Saltar al contenido principal

Donald Trump espera el apoyo de los palestinos a su plan de paz pero "si no, la vida continúa"

El presidente estadounidense Donald Trump recibe al primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, en la Casa Blanca, en Washington D. C., el 27 de enero de 2020.
El presidente estadounidense Donald Trump recibe al primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, en la Casa Blanca, en Washington D. C., el 27 de enero de 2020. © Kevin Lamarque / Reuters

El presidente estadounidense anunciará los detalles de la propuesta que orquesta con los líderes de Israel, el primer ministro en funciones Benjamin Netanyahu y el líder opositor Benny Gantz. Trump cree que los líderes palestinos respaldarán su proyecto “eventualmente”, pese al férreo rechazo que han manifestado sobre la reunión.

Anuncios

El plan de paz para Medio Oriente, cuyo dilatado anuncio se concretará este martes 28 de enero, tendrá “eventualmente” el apoyo de los palestinos, según confió el presidente estadounidense Donald Trump, impulsor del proyecto.

"Tenemos el apoyo del primer ministro, tenemos el apoyo del resto de partidos y creemos que al final tendremos el apoyo de los palestinos, pero ya veremos. Si lo conseguimos, será un tributo tremendo a todos, y si no, la vida continúa," afirmó el mandatario junto al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, con quien mantuvo un encuentro para interiorizarlo sobre el plan.

De manera separada, también le comentó los pormenores al líder opositor, Benny Gantz, también invitado a la capital estadounidense para discutir la propuesta.

Pese al férreo rechazo de los líderes palestinos y al llamado al boicot que estos hicieron a otros países árabes, Trump dijo que su iniciativa “tiene una oportunidad” de salir adelante y que, “al final”, los palestinos aceptarán el plan.

El mandatario estadounidense evitó dar mayores detalles sobre su plan, que será presentado un año después de haber sido anunciado. Trump justificó la demora debido a la incierta situación política en Israel, que el 2 de marzo celebrará las terceras elecciones en menos de un año, con la esperanza de dirimir el pulso entre Netanyahu y Gantz, hasta ahora incapaces de conseguir el respaldo suficiente para formar un nuevo gobierno.

"El acuerdo del siglo", según el primer ministro israelí

Al pretendido entusiasmo de Trump se sumaron las expresiones exultantes de Netanyahu y Gantz.

El líder israelí en funciones consideró que la propuesta de Estados Unidos es “el acuerdo del siglo” y “la oportunidad del siglo” que “no la vamos a dejar pasar”.

Por su parte, Gantz señaló que el proyecto de Trump es “un hito significativo e histórico” que esperaba implementar una vez que se convirtiera en primer ministro junto a otros países de la región. Entre ellos, mencionó específicamente a Jordania.

Si bien no trascendieron detalles de la propuesta, fuentes citadas por los medios de Israel señalaron que el plan buscaría determinar la soberanía israelí sobre los territorios ocupados en Cisjordania -capturados en la Guerra de los Seis Días de 1967, operación considerada ilegal por la ONU- entre ellos el Valle del Jordán.

Esa zona fronteriza constituye el 30 % del territorio de Cisjordania y se considera un activo de seguridad vital. Su anexión ha sido una de las promesas electorales de Netanyahu y el respaldo de Trump le daría cierto impulso a su iniciativa, la cual ha sido considerada por la ONU como “devastadora” para la paz en la región y contraria a la ley internacional.

Los líderes palestinos pronostican el fracaso del plan de Trump y llaman a su boicot

Pero más allá de las expresiones optimistas de Trump, el escepticismo rodea a su plan. Las posibilidades de éxito asoman improbables, teniendo en cuenta las posturas contrarias manifestadas por los líderes palestinos.

La cúpula palestina no tiene contacto con Trump desde que decidió reconocer a Jerusalén como capital de Israel en 2017 y trasladar la embajada estadounidense allí. Los israelíes como los palestinos consideran Jerusalén como su capital. 

Según medios locales, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, rechazó una llamada telefónica del presidente estadounidense para dialogar sobre los términos de su plan.

La semana pasada, Abbas advirtió a Israel y a Estados Unidos que “no crucen líneas rojas” y señaló que anunciará varios pasos para “salvaguardar” sus “derechos legítimos” si el proyecto le resulta inaceptable.

Y el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina, Mohammad Shtayyeh, denunció desde Ramala la propuesta porque “no constituye una base para resolver el conflicto”. El funcionario señaló que el plan viola el derecho internacional y “proviene de una parte que ha perdido su credibilidad para ser un agente honesto en un proceso político serio y genuino”.

"Este es un plan para proteger a Trump del juicio político y a Netanyahu de ir a prisión. (...) Otorga soberanía a Israel sobre el pueblo palestino en momentos en que la Corte Penal Internacional está discutiendo el tema de su ocupación," dijo Shtayyeh.

En tanto, grupos de militantes palestinos se manifestaron en la Franja de Gaza este lunes 27 de enero para rechazar el potencial acuerdo. Entre otras acciones, protagonizaron una sentada y quemaron un muñeco de Donald Trump, que portaba las banderas de Estados Unidos e Israel.

Militantes palestinos sostienen un muñeco del presidente estadounidense Donald Trump con las banderas de Estados Unidos e Israel antes de quemarlo durante una protesta en la Franja de Gaza, el 27 de enero de 2020.
Militantes palestinos sostienen un muñeco del presidente estadounidense Donald Trump con las banderas de Estados Unidos e Israel antes de quemarlo durante una protesta en la Franja de Gaza, el 27 de enero de 2020. © Mohammed Salem / Reuters

Asimismo, los líderes palestinos han llamado a los embajadores de las naciones árabes a boicotear la convocatoria de Trump de este martes 28 de enero. No obstante, fuentes oficiales estadounidenses consultadas por la agencia EFE aseguraron que “muchos de los países árabes ya están de acuerdo” y “les parece un gran comienzo”.

Los cálculos electorales detrás del plan de paz de Trump

Con las elecciones del 2 de marzo en el horizonte, muchos analistas han considerado la presentación del plan de paz de Trump no tanto como un intento de negociación seria entre Israel y los palestinos, sino como un respaldo a Benjamin Netanyahu de cara a los comicios.

La potencial inclusión de la anexión de los territorios ocupados y del Valle de Jordán en el plan de paz refrendaría una de las promesas de campaña de Netanyahu, quien podría así atraer a los partidarios nacionalistas de línea dura y avanzar en un anhelo personal de dejar esa acción como legado.

La participación de Gantz, en tanto, se explica desde la incertidumbre política a la que ha estado sometido Israel. El antiguo general ha centrado su campaña para la tercera elección en menos de un año en torpedear la figura de Netanyahu, que se enfrentaría a un juicio por las acusaciones de fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos si el Parlamento, como se prevé, le retira la inmunidad.

“Netanyahu no podrá administrar un país y también manejar su juicio”, sostuvo Gantz en una declaración en hebreo desde Washington.

Por su parte, Trump, también envuelto en un juicio político en su contra en el Senado, podría aprovechar este presunto plan de paz favorable a Israel para fortalecer su imagen con su base de votantes cristianos evangélicos blancos, sector que considera clave de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

Con AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.