Saltar al contenido principal

Unión Europea busca formas para apoyar a Libia en un eventual cese el fuego

Josep Borrell, el jefe diplomático de la Unión Europea, habló en nombre del Consejo de Ministros del Exterior tras la reunión que sostuvieron en Bruselas el 20 de enero.
Josep Borrell, el jefe diplomático de la Unión Europea, habló en nombre del Consejo de Ministros del Exterior tras la reunión que sostuvieron en Bruselas el 20 de enero. © Johanna Geron / Reuters

Los ministros de relaciones Exteriores de la Unión Europea están considerando reorientar la operación ‘Sofía’ para evitar que ingresen armas a las costas libias y ayudar con una misión de verificación en caso de que haya una tregua duradera en el país africano. 

Anuncios

Si los dos grupos que están en conflicto en Libia acceden a cesar las hostilidades, la Unión Europea (UE) está dispuesta a crear una misión para monitorearlo y a reanudar una operación naval para cerciorarse de que el embargo de armas de la ONU se cumpla y las armas no lleguen a las milicias libias. 

Así lo plantearon los ministros de Exteriores de la UE el 20 de enero en la reunión que se realizó en Bruselas, Bélgica. De acuerdo a Josep Borrell, alto representante de la UE para la Política Exterior, el Consejo de Ministros discutió las posibilidades que tienen luego de que la cumbre en Berlín no lograra que el jefe del Gobierno de Acuerdo Nacional reconocido por la ONU, Fayez al-Sarraj, y el mariscal rebelde Jalifa Haftar acordaran un cese el fuego. 

Ante este escenario, la Unión Europea pensó en revivir la operación naval ‘Sofía’ que tenía en el mar Mediterráneo contra los traficantes de migrantes y que suspendió en marzo de 2019 por desacuerdos de los países sobre el desembarco de personas rescatadas. Ahora, la idea es que dicho operativo se pueda reorientar para vigilar que las armas no alcancen las costas libias y, así cumplir con la sanción que impuso el Consejo de Seguridad de la ONU. 

En 2011, el estamento internacional prohibió la exportación de armas a la mayoría de los grupos armados en Libia con excepción de las provisiones que fueran vendidas, con previa autorización de la ONU, al entonces recién creado Consejo Nacional de Transición.

El embargo no solo persiste desde entonces sino que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas lo ha ratificado con algunos cambios a lo largo de los años, como lo explica el Instituto de Investigación de Paz de Estocolmo (Sipri, por sus siglas en inglés).

Esa es la regulación que la Unión Europea quiere vigilar desde el mar si los grupos liderados por al-Sarraj y Haftar acuerdan parar las hostilidades. “Sin un cese al fuego, será difícil imaginar un mayor involucramiento por parte de la Unión Europea”, afirmó Borrell.

Mientras eso ocurre, las partes implicadas en el conflicto en Libia como Turquía y Rusia optaron por abstenerse de enviar más combatientes a Libia, según explicó Borrell en rueda de prensa. El diplomático europeo agregó que dentro de las preocupaciones de los ministros se incluye la llegada al país africano de antiguos combatientes de Siria y Sudán. 

Los ministros se reunirán de nuevo en febrero para analizar las posibilidades que puede explorar la Unión Europea para ayudar a que cese el conflicto en Libia. 

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.