Saltar al contenido principal

Fuerzas iraquíes desalojan sitios de manifestaciones tras retirada de los seguidores de Sadr

Un manifestante sostiene la bandera iraquí cerca de quemar neumáticos bloqueando una carretera, durante las protestas antigubernamentales en curso en Nassiriya, Irak, el 25 de enero de 2020.
Un manifestante sostiene la bandera iraquí cerca de quemar neumáticos bloqueando una carretera, durante las protestas antigubernamentales en curso en Nassiriya, Irak, el 25 de enero de 2020. © Ahmed Dhahi / Reuters

Desde Bagdad hasta las ciudades del sur del país las fuerzas de seguridad realizaron un operativo contra los manifestantes, mataron cuatro personas y docenas quedaron heridas

Anuncios

Las fuerzas de seguridad de Irak desplegaron un gran ingente de efectivos para desalojar sitios claves de las manifestaciones que cumplen meses. Los principales choques se vieron en la plaza de Tahrir, el epicentro de las protestas en Bagdad.

La violenta represión contra los manifestantes se llevó a cabo con armas de fuego y gases lacrimógenos. Las fuentes oficiales cifran en cuatro los muertos. Y el desalojo se da un día después de una marcha de miles de personas que pedían el retiro de las tropas de Estados Unidos de suelo iraquí y de la decisión sorpresiva del líder populista chiita, el clérigo Muqtada Al-Sadr, quien al no sentir el respaldo de los manifestantes en la marcha que convocó y en la cual esperaba más marchantes, decidió dar un giro de 180 grados en su directriz política.

 

Partidarios del clérigo chiíta iraquí Muqtada Al-Sadr protestan contra "las violaciones estadounidenses" en Irak.
Partidarios del clérigo chiíta iraquí Muqtada Al-Sadr protestan contra "las violaciones estadounidenses" en Irak. © Alaa al-Marjani / Reuters


Al Sadr había sido uno de los grandes instigadores de las manifestaciones


El clérigo no solo lidera el bloque mayoritario en el parlamento, con más de 50 representantes, sino que además controla las milicias Saraya al-Salam, herederas de las milicias de la Armada Mahdi, que combatió a las tropas estadounidenses durante la ocupación.

Al Sadr había sido uno de los grandes instigadores de las manifestaciones que piden cambios en la elite política, cercana al gobierno iraní; medidas contra la corrupción (Irak es según el índice de Transparencia Internacional es uno de los países más corruptos del mundo) y más empleos.

Una vez el líder afirmó a través de sus redes sociales que no iba a intervenir más en las marchas, miles de sus seguidores empezaron a abandonar los lugares de concentración de las manifestaciones. Y horas después las fuerzas de seguridad lanzaron el operativo contra los sitios claves en Bagdad y en las ciudades al sur de Irak.

A pesar de los choques, en Basrah, al sur del país, los manifestantes empezaron a regresar al sitio de la protesta, quemaron llantas y bloquearon la principal vía. Por lo menos 16 personas fueron arrestadas.

La mayoría de los muertos se produjeron en la ciudad de Nassiriya, donde las fuerzas atacaron los bloqueos sobre un puente que llevaba días ocupado y ocasionaron la muerte a tres manifestantes.
Desde el primero de octubre, día que estallaron las manifestaciones, más de 450 personas han muerto en medio de los choques tras las protestas y por causa de la dura represión del gobierno iraquí, que ha sido censurada por los organismos de derechos humanos.

Con Reuters
 

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.