Saltar al contenido principal

China restringe la movilidad de 33 millones de personas por el coronavirus, que ya deja 26 muertos

Un funcionario verifica la temperatura de los pasajeros que llegan a la estación Xianning North en Xianning, China, el 24 de enero de 2020.
Un funcionario verifica la temperatura de los pasajeros que llegan a la estación Xianning North en Xianning, China, el 24 de enero de 2020. © Martin Pollard / Reuters

Las autoridades han confirmado a la fecha al menos 26 muertes por el brote que ya deja más de 830 contagiados en China y otros países del mundo. En una medida sin precedentes, una decena de ciudades permanecen bloqueadas y algunos templos fueron cerrados en la víspera de la celebración del Año Nuevo Lunar.

Anuncios

El coronavirus no pudo llegar en un peor momento a China. Este viernes 24 de enero es el primer día festivo de una semana de bienvenida al Año Nuevo Chino. A esta tradicional fiesta de la primavera, por la que cada año se movilizan millones de viajeros en todo el país, también se le conoce como la mayor migración interna del mundo. Pero este año, cerca de 33 millones de personas tienen restringido salir de sus ciudades.

“Se suponía que debíamos viajar a Guangzhou, pero la familia consideró que deberíamos cancelar, que teníamos que tener cuidado”, dijo Ivan Yiu, un vendedor de 25 años que prefirió perder su tiquete en la estación de tren de Kowloon, en Hong Kong.

Como Ivan Yiu, decenas de miles de turistas han tenido que posponer sus viajes, en momentos en que el coronavirus, que se originó en la ciudad de Wuhan, se ha propagado rápidamente por varias ciudades de China y ha llegado incluso a otros países, dejando a la fecha al menos 26 muertos y 830 contagiados.

Un funcionario verifica la temperatura de los pasajeros que llegan a la estación Xianning North en Xianning, China, el 24 de enero de 2020.
Un funcionario verifica la temperatura de los pasajeros que llegan a la estación Xianning North en Xianning, China, el 24 de enero de 2020. © Martin Pollard / Reuters

Otros más atrevidos, sin embargo, decidieron continuar con sus planes. “¿Qué opción tengo? Es Año Nuevo Chino. Tenemos que ver a nuestra familia”, dijo un viajero llamado Hu en una estación de tren de Wuhan.

“Solo porque contraigas el virus no significa que vas a morir automáticamente. Yo tomaré tantas medidas de protección como pueda. Diría que tengo un buen sistema inmune. Mientras esté protegida, no tendré miedo”, agregó Anna Miller, quien llegó hasta el Templo de Yonghe, uno de los monumentos budistas más importantes de Beijing, para celebrar con su familia la llegada del Año de la Rata.

Pero, tanto el Templo de Yonghe, como otros importantes centros religiosos y turísticos del país fueron clausurados este viernes como medida de protección frente a la expansión del temido virus. Un brote al que muchos han llegado a comparar con el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave SARS, que hace 17 años cobró la vida de al menos 800 personas.

El Shanghai Disney Resort estará cerrado durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar chino después del brote de un nuevo coronavirus.
El Shanghai Disney Resort estará cerrado durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar chino después del brote de un nuevo coronavirus. © Aly Song / Reuters


Medidas estrictas para evitar la propagación del virus

La televisión estatal china anunció este viernes 24 de enero que el Gobierno tomará medidas “más estrictas y específicas” para frenar la propagación del nuevo coronavirus, tras una reunión del consejo estatal sobre control de virus.

Además de la suspensión del transporte público en diez ciudades chinas, se decretó el cierre de templos y sitios turísticos, como la icónica Ciudad Prohibida en Beijing. La atracción considerada patrimonio histórico y cultural del gigante asiático, volverá a abrir sus puertas hasta nuevo aviso.

Las autoridades también abrirán investigaciones para develar cómo fue posible que pacientes contagiados salieran de Wuhan, la ciudad donde se originó el brote del virus, para infectar a personas en otras regiones.  

En Wuhan, el caos hospitalario no solo representa un desafío para los médicos, sino también para el sector de la construcción. Decenas de obreros se apresuran a construir desde ceros un hospital que albergue mil camas, para aliviar la alta demanda de contagiados. Tras seis días de trabajo y con máquinas que operan a contra reloj, el equipo de construcción espera dejar listo el nuevo centro médico para el próximo 3 de febrero.

Decenas de trabajadores construyen un hospital para tratar a los pacientes de un nuevo coronavirus en las afueras de Wuhan, China, el 24 de enero de 2020.
Decenas de trabajadores construyen un hospital para tratar a los pacientes de un nuevo coronavirus en las afueras de Wuhan, China, el 24 de enero de 2020. © Archivo particular vía Reuters


Las autoridades creen que el coronavirus, causante de la neumonía de Wuhan, se originó en un mercado que comerciaba ilegalmente con animales salvajes vivos y una investigación preliminar sugiere que infectó a los humanos a través de las serpientes.

Si bien la mayoría de los casos y todas las muertes se produjeron en China, el virus se detectó en Tailandia, Vietnam, Singapur, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Estados Unidos. También es probable que el Reino Unido tenga casos, según un funcionario de salud.

No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió el jueves que el denominado 2019-nCoV no constituye una emergencia internacional, aunque apunte que el número de casos seguirá aumentando en los próximos días. 

Con Reuters y AFP
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.