Saltar al contenido principal

En medio de protestas de rechazo, asume el nuevo primer ministro de Irak

El recién nombrado primer ministro de Iraq, Mohammed Tawfiq Allawi, pronuncia un discurso televisado en Bagdad, Iraq el 1 de febrero de 2020.
El recién nombrado primer ministro de Iraq, Mohammed Tawfiq Allawi, pronuncia un discurso televisado en Bagdad, Iraq el 1 de febrero de 2020. © ©Reuters

El nuevo primer ministro busca bajar la tensión de las protestas sociales en el país árabe, pero su nombre genera divisiones y parte de los manifestantes lo ven como uno más de la élite gubernamental que rechazan.

Anuncios

Irak tiene un nuevo primer ministro: Mohammed Tawfiq Allawi. El funcionario espera aliviar la tensión que vive el país desde octubre de 2019, cuando estallaron las protestas. Sin embargo, los manifestantes rechazan al nuevo líder de gobierno a quién señalan de ser parte de la misma élite que los llevó a la crisis.

El primer ministro fue nombrado directamente por el presidente Barham Salih este 1 de febrero, luego de que el Parlamento emitió el fallo mediante el cual llegaron a un consenso para elegir al funcionario. Irak estaba con un gobierno encargado desde el 1 de diciembre, tras la renuncia de Adel Abdelmahdi.

Allawi aceptó el cargo y pidió el apoyo de los manifestantes que exigen medidas duras contra la corrupción, más empleos y mejores servicios públicos. A través de un video en redes sociales dijo: “Les pido que sigan las protestas, porque si no están conmigo, estaré solo y no podré hacer nada”.

En alusión con los hechos recientes que atizaron la violencia en Irak, cuando drones estadounidenses mataron al general iraní Qasem Soleimani, el primer ministro manifestó a través de un comunicado: “Prometo proteger a Irak de cualquier injerencia externa y no permitir que el país se convierta en una arena para saldar cuentas en distintos conflictos".

Manifestantes iraquíes se dispersan después  que las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos durante las protestas contra el gobierno en Bagdad, Iraq, 1 de febrero de 2020.
Manifestantes iraquíes se dispersan después que las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos durante las protestas contra el gobierno en Bagdad, Iraq, 1 de febrero de 2020. © Wissm al-Okili / Reuters

“Rechazamos a Allawi”

Alawii ha tenido fuertes vínculos con el gobierno anterior. Fue ministro de Comunicaciones en el gobierno de Al Maliki en dos oportunidades y su candidatura fue apoyada por los bloques políticos tradicionales del Parlamento.

En Bagdad y en las ciudades del sur del país, de mayoría chiita, los manifestantes que acampan en las calles desde hace meses piden la remoción de la clase política dirigente. Y el nuevo primer ministro parece no convencerlos. De hecho, desde los lugares de protesta cantaron: “rechazamos a Allawi” y compartieron afiches con la cara del nuevo primer ministro tachado con una equis roja.

El nuevo primer ministro tiene un mes para formar gobierno y liderar esa coalición para las elecciones anticipadas, para las cuales todavía no hay fecha. Y para lograr ese objetivo debe dialogar con dos grandes bloques políticos, uno liderado por el clérigo Moqtada Al-Sadr y otro bloque conformado por partidos respaldados por Irán y relacionados con poderosos grupos paramilitares que combatieron la invasión de Estados Unidos en 2003.

Este segundo bloque ha sido el poder dominante desde la caída del dictador Saddam Hussein. Incluso su fuerza aumentó tras la derrota del Estado Islámico (EI) en 2017, su influencia es enorme en la economía y en el Parlamento. Algunas de esas milicias han apoyado a las fuerzas de seguridad contra los manifestantes, en esos choques por lo menos 500 personas han muerto desde el comienzo de las protestas.

Por lo pronto, Alawi tendrá que lograr poner de acuerdo las partes, de no lograrlo ya ha dicho que renunciará al cargo.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.