Saltar al contenido principal

La administración Trump restringirá visas a extranjeras embarazadas

De acuerdo con las autoridades, este cambio en las regulaciones
es necesario para fortalecer la seguridad pública.
De acuerdo con las autoridades, este cambio en las regulaciones es necesario para fortalecer la seguridad pública. © www.istockphoto.com/benkayam

Según la nueva regulación del Departamento de Estado, que entrará en vigencia este viernes 24 de enero, se les podría exigir a las mujeres embarazadas que soliciten permisos de visitante, para los cuales tendrían que demostrar que tienen una razón específica para viajar más allá del parto.

Anuncios

Una nueva disposición migratoria con tinte electoral. La administración del presidente Donald Trump anunció, este jueves 23 de enero, una medida que busca limitar lo que él considera como “turismo de nacimiento”: mujeres que ingresan a Estados Unidos con visas de turista con la intención de obtener la ciudadanía para sus bebés nacidos en suelo estadounidense.

El mandatario, que enfrenta la reelección en noviembre, ha criticado en varias oportunidades el derecho a la ciudadanía que se le otorga a cualquier persona nacida en los Estados Unidos. Por lo que ya ha dejado claro que el tema de la migración, sea legal o ilegal, será uno de los focos de su campaña 2020. 

El Centro para Estudios de Inmigración (CIS, en inglés) calcula que cada año hay unos 20.000 partos de mujeres que llegaron al país con visas de turista y luego se fueron de Estados Unidos. De acuerdo con la Constitución, las personas nacidas en territorio estadounidense tienen derecho a la ciudadanía, aún si sus parientes no son ciudadanos.

A los 21 años de edad, esos hijos tienen el derecho a solicitar la residencia permanente legal de sus familiares, algo que los críticos del sistema califican como "inmigración en cadena". 

¿Cómo se aplicará la nueva regulación?

A partir de este viernes, los funcionarios consulares podrán preguntarle a las solicitantes de visas en edad fértil si están embarazadas o si tienen la intención de quedar embarazadas. Señales visuales como parecer estar embarazada o enumerar "tratamiento médico", como una razón para querer viajar a los Estados Unidos, podrían desencadenar tal cuestionamiento, según anuncia el comunicado. 

Ahora bien, estas preguntas no se le harán a todas las candidatas ya que la regla no se aplicará a los viajeros extranjeros que provengan de cualquiera de los 39 países, principalmente europeos y asiáticos, inscritos en el Programa de exención de visa, que permite a los ciudadanos de esos países venir a Estados Unidos sin una visa para estadías temporales. 

Según la nueva regulación del Departamento de Estado se les podría exigir a las mujeres embarazadas que soliciten permisos de visitante.
Según la nueva regulación del Departamento de Estado se les podría exigir a las mujeres embarazadas que soliciten permisos de visitante. © www.istockphoto.com/x-reflexnaja

El documento también aclara que, “incluso si se descubre que una mujer está embarazada y es probable que entregue a su hijo en los Estados Unidos, aún podría obtener una visa si demuestra tener una razón válida para el viaje, como visitar a un pariente enfermo o asistir a una reunión de negocios o conferencia”.

Hasta ahora, ninguna ley en Estados Unidos prohíbe que las mujeres extranjeras viajen al país para dar a luz, aunque en el pasado, los funcionarios consulares podían exigir a las turistas que demostraran tener los recursos financieros necesarios para pagar un procedimiento médico, si ese es el motivo del viaje.

La industria del turismo de parto amenaza con sobrecargar los recursos hospitalarios

Los supuestos operadores y clientes de compañías que promueven el "turismo de nacimiento" en los Estados Unidos han sido acusados ​​de proporcionar información falsa a las autoridades de inmigración para ocultar planes de dar a luz en los Estados Unidos, lo que sobrecarga los recursos hospitalarios y afecta a los contribuyentes. 

"La industria del turismo de parto amenaza con sobrecargar los valiosos recursos hospitalarios y supone una actividad criminal en sí", añade el comunicado, que agrega que al restringir las visas para embarazadas se “defenderá a los contribuyentes para que los dólares, que han ganado con esfuerzo, no se canalicen a financiar los costes directos y futuros asociados con el 'turismo de parto’.”

El comunicado, que no ofreció cifras de lo que representa el llamado "turismo de embarazo" en cuanto a número de casos, sí asegura que esta industria puede tener "efectos" o ser "amenaza" para la seguridad nacional.

“Al cerrar la posibilidad de que se siga empleando esta debilidad del sistema migratorio, el Gobierno combate un abuso y protege al país de los riesgos para la seguridad nacional creados por esta práctica".

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.