Saltar al contenido principal

Australia: mueren tres bomberos de EE. UU. que ayudaban a combatir los incendios

Archivo- Un avión libera retardante de fuego durante los incendios forestales en el sur de Turramurra, Nueva Gales del Sur, Australia, el 12 de noviembre de 2019.
Archivo- Un avión libera retardante de fuego durante los incendios forestales en el sur de Turramurra, Nueva Gales del Sur, Australia, el 12 de noviembre de 2019. © IAIN BREW/ Vía REUTERS

Aunque las causas del siniestro aún no están confirmadas, las autoridades indican que “una gran bola de fuego” está asociada con el impacto de la aeronave, que transportaba a los bomberos durante sus operaciones para extinguir las llamas, al sur de Canberra.

Anuncios

Este fatídico accidente demuestra las duras condiciones a las que se enfrentan los bomberos para extinguir los incendios forestales en Australia, señalaron las autoridades.

Un portavoz de la Autoridad de Seguridad de la Aviación Civil de Australia dijo que el avión, un C-130 Hércules, entró en un valle para soltar una carga de retardantes de fuego, una sustancia líquida o gaseosa para detener o dilatar la expansión de las llamas, pero no pudo volver a salir del lugar.

"Afligida por la pérdida de tres bomberos internacionales en un trágico accidente hoy en NSW (Nueva Gales del Sur). Nuestros corazones están con sus seres queridos. Estaban ayudando a Australia, lejos de sus hogares, es la personificación de la amistad que se extiende a lo largo del mundo", escribió la ministra australiana de Exteriores, Marise Paine, en su cuenta de Twitter.

"Los informes iniciales indican que hubo una gran bola de fuego asociada con el impacto del avión al golpear el suelo”, aseguró Shane Fitzsimmons, jefe de servicios de bomberos rurales de Nueva Gales del Sur.

Según los datos del vuelo, el avión cisterna, de propiedad de la compañía canadiense Coulson y con tres tripulantes de nacionalidad estadounidense, despegó de la base de la fuerza aérea de Richmond, en el oeste de Sydney alrededor de las 12:15 del día, hora local de este 23 de enero. Desapareció del radar justo después de las 2 de la tarde cuando sobrevolaba el área de Snowy Monaro, al sur de Canberra.
 

El avión pudo estar sobre cargado

El avión puede haber estado "sobrecargado aerodinámicamente", dijo Geoffrey Dell, un experto en análisis forense e investigación de accidentes, lo que significa que puede haber cambiado de altitud demasiado rápido para su carga, forzándolo a perder altura de manera abrupta.

Archivo- Un avión libera retardante de fuego en Sydney, Nueva Gales del Sur, Australia, el 10 de enero de 2020.
Archivo- Un avión libera retardante de fuego en Sydney, Nueva Gales del Sur, Australia, el 10 de enero de 2020. © AAP Image/Dan Himbrechts/via REUTERS

"Está diseñado para operar a ciertos límites de gravedad y si los supera, se pueden sobrecargar diferentes partes de la estructura", agregó Dell, profesor de la Universidad Central de Queensland.

Dichos tanques suelen transportar 15.000 litros de agua o retardante de fuego para ser liberado sobre las llamas en áreas que los equipos en tierra encuentran difíciles de alcanzar.

El C-130 sobresale a baja altitud y velocidad, ya que sus grandes alas y sus cuatro potentes motores turbohélice le permiten maniobrar y acelerar de una manera que otros aviones no pueden, según explicó un alto oficial de la Fuerza Aérea de EE. UU., con más de 20 años de experiencia en vuelo y operación.

Pero hasta dentro de 30 días cuando se prevé que esté listo el informe de una investigación preliminar, de acuerdo con la Oficina de Seguridad del Transporte de Australia, se podrán esclarecer las circunstancias de lo ocurrido.

Bomberos trabajan en la escena de un incendio forestal en Bilpin, Nueva Gales del Sur, Australia, el 15 de diciembre de 2019.
Bomberos trabajan en la escena de un incendio forestal en Bilpin, Nueva Gales del Sur, Australia, el 15 de diciembre de 2019. © Andrew Mitchell/Cottage Point Rural Fire Brigade/Vía Reuters

Estas muertes elevan a 32 el número de víctimas de los incendios forestales que comenzaron en el país desde el pasado septiembre. También se estima que mil millones de animales fallecieron, ya que un área total de bosques, que equivale a un tercio del tamaño de Alemania, ha sido consumida por el fuego.

Este jueves, además, las autoridades australianas anunciaron el cierre y cancelación de todos los vuelos con origen y destino al aeropuerto de Camberra, el noveno del país por número de pasajeros, a raíz de un foco cercano.

La presente jornada está marcada por la subida de temperaturas, que superan en algunos puntos los 40 grados, y la activación de nuevas alertas por peligro de incendios.

Estos fuegos, que según los expertos son más intensos debido al calentamiento global, han emitido desde que se iniciaron 400 megatones de dióxido de carbono en la atmósfera, un valor que equivale al promedio anual de emisiones del país, según el programa de monitoreo Copérnico.
 

France24 con Reuters y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.