Saltar al contenido principal

Elecciones en Emilia-Romagna: la Liga de Matteo Salvini derrotada por la izquierda

El líder del partido de extrema derecha de la Liga Italiana, Matteo Salvini, se marcha después de hablar con los medios de comunicación tras el cierre de las urnas para las elecciones regionales de Emilia-Romaña, en Bolonia.
El líder del partido de extrema derecha de la Liga Italiana, Matteo Salvini, se marcha después de hablar con los medios de comunicación tras el cierre de las urnas para las elecciones regionales de Emilia-Romaña, en Bolonia. © Flavio Lo Scalzo / Reuters

La Liga, el partido de extrema derecha de Matteo Salvini, no logró conquistar el bastión izquierdista de Emilia-Romagna, en el norte del país, donde ha gobernado la izquierda desde la II Guerra Mundial.

Anuncios

Decepción para Salvini y la Liga. El domingo 27 de enero, la izquierda ganó -de nuevo- en Emilia-Romagna, según los resultados parciales de las elecciones regionales. Los comicios eran una prueba de popularidad para el líder ultraderechista, quien contaba con recuperar el poder tras la votación. 

El presidente de la región Stefano Bonaccini -del Partido Demócrata- estaba por delante de su oponente y representante del partido de Salvini, Lucia Borgonzoni, con una puntuación de alrededor del 50 % de los votos contra el 43 %, según proyecciones realizadas a partir del conteo de las papeletas de votación realizadas el lunes.

Fuerte participación

Los comicios estuvieron marcados por una amplia participación: Un 67,67 % de los electores acudieron a las urnas frente al 37 % de las últimas regionales.

Los representantes de la coalición formada por el Partido Democrático (PD) y el partido Movimiento 5 Estrellas (M5S) habían insistido en que esas elecciones no tendrían ningún impacto en el Gobierno central. Mientras que el líder de la Liga anunció que, en caso de victoria a su favor, exigiría la renuncia del Ejecutivo y elecciones legislativas anticipadas.

“Después de 70 años, es la primera vez que hubo posibilidades para mi partido en Emilia-Romagna, anteriormente el partido había perdido incluso antes de comenzar los comicios”, declaró Salvini ante la prensa, sin reconocer claramente su derrota y recordando que la izquierda estaba acostumbrada a ganar los votos en esa región sin esfuerzos. “Algo cambiara mañana en Roma” predijo el ultraderechista, evocando posibles repercusiones para el Gobierno. 

Un "cruce del desierto"

La derrota de la Liga en la región de Emilia-Romagna podría ser, según algunos analistas, el inicio del fin del jefe de la extrema derecha italiana frente a la oposición. Siguiendo las encuestas nacionales, que mostraban a la Liga en cabeza de las intenciones de votos con alrededor del 30 %,  y como primer partido de Italia, Salvini esperaba que una fuerte convocatoria de los italianos a las urnas seria sinónimo de su vuelta al poder.

Emilia-Romagna es una próspera región del norte de Italia y desde hace años un fuerte bastión de la inexpugnable izquierda, cuyos valores permanecen todavía en las ciudades de la región, a pesar de los avances de la derecha en las zonas rurales.

La candidata de la Liga, Lucía Borgonzoni, de 43 años, estuvo completamente eclipsada por Salvini, quien organizó reuniones diarias e inundo las redes sociales con fotos de él disfrutando de especialidades locales como jamón y queso.

Además de la fuerte movilización hacia las urnas, la izquierda aprovechó también la dinámica anti-Salvini iniciada por las Sardinas, un movimiento de jóvenes que nació en la región hace dos meses y se convirtió rápidamente en un símbolo nacional de la protesta en contra de la extrema derecha.

Adaptación de France 24 en francés.
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.