Saltar al contenido principal

Colombia: retoman las movilizaciones contra el Gobierno de Duque

Un manifestante en las calles de Bogotá, Colombia, durante la jornada de manifestaciones del 21 de enero de 2020 contra el Gobierno de Iván Duque.
Un manifestante en las calles de Bogotá, Colombia, durante la jornada de manifestaciones del 21 de enero de 2020 contra el Gobierno de Iván Duque. © Luisa Gonzalez / Reuters

Miles de colombianos salieron a las calles de las principales ciudades del país para expresar su rechazo contra varias políticas económicas del Ejecutivo y en defensa de la vida de los líderes sociales. Sin embargo, la afluencia fue menor que en las masivas protestas de noviembre y diciembre pasados.

Anuncios

De nuevo a la calle: esta fue la consigna de la jornada de protesta en Colombia este martes 21 de enero. En un homenaje a la fecha que dio inicio a semanas ininterrumpidas de inéditas movilizaciones, el 21 de noviembre, el Comité Nacional de Paro eligió este martes para mostrar que los sindicatos y organizaciones sociales están dispuestas a retomar el pulso en las calles con el Gobierno de Iván Duque. 

Miles de personas se manifestaron en Medellín, Cali, Barranquilla y otras ciudades destacadas del país. La capital, Bogotá, vivió la jornada más intensa con bloqueos de vías desde primera hora de la mañana hasta la noche, además de múltiples manifestaciones que terminaron congregándose en la Plaza de Bolívar, el centro judicial y legislativo de Colombia.

Esta vez, las reivindicaciones volvieron a centrarse en varias medidas económicas propuestas por el Gobierno, como una reforma tributaria que se aprobó en diciembre y que, según los sindicatos, perjudicaría a los sectores populares del país. También pidieron mayor inversión en la educación pública y mejorar el sistema de pensiones.

Pero más allá de las reivindicaciones económicas, la protesta contra el asesinato de líderes sociales cubrió la jornada. Este inicio de 2020 ha sido especialmente mortífero para defensores de derechos humanos en las zonas rurales del país: según el Instituto Nacional para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) se registraron 21 homicidios así durante los primeros 20 días de año. En cambio, la Fiscalía reconoce solo uno.

A pesar de que las convocatorias del Comité Nacional de Paro sí congregaron a centenares de personas, la afluencia distó de la que se dio hace dos meses, cuando Colombia vivió movilizaciones inéditas en la historia del país que se interrumpieron durante las vacaciones de Navidad.
 

Bogotá vivió focos de violencia

Las protestas transcurrieron mayoritariamente en calma, pero se registraron incidentes violentos en algunos puntos de Bogotá. En la capital, el cuerpo antidisturbios (Esmad) tuvo que actuar en tres ocasiones. Fue una prueba de fuego para la alcaldesa de la ciudad, Claudia López, opositora al Gobierno de Duque que pidió que las manifestaciones transcurrieran en paz. López defendió que usó el Esmad como “última instancia”.

Sin embargo, varios colectivos de defensa de derechos humanos aseguraron que la policía cometió “abuso de poder” y realizó “retenciones ilegales”, poniendo en riesgo “la integridad físcia” y el “derecho a la protesta” de los manifestantes.

El Esmad está especialmente cuestionado desde que uno de sus miembros mató a Dilan Cruz, un joven de 18 años que participaba en las protestas, al dispararle en la cabeza con un arma de munición de impacto.
 

El diálogo entre Gobierno y sindicatos sigue estancado

La respuesta del Gobierno de Duque no cambió respecto a los meses anteriores: las quejas y reivindaciones deben canalizarse a través de la llamada “Conversación Nacional”, un mecanismo creado por el Ejecutivo para hablar con todos los sectores del país y trazar un plan de futuro.

“Nuestro rechazo total a la violencia y a que se pase por encima de los derechos de las demás. Una cosa es la protesta pacífica y otra bloquear vías y agredir a la Policía. Continuamos con la Conversación Nacional para escuchar, recibir propuestas y resolver necesidades”. Así se expresó el presidente Duque.

Sin embargo, los líderes del Comité de Paro, que agrupa los sindicatos y organizaciones que convocan el paro, han rechazado en diversas ocasiones el mecanismo propuesto por el Gobierno, porque no implica un diálogo bilateral entre el movimiento social y el Gobierno. Por eso, las negociaciones entre Duque y las entidades siguen estancadas.

El Comité ha anunciado más movilizaciones en las próximas semanas y se muestra dispuesto a no ceder ante el Ejecutivo. La incógnita es si las calles responderán a su llamado igual que respondieron en noviembre y diciembre.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.