintroducción.

También conocida como "hermano salvador", esta técnica fue autorizada a título experimental por la ley de bioética del 6 de agosto de 2004, para permitir la concepción de un bebé inmune a la enfermedad genética que afecta a su hermano o hermana, gracias a la selección del embrión. Este bebé medicamento, genéticamente compatible con él o ella permite, así, su recuperación, gracias a una transfusión de sangre del cordón umbilical.

El diagnóstico genético preimplantacional (análisis in vitro de los embriones previo al implante) podría también utilizarse y autorizarse para la "búsqueda de anomalías cromosómicas no compatibles con el desarrollo embrionario".

Es decir, hoy en día, este solo puede realizarse cuando uno de los padres o un ascendente inmediato lleva una enfermedad genética de una "gravedad particular y reconocida como incurable". Según la enmienda propuesta por la senadora del partido de derecha LR, Corinne Imbert, se permitiría verificar el estado de los embriones antes de ser transferidos al útero de la madre, en caso de previos implantes sin éxito o de abortos involuntarios para "evitar más fracasos dolorosos".

Sin embargo, se mantiene el cuadro jurídico y la comisión recuerda: toda investigación sobre un embrión debe ser objeto de una autorización previa por parte de la Agencia de Biomedicina.

En cuanto a la gestación subrogada o vientre de alquiler, no hubo ningún avance. La oposición sigue siendo mayoría en el Senado, frenando todo avance en el debate. Incluso el jefe del grupo del partido LR, Bruno Retailleau, votó en comisión, a favor de una enmienda que prohíba de forma total y plena la gestación subrogada en Francia.
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.