Saltar al contenido principal

El Congreso de Perú se sacude de políticos tradicionales y recibe a adventistas y 'antisistema'

El Frepap no obtenía escaños desde hace dos décadas, mientras que el UPP, ahora aliado a Antauro Humala desde prisión, regresa al Parlamento tras una ausencia de casi diez años.
El Frepap no obtenía escaños desde hace dos décadas, mientras que el UPP, ahora aliado a Antauro Humala desde prisión, regresa al Parlamento tras una ausencia de casi diez años. © Agencia Andina

En el periodo 2020-2021, complementario tras la disolución, el nuevo Legislativo tendrá entre sus bancadas más grandes a un movimiento político de base religiosa y a un partido vinculado al encarcelado hermano del expresidente Ollanta Humala.

Anuncios

Las elecciones congresales extraordinarias que celebró Perú el pasado domingo 26 de enero dejaron un resultado muy claro: los partidos de siempre ya no tendrán mayoría, mientras que las fuerzas políticas inexpertas en gestión parlamentaria o históricamente reducidas asumirán ahora el protagonismo numérico. De los cuatro partidos que lideraron los votos y que concentrarán más escaños, dos han caído particularmente de sorpresa frente a los sondeos que previamente se publicaban.

El Frente Popular Agrícola FIA del Perú (Frepap) y el partido Unión por el Perú (UPP) tendrían -de acuerdo a las proyecciones del conteo- bancadas de 15 y 13 congresistas, respectivamente.

Considerando que las bancadas mayores serán las de Acción Popular, con 25 curules, Alianza para el Progreso, con 22, y Fuerza Popular, con 15, los movimientos antes mencionados gozarán de presencia más amplia en los debates del hemiciclo. ¿Qué los hace tan llamativos además de su primera gran racha electoral?

Frepap, un partido que profesa el 'mesianismo andino'

Frepap fue fundado en 1989 por Ezequiel Ataucusi Gamonal, de formación adventista, que tres décadas antes también había fundado un movimiento religioso propio: la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal (Aeminpu). Ataucusi intentó llegar a la Presidencia de la República en cuatro oportunidades, todas sin éxito, y falleció en el 2000 poco después de perder su última postulación. Sus militantes, que también tenían relación con el Aeminpu, creían que resucitaría al tercer día.

"Él se creía el mesías o el nuevo Cristo de occidente. Yo fui a su velorio y, por supuesto, me consta que no resucitó", cuenta el doctor en Sociología y Teología, José Luis Pérez Guadalupe.

Para graficar el origen organizacional del Frepap, Pérez sostiene que es importante hablar del Aeminpu. "Es una organización religiosa que nace en 1955 y se formaliza en 1969, ya durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, que planteaba una revolución agrícola y nacionalista. Esos ideales encajaban con los de Ataucusi, quien además de adepto de las iglesias adventistas del Séptimo Día, era campesino, zapatero y quechuahablante. Yo creo que él tuvo una visión pionera al rentabilizar su capital religioso. Literalmente, tenía público cautivo: vestían diferente, pensaban diferente, vivían separados del resto. Digamos que en sus primeros tiempos cumplían con características que, desde la sociología, podríamos llamar 'sectarias'".

El Aeminpu y el Frepap comparten la creencia de una segunda llegada mesiánica a la Tierra. El antropólogo Pablo del Valle Cárdenas afirma que ambas organizaciones entrelazadas permanecen fieles a Ataucusi y a la idea del Perú como un lugar predilecto por acoger una nueva "alianza" entre Dios y la humanidad. "Para ellos, Ezequiel Ataucusi Gamonal personificaba el 'próximo contrato' que, en un papel equivalente al de Cristo, sellaba una alianza divina. Por eso que, en sus mensajes concatenados por citas bíblicas, que ellos llaman 'estudios', hablan del Perú como 'país privilegiado' en donde toma contexto una nueva salvación".

