Saltar al contenido principal

Las piedras de la memoria que recuerdan a las víctimas del nazismo

Algunas ‘stolpersteine’, adoquines que conmemoran a las personas que fueron perseguidas y asesinadas por el nazismo.
Algunas ‘stolpersteine’, adoquines que conmemoran a las personas que fueron perseguidas y asesinadas por el nazismo. © France 24

El artista y escultor alemán Gunter Demnig crea desde hace más de 20 años las conocidas 'stolpersteine', adoquines que podrían traducirse al español como "piedras de la memoria" o "piedras con las que tropiezas" y donde se puede leer el nombre de la persona, el año y lugar de nacimiento y cuándo y dónde murió. Estas placas conmemoran a todas las víctimas del nazismo.

Anuncios

Se han emplazado ya más de 75.000 ‘stolpersteine’. La mayoría de estas placas se encuentra en Europa: sobre todo Alemania, Austria, República Checa, Países Bajos, Bélgica e Italia, aunque también hay en Argentina, emplazadas hace más de dos años. La idea le surgió a Gunter Demnig en la década de los noventa. Empezó en Colonia, ciudad del oeste de Alemania y donde ha residido gran parte de su vida, para luego ir instalándolas en otras ciudades.

Al escultor le gusta recordar que las ‘stolpersteine’ son pequeños homenajes a todas aquellas personas victimizadas por la barbarie del nazismo, la mayoría judíos, pero también gitanos, homosexuales, personas con discapacidades, opositores políticos; muchos fueron asesinados y desaparecidos y por lo tanto miles no tuvieron sepultura. Demnig cita el libro sagrado del judaísmo, el Talmud, que dice: "Una persona se olvida, si su nombre se olvida". Por ello, el artista cree que colocando los adoquines se conmemora y no se olvida la persona que una vez vivió allí.


Las ‘stolpersteine’ más recientemente instaladas se encuentran en Italia, España y Bélgica. En Bruselas, se encarga de su emplazamiento la Asociación para la Memoria de la Shoah, presidida por Zalc Meyer y su portavoz, Bella Swiatlowski. Ambos eran niños durante la Segunda Guerra Mundial y perdieron a sus familiares por ser judíos. Zalc Meyer sobrevivió en un convento gracias a la ayuda de una monja; a Swiatlowski la ayudaron sus vecinos que tenían una imprenta al lado de su casa. Su padre, antes de morir en Auschwitz-Birkenau, envió una carta implorando que salvaran la vida de su hija.

Las últimas piedras de la memoria en Bruselas, ciudad donde ya superan las 200, son las de Aline y Jacques Loitzanski. Se trata de dos hermanos judíos que lucharon en la Resistencia contra la invasión nazi en Bélgica. Ambos fueron asesinados. Aline en Auschwitz y Jacques en un campo de concentración en el norte del país. Fue asesinado por ahogamiento en un río tras meses de torturas. Su sobrino, Michel Lussan, es el único superviviente de la familia que aún queda vivo.

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.