Saltar al contenido principal

Italia: Luigi Di Maio abandona el Movimiento 5 Estrellas

Imagen de la rueda de prensa de Luigi Di Maio en la que anunció su salida del Movimiento 5 Estrellas, en Roma, Italia, el 22 de enero de 2020.
Imagen de la rueda de prensa de Luigi Di Maio en la que anunció su salida del Movimiento 5 Estrellas, en Roma, Italia, el 22 de enero de 2020. © Guglielmo Mangiapane / Reuters

El líder político y ministro de Exteriores del Gobierno italiano abandonó sus funciones en el partido político, pero se mantendrá en la cartera. Esta salida profundiza la caída de un frente que en 2018 había ganado las elecciones en Italia y que, en este tiempo, pactó primero con la ultraderecha para luego formar Gobierno con Giuseppe Conte, del Partido Demócrata (PD) y actual primer ministro. 

Anuncios

Gobernar no es lo mismo que estar en la oposición. Así lo han podido comprobar en el Movimiento 5 Estrellas (M5S), que después de ganar las elecciones de marzo de 2018, con el 33% de los votos y obtener las alcaldías de Roma y Turín, hoy ven cómo su expectativa de voto cayó hasta el 15%, fracasaron en las elecciones regionales de Umbría y los sondeos hablan de un nuevo batacazo este 26 de enero en Emilia-Romaña. Pero, lo más grave, ha sido la fuga y expulsión de más de 30 miembros del partido.

Entre otros, tres senadores se marcharon en diciembre: Lorenzo Fioramonti, exministro de Educación, presentó su dimisión, y otras bajas y expulsiones han tenido lugar, como la del senador Gianluigi Paragone, quien rompió la disciplina de voto, en un partido devorado por las disidencias internas.

Sin embargo, el golpe final para el partido es la dimisión de Luigi Di Maio que, a sus 33 años era líder del M5E desde septiembre de 2017 y quien, actualmente, ocupa la cartera de Exteriores en el Gobierno italiano, la cual mantendrá a pesar de su salida. 

"Ha llegado el momento para esta espléndida criatura llamada M5S de refundarse. Hoy se cierra una era (...) He llevado a término mi deber", anunció Di Maio en un acto en el Templo de Adriano de Roma, visiblemente emocionado y arropado por sus seguidores.

Imagen de archivo. El presidente Giuseppe Conte, junto a su ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, que deberán asegurar la estabilidad del Gobierno.
Imagen de archivo. El presidente Giuseppe Conte, junto a su ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, que deberán asegurar la estabilidad del Gobierno. © Remo Casilli / Reuters

Tras su victoria en 2018, Italia entró en un bloqueo en el que no conseguía establecer alianzas. Pese a ello, finalmente Di Maio llegó a un pacto con la ultraderechista Liga que Matteo Salvini, su líder, dio por finalizado en agosto de 2019 y, entonces, el M5E aprovechó para formar una coalición con el Partido Demócrata de Giusseppe Conte así como con el izquierdista Libres e Iguales o el centrista Italia Viva. 

Un cambio ideológico radical que, primero, enfadó a su votantes progresistas y, luego, enfureció a sus militantes conservadores. La indefinición ideológica del M5E, que basaba su política en una especie de movimiento antisistema, ha terminado siendo fatal y muchos de sus votantes se han visto atraídos por postulados más radicales como los de Salvini. Así se demuestra en las elecciones europeas de mayo, cuando La Liga venció recibiendo votos del partido de Luigi Di Maio. 

Los demócratas muestran tranquilidad mientras Salvini se frota las manos

El Gobierno líderado por el demócrata Giusseppe Conte tiene previsto agotar la legislatura hasta 2023. Aunque fuentes aseguran que Conte y Di Maio llevan meses sin hablar, a ninguno de los dos partidos le interesan unas elecciones ahora, con la sombra de Salvini presionando. Di Maio fue contrario a un pacto con el Partido Demócrata. Sin embargo, la presión del fundador Beppe Grillo fue determinante a la hora de formar una coalición. A pesar de todo, Conte aseguró que "respetaba la decisión" y tranquilizaba a los italianos, asegurando la continuidad del Gobierno: 

"Seguiré trabajando codo con codo con Luigi Di Maio hasta 2023 para consolidar el papel en primer plano de Italia en Europa y en el mundo", afirmó Conte.

Muy diferente es el análisis de Matteo Salivin, líder de La Liga, quien se muestra confiado por arrasar en las elecciones regionales del 26 de enero en Emilia-Romaña y considera que esta crisis de Gobierno puede acabar de desgastar al Ejecutivo. Después de celebrar la marcha de Di Maio, Salivni aseguró en Twitter que "el Gobierno está acabado". 

De abrir la casta política como una lata de atún al transfuguismo de sus militantes

El joven político ganó las elecciones generales con una votación por internet en 2017, gracias al apoyo de Beppe Grillo, con quien se ha enfriado la relación en los últimos tiempos. Se trataba de uno de los políticos con más futuro en Italia, después de ser escogido vicepresidente de la Cámara Baja, en 2013. 

Entre sus logros en el último Gobierno, están medidas como poner fin a las rentas vitalicias de los parlamentarios o la implementación de la "Renta de Ciudadanía", un subsidio para desempleados no exento de críticas. Ha logrado ambos objetivos.

Con su salida, el M5E, nacido en 2009, como alternativa a la casta política y con la intención de llenar el Parlamento de ciudadanos anónimos, de "abrirlo como una lata de atún", se enfrenta ahora a un cambio de rumbo. Di Maio, en su alocución, también ha querido achacar la caída a los que han abandonado el partido en los últimos tiempos: "tenemos muchos enemigos, pero los peores son los que están en nuestro interior y que no trabajan por el grupo, sino por su propia visibilidad".

France 24 con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.