David Chauca, conocido como 'El hincha israelita', es un militante frepapino muy conocido en Perú por seguir a la Selección Nacional de Fútbol a varios de sus encuentros deportivos.
David Chauca, conocido como 'El hincha israelita', es un militante frepapino muy conocido en Perú por seguir a la Selección Nacional de Fútbol a varios de sus encuentros deportivos. © Agencia Andina

A simple vista, los militantes del Frepap y los seguidores del Aeminpu tienen un aspecto marcado por las barbas y el cabello largo, el uso de túnicas y, en el caso de las mujeres, el cubrimiento del cabello. David Chauca, que milita en el Frepap desde hace 20 años, no niega que el inusitado ascenso del partido, que solo hasta el 2000 había ocupado tres curules en el Parlamento, está relacionado al voto de protesta de muchos ciudadanos tras la disolución del Congreso.

"Esto lo ha creado y formado el mismo comportamiento de los congresistas que estaban antes. Su mal trabajo ha hecho que la población despierte y mire a un partido humilde, que es el Frepap. Estamos arriba por eso y, además, tenemos principios. Como nos dijo nuestro señor Ezequiel Jonás (Ataucusi Molina, hijo del fundador y sucesor en la misión): 'si ven una casa en la punta del cerro, lleguemos allá a dar la mano'. Ha habido un trabajo de años de llegar a todas las casas que podamos. La gente ha visto nuestro esfuerzo, se enamoró de nosotros y marcó el 'pescadito'", señala Chauca.

Según el portal Observatorio para la Gobernabilidad, el Frepap tan solo había conseguido colocar, sin contar al Congreso, a 35 autoridades electas en los comicios regionales y distritales de 2018. Algunas derrotas habían sido tales que perdió la inscripción por no pasar la valla electoral y tuvo que recuperarla con nuevas firmas.

Unión por el Perú y su discurso en contra del 'establishment'

Unión por el Perú es un partido que solo conserva a uno de sus líderes originales: el excongresista José Alejandro Vega Antonio. Fundado a mediados de la década de 1990, el partido logró desde las elecciones generales de 1995 hasta las municipales de 2019 el ingreso de un total de 2,173 autoridades electas.

Su mayor logro congresal se dio en el 2006, cuando obtuvo 45 escaños tras caer en las presidenciales con su candidato Ollanta Humala, cuyo partido se le había aliado. No obstante, esta mayoría fue fragmentándose hacia el fin del periodo parlamentario y UPP no volvió a postular en elecciones generales.

Para los últimos comicios extraordinarios, la figura de este partido es algo diferente. Su líder, Vega Antonio, formó una alianza con Antauro Humala, fundador del Partido Etnocacerista Revolucionario Unido del Perú y hermano del exmandatario Ollanta Humala. Antauro cumple desde 2009 una condena a 25 años de prisión que luego fue reducida por la Corte Suprema a 19 años.

Los cargos que le atribuyeron fueron rebelión, secuestro, homicidio simple, sustracción de armas y otros daños. Esto, por los hechos ocurridos en enero de 2005 durante el asalto a una estación policial en la provincia de Andahuaylas, donde fallecieron cuatro efectivos.

En ese momento, Antauro Humala, quien era mayor del Ejército, había liderado una asonada para deponer al gobierno del presidente Alejandro Toledo Manrique. Su hermano Ollanta, siendo presidente entre 2011 y 2016, nunca le otorgó el indulto.

Antauro Humala Tasso se había presentado en la lista de candidatos por UPP para estas elecciones extraordinarias, pero el Jurado Nacional de Elecciones invalidó su inscripción debido a su condena vigente.
Antauro Humala Tasso se había presentado en la lista de candidatos por UPP para estas elecciones extraordinarias, pero el Jurado Nacional de Elecciones invalidó su inscripción debido a su condena vigente. © Agencia Andina

"Los etnocaceristas tienen un nivel de movilización desde hace muchos años, especialmente en el centro y sur del país. En esta elección han logrado votos en un escenario de descontento general, en el que la gente está cansada y termina eligiendo opciones más populistas y radicales o 'anti-establishment'", explica la politóloga y profesora de la Universidad del Pacífico, Paula Muñoz Chirinos.

Las propuestas legislativas que presentó Unión por el Perú para este periodo 2020-2021 son una mezcla de los ideales etnocaceristas de Humala y la línea más mesurada de los candidatos ligados a Vega Antonio. Lo más radical de su agenda es el impulso de una nueva Constitución Política y de la pena de muerte para violadores sexuales de menores, sicarios, asesinos de policías y funcionarios condenados por corrupción. Además, propone restablecer el servicio militar obligatorio.

