Saltar al contenido principal

Brexit y periodo de transición: ¿ahora qué sigue?

Un manifestante anti-Brexit sostiene banderas británicas y europeas durante una protesta frente al Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, el 30 de enero de 2020.
Un manifestante anti-Brexit sostiene banderas británicas y europeas durante una protesta frente al Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, el 30 de enero de 2020. © Francois Lenoir / Reuters

La protocolización de la ruptura entre el Reino Unido y la Unión Europea a partir del 31 de enero de 2020 tendrá efecto inmediato solo en el ámbito político. El primero de febrero inicia un periodo de 11 meses de transición que promete ser intenso.

Anuncios

Quienes pensaron que la incertidumbre sobre el Brexit se iba a acabar este viernes con la separación del Reino Unido y la Unión Europea, están muy equivocados. Lo que va a suceder este 31 de enero es apenas el comienzo del capítulo final de esta ruptura.

El hecho de que esta parte de la historia sea la definitiva no quiere decir que será sencilla. Desde la medianoche del viernes comienza un periodo de transición que en principio está proyectado para durar 11 meses.

En este lapso, que irá hasta el 31 de diciembre de 2020, deberá tramitarse un acuerdo macro que determinará con precisión si el divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea se dará en buenos o malos términos. Las negociaciones comenzarán oficialmente del 3 de marzo.

France 24
France 24 © France 24

Aunque Londres puede solicitar una extensión del periodo hasta finales de 2021 o 2022, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha rechazado esa opción. Incluso logró que el Parlamento británico le aprobara una ley que impide una extensión del plazo. Sin embargo, esta norma podría eliminarse en la Cámara de los Comunes.

Antonio Díaz, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Sergio Arboleda, advierte que “si no llegaron a un acuerdo en tres años y medio, después de que eso les costó el puesto a dos primeros ministros, difícil es que en diez meses Boris Johnson pueda llegar a un acuerdo que les guste a todos los que van a votar”.

Pero ¿qué es lo que se negociará en tan poco tiempo? Básicamente, todo.

Acuerdo comercial, la prioridad

Establecer normas en cuanto a cómo será la separación en la práctica es lo más difícil. Expertos coinciden en que los temas más sensibles tienen que ver con circulación de personas, pesca, agricultura, sanidad, servicios sociales, tasas universitarias y control fronterizo en Irlanda del Norte, entre otras.

Los puntos álgidos del acuedo
Los puntos álgidos del acuedo © France 24

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró recientemente que Bruselas buscará "soluciones" que defiendan "la integridad de la UE, su mercado único y su unión aduanera". En ese sentido, ha abogado por la libre circulación de ciudadanos, así como de capitales, bienes y servicios, algo que el Reino Unido no ve con buenos ojos.

Sergio Castro, consultor político y magíster en políticas públicas en el Instituto Atlántico de Gobierno de José María Aznar, afirma que la Unión Europea ha contemplado la imposición de aranceles como medida de presión.

“Si lo hacen, los británicos también pondrían aranceles. Es un 47% de mercancía que la Unión Europea va a recibir del Reino Unido y ese arancel lo paga quien recibe los productos. Eso encarecería los productos británicos dentro de Europa”, advierte.

El Reino Unido representa aproximadamente el 15% de la economía de la Unión Europea y la mitad de sus importaciones proviene de este bloque de países. Además, Londres es la capital financiera del mundo.

La relación entre Reino Unido y la Unión Europea en cifras
La relación entre Reino Unido y la Unión Europea en cifras © France 24

La pesca será otro punto clave en la negociación, pues recuperar el control de las aguas británicas fue uno de los caballos de batalla de los activistas del Brexit. Muchos pescadores europeos viven de lo que capturan en aguas británicas. Ahora temen que ese acceso termine después del Brexit y se ponga en riesgo su sustento.

Cuando Gran Bretaña se convierta en un estado costero independiente, todo puede cambiar para las comunidades que dependen de esa actividad en Francia, Suecia, Dinamarca, Bélgica y Países Bajos.

No obstante, para el experto del Instituto para Gobernar del Reino Unido, Tim Durrant, las conversaciones apuntarán en un comienzo a lograr un acuerdo específico sobre el comercio de bienes manufacturados.

“Mucha de nuestra comida viene de otros países de la UE, de España, de Francia, de los Países Bajos y si no hay acuerdo que incluya la agricultura hay una posibilidad de que los precios de la comida pueden aumentar, es una posibilidad, por eso creo que los bienes manufacturados y la comida van a ser las prioridades”.

¿Qué pasará con los ciudadanos?

Hoy en día, alrededor de 3,5 millones de ciudadanos de la Unión Europea viven en el Reino Unido. Ellos siguen teniendo el derecho de vivir y trabajar allí hasta finales de este año. Sucede igual con los británicos que viven en otros países del bloque europeo.

La Comisión Europea les ha recomendado a sus ciudadanos que se preparen para lo que viene a partir del primero de enero de 2021, independiente de que haya o no un acuerdo. Por ejemplo, recordó que la mayoría de ellos deberá tramitar un permiso de permanencia.

Con las empresas sucede algo similar y su entorno regulatorio sigue siendo el mismo por el momento. Los bancos, los administradores de activos y las aseguradoras en Gran Bretaña continuarán teniendo acceso completo y sin restricciones a los inversionistas en el bloque hasta diciembre. El acceso después del Brexit será justamente uno de los primeros temas que se debatirán en los próximos meses.

El año de los acuerdos

Al tiempo que avanzan las negociaciones entre Londres y Bruselas con miras a un ambicioso acuerdo comercial, el gobierno británico intentará negociar otros pactos bilaterales. Estados Unidos es primero en la lista y está reforzando sus lazos con Downing Street, aunque también hay otros países interesados como México.

Si no se alcanza un acuerdo, el Reino Unido tendrá que comerciar con la Unión Europea en virtud de los términos establecidos por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y sus tarifas aduaneras. Un escenario que no descartan los expertos, muchos de los cuales consideran que pensar en un acuerdo de tal envergadura en tan reducido lapso "no es realista".

Con Reuters, EFE y medios locales
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.