Saltar al contenido principal

Kobe Bryant, la obsesión con la victoria

Anuncios

Los Angeles (AFP)

Sus ídolos eran Magic Johnson y Michael Jordan y se unió a ellos como una leyenda. En veinte temporadas con la camiseta de Los Angeles Lakers en la NBA, Kobe Bryant, fallecido este domingo a los 41 años en un accidente de helicóptero, solo tenía una obsesión: ganar.

Una obsesión que sus compañeros de equipo, sus entrenadores y el público para el que fue, y seguirá siendo, no siempre entendieron.

Fue una megaestrella del deporte mundial. Sin embargo, de niño, se creía "la vergüenza de su familia".

Como muchos "hijos de", sufrió la comparación con su padre, Joe Bryant, quien le dio este nombre inusual, eligiéndolo, según la leyenda, del menú de un restaurante japonés, y que jugó ocho temporadas en la NBA entre 1975 y 1983, antes de ganarse la vida en el campeonato italiano.

Desde sus ocho años en Italia, Bryant junior ha mantenido un amor desmesurado por el fútbol, un sólido dominio del italiano, así como bases técnicas y fundamentos tácticos, poco comunes en la NBA.

Pero a su regreso a Estados Unidos en 1992, el flaco adolescente, vestido con la camiseta de su ídolo Magic Johnson, luchó por jugar incluso unos minutos por partido en el equipo del colegio de Lower Merion, en Filadelfia.

Después de cuatro años de arduo trabajo, era la estrella de su escuela secundaria. En lugar de unirse a una de las prestigiosas universidades que lo cortejaban, saltó directamente a los pasos de la NBA: en el Draft de 1996, fue elegido en el puesto 13 a los 17 años por Charlotte, que después lo vendió inmediatamente a los Lakers.

- Adicto al trabajo -

La NBA y el mundo del baloncesto estaban en medio de la "Jordanmanía": la estrella de los Chicago Bulls ha reemplazado por varios años a Magic Johnson en el panteón personal de Bryant.

Después adoptó sus expresiones faciales y se inspira en su juego aéreo y físico.

"Su obsesión con Michael era obvia", dijo Phil Jackson, el entrenador que ganó seis títulos de la NBA con Jordan en Chicago, y luego cinco con Bryant a la cabeza de los Lakers.

Mientras Jordan vivió los últimos años de su reinado, Bryant comenzó a hacerse un nombre y se presentó, por su estilo espectacular, su aplomo, incluso su insolencia, como su sucesor natural.

Jackson organizó en 1999 una reunión entre los dos jugadores con la esperanza de que Bryant, que a veces era incontrolable, se inspirara en la sabiduría y el altruismo de Jordan.

"Lo primero que le dijo fue: 'Si hacemos un uno contra uno, te pateo el trasero'", recordó, aún prohibido, Jackson en su autobiografía.

La era de Kobe Bryant estaba a punto de comenzar: asociado con Shaquille O'Neal, dominan la NBA durante tres temporadas consecutivas, de 2000 a 2002.

Bryant era un adicto al trabajo inigualable: largas sesiones de tiro hasta altas horas de la noche después del entrenamiento oficial, análisis de los escritos de los entrenadores estadounidenses y europeos, y largas sesiones de preparación física.

- "Querido baloncesto" -

Se dijo que era monomaníaco, lo que le valió una pelea con ciertos compañeros de equipo, incluido O'Neal, que optó por irse a Miami en 2004.

Conocido como "la Mamba Negra", en 2003 vive el período más oscuro de su carrera, lo que empañaría su imagen para siempre: una empleada de un lujoso complejo hotelero de Edwards (Colorado) donde se alojaba para recuperarse después de una artroscopia de rodilla, lo acusa de violación.

Ante los tribunales, admitió haber tenido relaciones sexuales con la joven de 19 años que, según él, le había dado su consentimiento.

El juicio finalmente se canceló después de la negativa de la presunta víctima a testificar y con quien llegó a un acuerdo extratribunales.

Convertido en el jugador de baloncesto más conocido y mejor pagado del planeta, Bryant escribió su leyenda con sus 81 puntos anotados en 2006 contra Toronto, sus cinco títulos de la NBA, sus dos coronas olímpicas, sus 18 participaciones en el Juego de las Estrellas, más de 33.000 puntos anotados y una gran cantidad de récords.

Pero su final de reinado fue doloroso, con repetidas lesiones graves, los Lakers en plena derrota y estadísticas personales a media asta. Hasta el 29 de noviembre de 2015, cuando en un poema dirigido a su "Querido baloncesto", reconoce que "(su) cuerpo sabe que ha llegado el momento de decir adiós": "Te di todo porque es lo que hacemos cuando algo te hace sentir tan vivo".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.