Saltar al contenido principal

Asociación de pueblos indígenas de Brasil demandará a Jair Bolsonaro por racismo

El líder indígena Cacique Raoni de la tribu Kayapo pronuncia un discurso durante un pow wow de cuatro días en la aldea de Piaracu, en el estado de Mato Grosso, Brasil, el 17 de enero de 2020.
El líder indígena Cacique Raoni de la tribu Kayapo pronuncia un discurso durante un pow wow de cuatro días en la aldea de Piaracu, en el estado de Mato Grosso, Brasil, el 17 de enero de 2020. © REUTERS/Ricardo Moraes

La polémica surge a raíz de los comentarios que el mandatario compartió en sus redes sociales en los que asegura que los nativos "son cada vez más como humanos". En Brasil, el racismo es considerado un delito grave y puede acarrear una sentencia de hasta cinco años de cárcel.

Anuncios

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vuelve a provocar la ira de los indígenas. Este jueves, el mandatario informó en redes sociales sobre la creación del Consejo de la Amazonía y durante la transmisión hizo afirmaciones que fueron calificadas de racistas, inaceptables y prejuiciosas. 

“El indio ha cambiado, está evolucionando y convirtiéndose cada vez más en un ser humano como nosotros”, dijo Bolsonaro. “Lo que queremos es integrarlo a la sociedad para que pueda ser dueño de su tierra”.

La reacción por parte de los líderes indígenas no se hizo esperar. Sonia Guajajara, coordinadora ejecutiva de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (Apib), principal organización indígena de Brasil, que representa a 300 tribus, a afirmó en su cuenta de Twitter que "la Apib irá a la justicia contra Jair Bolsonaro por crimen de racismo.

"Nosotros, pueblos indígenas, originarios de esta tierra, ¡exigimos respeto! Bolsonaro una vez más rasga la Constitución al negar nuestra existencia como seres humanos. ¡Es necesario decirle basta a ese perverso!", exclamó Guajajara.

El incidente comenzó hace una semana cuando líderes de 45 tribus se reunieron en la reserva de Xingu para firmar un memorando en contra del proyecto minero que el Gobierno de Bolsonaro pretende implantar. 

De acuerdo con los indígenas, legalizar la minería artesanal o de pequeña escala, conocida como ‘garimpo’, constituye un "genocidio, etnocidio y ecocidio", del que acusan a Bolsonaro. 

Sin embargo, el Presidente ha argumentado que en varias ocasiones que las reservas indígenas, protegidas por la ley, son demasiado grandes y que su gobierno quiere permitir la minería comercial y la agricultura en estos territorios. 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, observa después de una reunión con el ministro de Energía de Brasil, Bento Albuquerque, en Brasilia, Brasil, el 15 de enero de 2020.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, observa después de una reunión con el ministro de Energía de Brasil, Bento Albuquerque, en Brasilia, Brasil, el 15 de enero de 2020. © REUTERS/Adriano Machado

No es la primera vez que Jair Bolsonaro se refiere en estos términos a los indígenas

En el pasado, Bolsonaro dijo que las tribus brasileñas viven en la pobreza como "animales en zoológicos" y quiere asimilarlos en la sociedad y la economía del país. Los líderes tribales denuncian esto como un etnocidio planeado destinado a eliminar sus culturas.

Bolsonaro, ex capitán del ejército que fue congresista durante 28 años antes de convertirse en presidente, tiene una historia de hacer declaraciones racistas, misóginas y homofóbicas.

Brasil tiene unos 850,000 indígenas, la mayoría de los cuales viven en reservas que representan el 12% del territorio nacional. 

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.