¿Cómo definir al UPP? Para el analista político Juan De la Puente, Unión por el Perú ha mutado las suficientes veces como para descartarle la categoría de izquierda. "Yo creo que tiene dos componentes: un componente populista, que es el que resume Antauro Humala, pero no creo que eso sea de izquierda, y un componente más pragmático, que viene del sector de parlamentarios probablemente electos que no lo sigue. Hay gente que, por tradición, llama al UPP como un partido de izquierda, pero yo no lo ubico en esa fila desde fines del 2001".

¿Qué tanto peso e influencia van a tener estos partidos en el Congreso?

Los especialistas entrevistados para este artículo coinciden en que ni el Frepap ni el UPP llegarían a tener influencia suficiente como para acaparar el debate político. De hecho, el partido de Ataucusi puede considerarse hasta inofensivo. Sus propuestas legislativas, al menos, no evidencian ningún extremismo. Entre ellas, están la eliminación del voto obligatorio, la revocatoria y renuncia de congresistas, la eliminación de la inmunidad parlamentaria (una de las reformas que planteó el gobierno de Martín Vizcarra), la elección por concurso público del Tribunal Constitucional (que el Ejecutivo también exigió antes de la disolución del Congreso) y el recorte de la jornada laboral sin perjuicio al salario.

"Las del Frepap son propuestas generales y muy básicas en las que, creo, gran cantidad de personas estaría de acuerdo. Proponen que se dicte el curso de ética en los colegios, pero tampoco es nada extraordinario. No hay razón para considerarlos temibles. No digo que no vayan a plantear en algún momento alguna polémica, pero por ahora no hay razón para sospechar que serán unos 'talibanes' del Congreso", le dijo José Luis Pérez Guadalupe a France 24.

El analista Juan De la Puente coincide en esa lectura: "Yo no creo que exista 'un escenario donde se avecinan fuerzas conservadoras terribles', como he escuchado en los últimos días. He escuchado también a gente que se burla del Frepap porque no tienen ni preparación ni tradición política. Habría que recordarles que la gran mayoría de funcionarios que le robaron al Perú tenía posgrados y doctorados".

En una declaración recogida por 'Canal N', el candidato del Frepap virtualmente electo Wilmer Cayllahua Barrientos señaló que su partido impulsará desde el Congreso una "educación con moral y ética" y que las personas LGBTI+ "tienen el mal enquistado en su corazón y en su sangre". Anteriormente, el eventual congresista había afirmado que su bancada no comparte la política estatal de educación con enfoque de género.

Mariela Noles Cotito, especialista en Políticas de Igualdad de Género, sí considera estos anuncios como un riesgo, pero no pronostica un golpe significativo. "Es posible estimar un retroceso en políticas relacionadas a la igualdad de género o de protección y reconocimiento a la comunidad LGTBI+. Sin embargo, también es cierto que eventualmente habría fuerzas que podrían hacer contención, por lo que no necesariamente tendríamos que caer en el fatalismo de que vamos a retroceder tanto".

Por el lado del UPP, Pérez Guadalupe tiene también sus dudas. "Va a ser un Congreso variopinto y fragmentado. Evidentemente, será difícil ver intenciones de diálogo por parte de 'antauristas' -porque yo los separaría de los de la línea de Vega Antonio- o fujimoristas. Sin embargo, creo que la mayoría de cada fuerza política va a verse obligada a llegar a ciertos consensos y se va a cuidar más porque varios partidos -sino todos- apuntarán a ganarse votos para las elecciones generales del 2021".

Virgilio Acuña Peralta, candidato virtualmente electo por UPP y hermano de César Acuña, presidente del partido Alianza para el Progreso, que apunta a ser segunda bancada con 22 legisladores, adelantó que su primer proyecto de ley será plantear la amnistía para Antauro Humala. No obstante, tal iniciativa podría caer en el despropósito ante un Congreso tan atomizado y con julio de 2021 como fecha de vencimiento.

El nuevo Parlamento peruano aún no entra en funciones. De acuerdo con proyecciones de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), definir los resultados oficiales para proclamar a los 130 candidatos electos tomará cerca de un mes.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.