Saltar al contenido principal

EE.UU. endurece las medidas en su territorio contra el coronavirus y se declara en emergencia

Pasajeros llegan al aeropuerto Chicago's O'Hare bajo las restricciones de Estados Unidos. 24 de enero de 2019.
Pasajeros llegan al aeropuerto Chicago's O'Hare bajo las restricciones de Estados Unidos. 24 de enero de 2019. © Kamil Krzaczynsk / Reuters

Con la declaración de emergencia pública, el Gobierno estadounidense aumentó las restricciones incluyendo las limitaciones para los vuelos y cuarentenas para los ciudadanos que evacuaron de China.

Anuncios

Estados Unidos está bajo una declaratoria de emergencia de salud pública. Así lo decretaron las autoridades sanitarias de ese país este 31 de enero para intentar contener el virus, que ya deja al menos siete casos confirmados en el país.

Aunque la figura de la declaración es parecida a la que decretó la Organización Mundial de la Salud (OMS) un día antes, sus medidas difieren de las siete recomendaciones que dio la entidad adscrita a Naciones Unidas. De hecho, Estados Unidos va en contravía de la primera sugerencia que dio la OMS para que el tráfico internacional no se interrumpa a causa del virus. 

Esto es porque a partir del 2 de febrero, el Gobierno norteamericano limitará el ingreso de los aviones provenientes de China y permitirá su aterrizaje en solo siete aeropuertos, según Kenneth Cuccinelli, director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración.

Además, las autoridades advirtieron que no permitirán el ingreso de extranjeros que hayan viajado a China en las últimas dos semanas y les sugirieron a sus ciudadanos, una vez más, no viajar al país asiático. 

El Gobierno estadounidense también tomó medidas respecto a sus 195 ciudadanos que evacuó de Wuhan a principios de la semana. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron una orden de cuarentena para todos y añadió que serán recluidos durante dos semanas en una base militar en Carolina del Sur. Entre las personas en observación se cuentan funcionarios norteamericanos, sus familias y otros que vivían en Wuhan, donde se originó el nuevo virus. 

Incluso, el presidente Donald Trump creó una fuerza de tarea contra el coronavirus que está coordinando todas las respuestas del Gobierno para contener la enfermedad. Aquella está compuesta por la Secretaría de Salud y Servicios Humanos, el Consejo de Seguridad Nacional y varios expertos en salud de otras instituciones gubernamentales.

EE.UU. es el octavo país con más personas contagiadas

Hasta ahora, Estados Unidos ha confirmado siete casos de coronavirus desde el primer contagio el 19 de enero, incluyendo uno de persona a persona que se presentó en California el 31 de enero. 

Esto lo posiciona por ahora como el octavo país con más casos, después de China, Tailandia, Japón, Singapur, Malasia, Australia y Corea del Sur. Pero las cifras pueden no parar pues las autoridades estudian 191 casos para concretar si esas personas padecen o no el virus, según Robert Redfield, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Sin embargo, el experto y el secretario de Salud, Alex Azar, afirmaron que el riesgo público es bajo en ese país. 

La primera persona contagiada con coronavirus en territorio estadounidense fue un hombre de 35 años que había regresado a Washington de un viaje a China. Con el transcurso de los días, la enfermedad se complicó al punto de desencadenar una neumonía y necesitar ayuda de una máquina de oxígeno para complementar su respiración. Aunque se mejoró y casi todos sus síntomas desaparecieron, todavía sigue hospitalizado, según el personal clínico que maneja el caso. 

El coronavirus también influye en la economía estadounidense

El aumento de las personas contagiadas del virus no solo hace que el Gobierno estadounidense responda sino que además ya está impactando a la economía. Así se evidencia con la caída del Dow Jones en un 2,1% el 31 de enero. 

Esto hace parte de un temor mundial por el golpe económico que China pueda sufrir a causa del virus. Y es que en una misma semana, las acciones mundiales se desplomaron, a la par que el precio del petróleo y del yuan cayeron

A pesar de los impactos, hay quienes estiman que el coronavirus podría ser una oportunidad económica para Estados Unidos. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, afirmó que la dificultad sanitaria que enfrenta China, donde se presentan el 99% de los casos y todas las muertes (258) que ha habido hasta ahora, puede generar que las empresas que tienen las cadenas de suministro en ese país reconsideren su ubicación. 

"Creo que ayudará a acelerar el regreso de los empleos a América del Norte, algunos a Estados Unidos, probablemente también a México", sostuvo el funcionario en una entrevista con 'Fox Business'.

Con Reuters y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.