Saltar al contenido principal

Sofía Kenin venció a Garbiñe Muguruza y se consagró campeona del Abierto de Australia

La estadounidense Sofía Kenin celebra mientras besa el trofeo después de ganar su partido contra la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza en la final del Abierto de Australia, en el Rod Laver Arena, en Melbourne, Australia, el 1 de febrero de 2019.
La estadounidense Sofía Kenin celebra mientras besa el trofeo después de ganar su partido contra la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza en la final del Abierto de Australia, en el Rod Laver Arena, en Melbourne, Australia, el 1 de febrero de 2019. © Hannah Mckay / Reuters
Texto por: Leonardo Niño
5 min

La joven tenista estadounidense, de 21 años, terminó dos semanas de ensueño en Melbourne Park con el premio mayor, luego de derrotar a la hispano-venezolana por parciales 4-6, 6-2 y 6-2 y conquistar así su primer título de Grand Slam.

Anuncios

Sofia Kenin mostró agallas y combatividad en el camino hacia su primer título de Grand Slam este 1 de febrero, y se graduó, a pesar de su corta edad, como una gran campeona al derrotar Garbiñe Muguruza en tres sets en el Abierto de Australia. 

Nacida en Moscú e hija de padres inmigrantes rusos, la decimocuarta sembrada del torneo se convirtió en la estadounidense más joven en un ganar un título en los cuatro grandes desde Serena Williams en 2002. Kenin, que venía de dejar en el camino a la número 1 del mundo y favorita del público, la australiana Ashleigh Barty, vino desde atrás. Perdió el primer set por 6-4, pero se repuso y con un doble 6-2 superó a otra gran revelación del torneo, la española, nacida en Caracas, Venezuela, Garbiñe Muguruza. 

Kenin, que nunca había avanzado más allá de la cuarta ronda en un Grand Slam antes de este partido, mostró su alto nivel de confianza y el buen estado de forma por el que está pasando. La norteamericana había derrotado a Muguruza en su único enfrentamiento previo en Beijing en 2019, y llegó al trascendental duelo del sábado con un plan de juego claro, mezclando tiros rápidos y golpes profundos con su derecha para sorprender a Muguruza que no cedía un solo set desde la segunda ronda.

Muguruza, de 26 años, había llegado a Melbourne sufriendo de un virus que la obligó a abandonar el Hobart International, pero la española pronto volvió a jugar con su fuerza que la ayudó a alcanzar el primer puesto en el ranking femenino en 2017.

Sin embargo, la exganadora de Wimbledon y del Roland Garros, mostró algunas de las inconsistencias que la llevaron a caer a la posición 36 en el ranking en 2019. Contra Kenin, apenas obtuvo el 57 % de sus primeros servicios y aunque sumó nueve aces, no supo compensarlo porque registró ocho dobles faltas. De igual forma, Muguruza sumó cuatro tiros ganadores más que su rival, pero tuvo casi el doble de errores no forzados.

Sofía Kenin, de Estados Unidos, y Garbine Muguruza, de España, posan con los trofeos después de la final del Abierto de Australia en el Rod Laver Arena, en Melbourne, Australia, el 1 de febrero de 2019.
Sofía Kenin, de Estados Unidos, y Garbine Muguruza, de España, posan con los trofeos después de la final del Abierto de Australia en el Rod Laver Arena, en Melbourne, Australia, el 1 de febrero de 2019. © Edgar Su / Reuters

Kenin vino desde atrás para ganarle a Muguruza y hacer su sueño realidad

Tras perder el primer set, Kenin llegó a la cancha en el segundo set con renovado vigor, y mayor poderío en sus disparos. Y niveló las cosas con dos quiebres. La intensidad aumentó considerablemente en el set decisivo, con Muguruza intentando dar la pelea a pesar de padecer unas molestias en un muslo y en la zona lumbar, mientras que Kenin casi se redujo a lágrimas de frustración por algunos de sus golpes y arrojó su raqueta varias veces.

Cuando estaba abajo 0-40 en el quinto juego y entre la espada y la pared, Kenin produjo posiblemente su mejor tenis del partido. Sacó tres tiros ganadores de la manga y disparó un ace para mantener el servicio por 3-2. En total, la estadounidense salvó 10 de los 12 puntos de quiebre y esto sumado a los problemas con el servicio de la española, que registró tres dobles faltas en el último juego, le permitieron sellar su victoria con un segundo quiebre.

Entre lágrimas de emoción e incredulidad, y luego de abrazar a su padre y mentor, Kenin alzó el trofeo del Abierto de Australia y declaró: "Solo quiero decir que mi sueño se ha hecho oficialmente realidad. Si tienes un sueño, hazlo, porque puede hacerse realidad (...) siento que la fortaleza mental ha sido una gran parte de mi éxito aquí. He trabajado en eso a lo largo de los años. Simplemente está dando sus frutos", añadió la gran campeona. 

Por su parte, Muguruza dijo que quería felicitar a Kenin por jugar "un gran partido y hacer un gran torneo, espero que haya más partidos como este. También me gustaría mencionar a mi equipo por lo que ha hecho por mí, a mi entrenadora Conchita (Martínez) por ayudarme a alcanzar la segunda final de Grand Slam”, comentó Muguruza, abatida tras el partido.

Durante bastante tiempo, Kenin fue ignorada y subestimada, atrayendo mucha menos atención que otros jóvenes tenistas de EE. UU., como Coco Gauff, de 15 años, a la que Kenin venció en la cuarta ronda esta semana. Quizás, ahora, sea más tomada en serio: es la campeona más joven del Abierto de Australia desde 2008, cuando María Sharápova ganó a los 20 años en Melbourne Park, y ascenderá al puesto 7 del ranking de la WTA, siendo la estadounidense más joven en debutar en el top 10 desde que Serena Williams lo hiciera en 1999.

Con Reuters, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.