Saltar al contenido principal
Reporteros

Entre la impunidad y el olvido, República Democrática del Congo grita por justicia

© France 24

República Democrática del Congo ha sido afectada por dos guerras. La primera se desarrolló entre 1996 y 1997. Posteriormente, en 1998, sufrió de los enfrentamientos de facciones rivales que tuvieron participación de países vecinos. La situación dejó más de tres millones de muertos y heridas en la población. Hoy, son ellos quienes piden justicia y esperan una acción fuerte del presidente, Félix Tshisekedi, quien cumplió un año en el poder.

Anuncios

Han pasado casi 17 años del fin de la guerra en República Democrática del Congo y una parte de la población solo piensa en una cosa, justicia. Afectada por dos enfrentamientos bélicos, la nación del centro de África, perdió cerca de 3,8 millones de personas entre ellas, adultos mayores, mujeres y niños.

Muchos de los muertos, especialmente en el segundo conflicto, no fueron alcanzados por la violencia de la guerra sino por por el hambre y la enfermedad.

La primera guerra en el país se vivió entre los años 1996 y 1997, cuando una parte de la población pedía la renuncia del líder Mobutu Sese Seko, un militar que ostentaba el poder desde 1965 y que era acusado de haber dado protección a los autores del genocidio tutsi en Ruanda durante el año 1994.

Tras el derrocamiento de Mobutu, el nuevo líder del país permitió el exterminio de integrantes de la etnia hutu en venganza. Esa situación y su proceso de independencia de aliados como Ruanda y Uganda, quienes le habían respaldado en el proceso de derrocamiento, provocaron el segundo conflicto en el territorio.

En la actualidad, años después de lo ocurrido, la impunidad parece haber dominado la escena en República Democrática del Congo. Sus habitantes en medio del dolor siguen presionando por justicia, al tiempo que denuncian que algunos de los participantes en hechos de violencia permanecen en altas esferas del poder.

La presión está sobre el presidente del país, Félix Tshisekedi, quien durante una visita a París informó a los reporteros de France 24 que mantiene la propuesta de conformar un tribunal especial para investigar esos crímenes y que los responsables “serán juzgados en el Congo y no en otro país”.

Mientras ello ocurre, las poblaciones de Kisangani y Kaniola (las más afectadas por el conflicto) buscan seguir adelante. Presionan para evitar que la impunidad siga avanzando al tiempo que educan a las nuevas generaciones sobre lo ocurrido para que la historia no se borre con el tiempo.

 


 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.