Saltar al contenido principal

Demócratas presentan argumentos contra Trump y descartan intercambio de testigos

El jefe de los designados fiscales para el juicio político, Adam Schiff, ofrece declaraciones a la prensa en Washington, EE. UU., el 22 de enero de 2020
El jefe de los designados fiscales para el juicio político, Adam Schiff, ofrece declaraciones a la prensa en Washington, EE. UU., el 22 de enero de 2020 © Mary F. Calvert / Reuters

Los designados fiscales en el juicio político reforzaron las acusaciones para que el Senado destituya al mandatario. Los republicanos dicen que es el pueblo el que debe decidir en las elecciones de noviembre si Trump permanece en la Casa Blanca.

Anuncios

Los demócratas exponen su caso. Los legisladores de la Cámara de Representantes designados para actuar como fiscales en el juicio político a Donald Trump, presentaron sus argumentos para reforzar las acusaciones contra el mandatario.

Una de las primeras intervenciones fue la del jefe de la parte acusadora, y también presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, Adam Schiff. A través de videos y documentos, el legislador defendió los cargos de los que se le acusa al presidente. Primero, el de abuso de poder, amparado en el hecho de que Trump condicionó la entrega de una millonaria ayuda militar a Ucrania, a cambio de que el Gobierno de este país investigara a su posible rival en las próximas elecciones, el exvicepresidente Joe Biden.

El jefe de los designados fiscales del juicio político, Adam Schiff, presenta los argumento contra el presidente Donald Trump en el Senado en Washington, EE. UU., el 22 de enero de 2020.
El jefe de los designados fiscales del juicio político, Adam Schiff, presenta los argumento contra el presidente Donald Trump en el Senado en Washington, EE. UU., el 22 de enero de 2020. © TV del Senado de EE. UU. vía Reuters

También sustentó el cargo de obstrucción al Congreso, y cual plantea que el mandatario ordenó a su administración no colaborar con la entrega de documentos ni con los testimonios solicitados por la Cámara de Representantes durante la investigación previa al juicio.

Schiff instó al Senado, donde los republicanos son mayoría, a tomar acciones. "Si no se remedia con una condena y destitución (…) el abuso del cargo del presidente Trump y la obstrucción del Congreso alterarán permanentemente el equilibrio de poder entre las ramas del Gobierno, invitando a futuros presidentes a operar como si también estuvieran más allá del alcance de la rendición de cuentas, la supervisión del Congreso y la ley", advirtió.

Los republicanos habían sugerido que es el pueblo estadounidense el que debe decidir en las elecciones de noviembre, si Trump sigue o no en la Casa Blanca. A lo que Schiff respondió que "la mala conducta del presidente no puede decidirse en las urnas porque no podemos estar seguros de que la votación se ganará de manera justa".

El presidente estadounidense, Donald Trump, después de una conferencia de prensa en la 50º celebración del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, el 22 de enero de 2020.
El presidente estadounidense, Donald Trump, después de una conferencia de prensa en la 50º celebración del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, el 22 de enero de 2020. © Jonathan Ernst / Reuters

Desde Davos, donde participó del Foro Económico Mundial, Donald Trump volvió a calificar el juicio político como una "farsa", aseguró que su defensa tiene un "gran caso" y que le gustaría estar allí en el Congreso, pero sus abogados no se lo permiten. "Me encantaría sentarme en primera fila y mirar sus caras corruptas" dijo refiriéndose a los demócratas.

Un juicio que podría quedarse sin testigos ni nueva evidencia

La primera sesión del juicio político concluyó con la aprobación de las reglas que regirán el proceso. Durante esta jornada, los republicanos, aprovechando su mayoría de 53 contra 47 en el senado, bloquearon las enmiendas presentadas por los demócratas en las que solicitaban al Gobierno documentos y testigos que evidenciarían los vínculos de Trump con Ucrania.

Durante la segunda sesión este miércoles, se planteó una particular propuesta. Los partidarios de Trump se ofrecieron a llamar a declarar a todos los testigos que los demócratas quieren, a cambio de que también testifique el hijo de Joe Biden, Hunter Biden, pero no acuerdo. "Los republicanos tienen el derecho de traer a cualquier testigo que deseen. No han querido hacerlo y ese trato no está sobre la mesa" dijo el líder de la minoría demócrata en la Cámara Alta, Chuck Schummer.

El exvicepresidente y precandidato a la presidencia por el partido demócrata, Joe Biden, y su hijo Hunter Biden, en Washington D.C., EE. UU., el 30 de enero de 2010.
El exvicepresidente y precandidato a la presidencia por el partido demócrata, Joe Biden, y su hijo Hunter Biden, en Washington D.C., EE. UU., el 30 de enero de 2010. © Archivo-REUTERS/Jonathan Ernst

Durante el segundo día de impeachment solo los demócratas tuvieron la palabra ya que así lo estipula la legislación aprobada en el Senado. Este jueves 23 y viernes 24 continuarán presentando sus alegatos en sesiones de ocho horas cada una.

Luego, y durante los siguientes tres días vendrá el turno de la defensa de Trump. De acuerdo con el Calendario sugerido dentro de las normas, el juicio político podría terminar para la próxima semana.

Con AFP y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.