Saltar al contenido principal

Italia autorizó el desembarco del Open Arms con 363 migrantes en Pozzallo

El barco humanitario Open Arms cerca a la costa italiana de Lampedusa el 16 de agosto de 2019.
El barco humanitario Open Arms cerca a la costa italiana de Lampedusa el 16 de agosto de 2019. REUTERS/Guglielmo Mangiapane

Los responsables de la nave de la ONG española que lleva el mismo nombre habían denunciado, horas antes de recibir el permiso italiano, que en tres oportunidades Malta les había negado la aprobación para atracar en uno de sus puertos.

Anuncios

Los 363 migrantes que fueron rescatados por la embarcación de la ONG española Open Arms tocarán tierra firme en Pozzallo, Italia. La autorización para atracar en este punto de la isla de Sicilia fue otorgada este 1 de febrero luego de tres intentos fallidos por arribar a Malta. 

En su cuenta de Twitter, el activista español Òscar Camps y miembro activo de Open Arms desde 2015 se refirió a la autorización italiana y destacó que el trabajo que realiza la ONG es un "esfuerzo enorme por salvar muchas vidas". 

El drama de la búsqueda de aprobación portuaria mantuvo a los migrantes y a los líderes de Open Arms sumergidos en una marea de tensiones durante días, debido a las dificultades para que fuera puesto en marcha el mecanismo de repartición de migrantes implementado por varias naciones europeas. 

Sin entregar mayores detalles, el Ministerio del Interior italiano emitió la autorización y atribuyó el retraso a los presuntos obstáculos en la aplicación de la citada medida entre países vecinos. 

Aunque, en principio, fueron 365 los migrantes rescatados de las aguas al fracasar en su intento por salir de las costas libias, dos de ellos fueron evacuados justamente a Italia días antes por presentar fuertes dolores abdominales y quemaduras graves. 

Uno de los evacuados fue un joven de 17 años de origen somalí llamado Mohamed. Su historia da cuenta de los crímenes cometidos por el grupo yihadista Al-Shabab, que acabó con la vida de sus padres. Apenas días antes de subir a la patera en la que partió, este menor de edad fue víctima de torturas por parte de traficantes libios. 

La única opción

Por el momento, este barco humanitario de bandera española es el único que permanece en operación en las aguas del Mediterráneo. De acuerdo con lo declarado por sus voceros, fue la alternativa disponible para llevar a cabo el rescate de los ocupantes de otra nave en la que aguardaban apiñados cerca de 100 migrantes. 

Los más de 200 restantes habían sido auxiliados en el desarrollo de otras cuatro operaciones y su mayoría son mujeres y menores de edad procedentes de naciones como Senegal, Burkina Faso, Guinea, Chad, Gambia, Sudán del Sur y Egipto. 

Anteriormente, otras embarcaciones como el SOS Méditerranée, el Ocean Viking de Médicos Sin Fronteras (MSF) y el Alan Kurdi de la ONG alemana Sea Eye también realizaban rescates en el Mediterráneo. Sin embargo, debido a las dificultades para llevar a cabo este tipo de misiones, el Open Arms quedó en funcionamiento como la única opción en la zona para cumplir la meta de salvar vidas, vidas migrantes. 

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.