¿Cuál es el estado de la economía británica en la víspera del Brexit?

3 min
Anuncios

Londres (AFP)

Tres años y medio después de la decisión británica de abandonar la Unión Europea, el Reino Unido experimenta una situación económica paradójica: cayeron las inversiones y el crecimiento es lento, pero su desempleo se encuentra en un mínimo histórico.

- ¿Cuánto costó el Brexit hasta ahora? -

Es difícil dar una respuesta precisa a esta pregunta, pero se han observado algunas tendencias claras, entre ellas una caída de las inversiones, con un año 2018 particularmente malo.

Por otra parte, el crecimiento se redujo del 1,8% en 2017 al 1,4% en 2018, según la Oficina de Estadísticas Nacionales (NSO).

Y para 2019, el crecimiento podría caer al 1,3%, el ritmo de expansión más lento desde 2009, según las estimaciones de los economistas compiladas por el Tesoro.

Sin embargo, la situación no es totalmente sombría.

En primer lugar, el Reino Unido no es el único país con lento crecimiento, en un contexto mundial dominado por la incertidumbre y las tensiones comerciales. La Comisión Europea prevé que el crecimiento de la zona euro se reduzca al 1,1% en 2019.

En segundo lugar, el mercado laboral del Reino Unido muestra una salud de hierro, con un desempleo del 3,8%, el más bajo en 45 años, y una tasa de empleo nunca antes vista, del 76,3% en el período de tres meses que terminó a finales de noviembre.

Los salarios siguen creciendo más rápidamente que los precios (+3,2% interanual con una inflación de en tonro al 1,5%), aunque no han vuelto a los niveles anteriores a la crisis financiera de 2008 y las desigualdades siguen siendo flagrantes.

- ¿Ha habido un efecto Boris Johnson? -

La aplastante victoria de Boris Johnson en las elecciones legislativas de diciembre, y la claridad que aporta a la situación tras meses de aplazamientos, podría tener un efecto positivo en la economía, según varios indicadores.

La primera estimación de los índices que miden el crecimiento de la actividad señaló la semana pasada un repunte de la economía a un nivel que no se veía desde septiembre de 2018, tras cinco meses de descenso.

Además, una encuesta publicada por la principal patronal británica, CBI, mostró un claro repunte del optimismo entre los empresarios del sector manufacturero.

La confianza aumentó a +23% en el período de tres meses que termina en enero, algo que no ocurría desde 2014, en comparación con el -44% de la encuesta anterior. Nunca se había observado tal amplitud entre dos encuestas desde la creación de este estudio en 1958.

En otro signo de mejora poselectoral, los precios de las propiedades inmobiliarias en Londres, que habían estado de capa caída durante meses, repuntaron considerablemente en enero, según la web de anuncios Rightmove.

El primer ministro también prometió poner fin a la austeridad y anunció un aumento del 6,2% del salario mínimo el 1 de abril para los empleados mayores de 25 años. Es probable que esta medida estimule el consumo y, por lo tanto, el crecimiento.

- ¿Qué se puede esperar para 2020? -

Una vez que el Brexit entre en vigor el viernes por la noche, quedarán muchas cuestiones sin resolver, incluidas las futuras relaciones comerciales entre el Reino Unido y la Unión Europea y las negociaciones de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

Por lo tanto, es probable que el período de incertidumbre se prolongue por lo menos unos meses, con las consiguientes consecuencias económicas negativas.

El crecimiento podría seguir disminuyendo: el Banco de Inglaterra prevé actualmente un 1,2% en 2020.

Sin embargo, el banco central anunciará sus nuevas estimaciones el jueves y una decisión sobre su principal tasa de interés que podría bajar para estimular la actividad.

El Fondo Monetario Internacional, por su parte, prevé que el crecimiento británico sea del 1,4% este año, frente al +1,3% para el conjunto de la zona euro.