Saltar al contenido principal

Somalia declara emergencia nacional por plaga de langostas del desierto

Niña etíope intenta defenderse de las langostas en la región somalí de Jijiga, enero 12, 2020
Niña etíope intenta defenderse de las langostas en la región somalí de Jijiga, enero 12, 2020 © REUTERS/Giulia Paravicini

La Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió de una amenaza sin precedentes para la seguridad alimentaria y los medios de vida en el Cuerno de África.

Anuncios

Los insectos, que llegaron hace unos seis meses procedentes del sur de la Península Arábiga, se han ido extendiendo a Somalia, Sudán, Uganda, Kenia y Etiopía. Estos últimos dos países están llevando a cabo fumigaciones aéreas, técnica que está siendo difícil de implementar en Somalia debido a la situación de inseguridad.

En Somalia hay amplias áreas rurales del centro y sureste que están fuera del control del Gobierno Federal a causa de la insurgencia yihadista. Esta situación ha repercutido, durante los últimos dos meses, en la agricultura y la ganadería, fuente de alimento esencial para la población somalí.

La langosta del desierto ingiere su propio peso por día

La langosta del desierto es la plaga migratoria más destructiva del mundo. En respuesta a estímulos ambientales, pueden formar enjambres densos y de gran movilidad. Es un insecto voraz que ingiere su propio peso cada día, mostrando preferencia por los cultivos alimentarios.

Según la FAO, un enjambre de un kilómetro cuadrado puede contener hasta 80 millones de ejemplares adultos y tiene la capacidad de consumir la misma cantidad de alimentos al día que 35.000 personas. Con lo cual, los enjambres de gran tamaño son una grave amenaza para la seguridad alimentaria y los medios de vida rurales. 

Langostas se alimentan de una planta cerca de la aldea de Riandira en el condado de Kirinyaga (Kenya), 14 de enero de 2020
Langostas se alimentan de una planta cerca de la aldea de Riandira en el condado de Kirinyaga (Kenya), 14 de enero de 2020 © REUTERS/Baz Ratner

El reconocimiento de la plaga como situación de emergencia nacional busca que se concentren e incrementen los medios de lucha disponibles, pero también que Somalia consiga financiación adicional para luchar contra el problema. "Debemos dedicar nuestros mayores esfuerzos a proteger la seguridad alimentaria y los medios de vida del pueblo somalí. Si no actuamos ahora, nos arriesgamos a una grave crisis alimentaria que bajo ninguna circunstancia nos podemos permitir", señaló este 2 de febrero al anunciar la decisión el ministro de Agricultura somalí, Said Hussein, según reportó la agencia de noticias internacional EFE.

Con las dimensiones de la plaga podría aumentar significativamente el riesgo de hambruna en el Cuerno de África

La FAO estima que la plaga podría multiplicarse por 500 a medida que avance el año, con enjambres capaces de destruir a diario cultivos suficientes para alimentar a 2.500 personas durante un año. Así mismo, ha hecho un llamado a la comunidad para que aporte 76 millones de dólares destinados a combatir la plaga y paliar sus daños, de los que ya ha conseguido 15,4.

Según la Organización, hace 25 años que Somalia y Etiopía no se enfrentan a un brote de langostas de esta dimensión y en Kenia, a donde llegó más tarde pero con más fuerza, hace 75 años que no se veía algo igual. 

Si esta plaga consigue perturbar las próximas cosechas, previstas para marzo, se espera que aumente significativamente el riesgo de hambruna en el Cuerno de África; región que comenzaba a recuperarse tras varios años de sequías y recientes inundaciones en Etiopía, Somalia y Sudán, entre otros países.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.