Saltar al contenido principal

Open Arms rescató a 158 migrantes en el Mediterráneo; centenas a la espera de puerto seguro

Fotografía facilitada por Médicos Sin Fronteras (MSF) de las 92 personas, entre ellas 32 menores no acompañados, uno es un bebé de seis meses, y cuatro mujeres embarazadas, que han sido rescatadas por el buque de búsqueda y salvamento Ocean Viking en el Mediterráneo central.
Fotografía facilitada por Médicos Sin Fronteras (MSF) de las 92 personas, entre ellas 32 menores no acompañados, uno es un bebé de seis meses, y cuatro mujeres embarazadas, que han sido rescatadas por el buque de búsqueda y salvamento Ocean Viking en el Mediterráneo central. © EFE

Multitudinaria operación de salvamento en el Mediterráneo central: el barco de la organización humanitaria española Open Arms rescató a 158 migrantes en apenas unas horas. Más de 600 aún esperan por llegar a puerto seguro.

Anuncios

La crisis migratoria continúa en el Mediterráneo, conocido por algunas organizaciones como 'la fosa común más grande del mundo'. Y cada vez es más difícil realizar labores de rescate para las entidades humanitarias. La pasada noche del lunes 27 de enero, la ONG española Open Arms interceptó, en aguas internacionales, una patera a la deriva con 102 migrantes a bordo. En dos operaciones, la organización consiguió trasladar a los migrantes a su embarcación.

"Finalizado de madrugada segundo rescate de una barca en peligro con 102 personas a bordo en aguas internacionales. A bordo del Open Arms 158 náufragos, salvados de una muerte probable. Somos el único barco humanitario en la zona y casi 500 esperan puerto seguro", informó la ONG a través de Twitter.

Entre los rescatados hay tres mujeres y 38 menores no acompañados procedentes de países como Sudán del Sur, Gambia, Egipto, Senegal, Chad, Burkina Faso, Guinea y República Centroafricana, según informó el jese de misión de Open Arms, Gerard Canals.

El Open Arms pide ayuda para adquirir una nueva embarcación

Horas antes del rescate, la ONG informó de una primera operación de salvamento de 56 personas, luego de que su buque principal -con el mismo nombre de la organización- fuera reparado tras una avería en el motor y alcanzara la zona de búsqueda y rescate (SAR) de Libia y Malta.

De hecho, la organización actualmente pide fondos a través de las redes sociales para poder adquirir un nuevo barco, debido a los constantes problemas técnicos que sufre el buque, con el que han salvado más de 6.000 vidas en los últimos dos años.

El Open Arms es el único bote humanitario presente en aguas internacionales frente a las costas libias, puerta de salida de las rutas migratorias subsaharianas. Libia, Estado fallido sumido en el caos y la guerra desde hace varios años se convirtió en el último destino de miles de migrantes antes de intentar llegar a Europa, tras pasar duras calamidades en el país, siendo torturados, esclavizados, retenidos en campos y estafados.

Centenares de migrantes siguen a bordo de varias embarcaciones humanitarias

Además de los 158 migrantes a bordo del buque español, otras 184 personas fueron rescatadas en distintas operaciones la madrugada del lunes por el Ocean Viking –gestionado por las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, que suman ya a bordo a 407 migrantes que esperan desembarcar frente a las costas de Calabria, en el sur de Italia. Por otro lado, la nave humanitaria alemana Alan Kurdi tiene a bordo a 77 migrantes desde el pasado fin de semana, el más pequeño es un bebé de seis meses.

El invierno, el frío y las malas condiciones del mar no impiden a los migrantes y refugiados lanzarse al mar en rudimentarias y peligrosas pateras -gestionadas por traficantes- para huir de los conflictos, la pobreza o las persecuciones en sus países. "La gente sigue saliendo e intentando esta travesía mortal", dijo el coordinador de Médicos sin Fronteras, en referencia a la mortífera ruta que separa la costa Libia de las europeas.

Italia sigue siendo el principal puerto de desembarco, pese a las continuas tensiones entre las ONG humanitarias y las autoridades italianas. En el primer mes del 2020, más de 870 migrantes han llegado al país, frente a los 155 del mismo periodo del 2019. Unas cifras que muestra una realidad cada vez más olvidada: los migrantes siguen huyendo y muriendo a las puertas de Europa.

ACNUR estima que más de 60 personas han muerto intentando alcanzar las costas del sur de Europa durante este año. Naciones Unidas y las ONG reclaman a la UE el establecimiento de un mecanismo que garantice el desembarco de los rescatados en un puerto seguro de forma ágil.

Con EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.