Saltar al contenido principal

Asegurarse contra el coronavirus, una misión casi imposible

Anuncios

Londres (AFP)

Ante la propagación del nuevo coronavirus chino, las empresas y los turistas lo tendrán difícil para obtener una compensación de las compañías de seguros, que rechazan cubrir epidemias de este tipo, apuntan los expertos.

Todavía es difícil evaluar el impacto económico del virus, que ha dejado más muertos en China que el SRAS de principios de los años 2000, y que ya está perturbando los planes de muchos turistas así como las cadenas de suministro de la industria.

Sin embargo será difícil obtener una compensación, sobre todo para las compañías que trabajan en varios territorios.

Es también muy poco probable que los seguros contratados cuando se compró un viaje cubran las epidemias.

Los turistas deberán informarse en sus compañías de tarjetas de crédito o agencias de viaje para obtener reembolsos en caso de anulaciones o de gastos médicos.

Para las empresas, en particular las compañías aéreas que detuvieron o redujeron sus viajes a China, podría no haber ningún recurso posible, advierte Clarissa Franks, una responsable de gestión de riesgos en Marsh, un corredor de seguros de Londres.

"La cuestión son los detalles", explica a la AFP y subraya que algunas cláusulas de las pólizas de seguros pueden cubrir enfermedades transmisibles pero de manera general las epidemias como el coronavirus están excluidas.

El nuevo virus contaminó a más de 17.200 personas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la epidemia como "urgencia sanitaria pública de alcance internacional".

El célebre mercado de seguros Lloyd's of London no registró por el momento un aumento de la actividad de sus miembros, apuntan dos fuentes cercanas.

En China la epidemia "debería afectar los resultados y los ingresos de las aseguradoras" del país en 2020, estima la agencia de calificación financiera S&P, que habla de razones como la volatilidad de los mercados financieros y de la reducción de intercambios con los clientes.

La epidemia de SRAS que empezó en China en 2002 puede ser una indicación de los posibles conflictos entre aseguradoras y clientes.

El impacto del SRAS en el sector del turismo fue estimado entre 30.000 y 50.000 millones de dólares por el Consejo Mundial de Viaje y Turismo (World Travel and Tourism Council).

Pero en esa época la economía china solo representaba el 5% del Producto Interior Bruto (PIB) frente al 20% actualmente. Además los chinos son ahora los principales viajeros del mundo.

El sector de los seguros estará "muy atento", según Malcolm Tarling, un portavoz de la asociación de aseguradoras británicas (ABI, Association of British Insurers).

"Si alguien viaja [a China] y no respeta las consignas del gobierno, entonces muchos seguros no son válidos. Si piensa que su viaje es esencial, tiene que hablar primero con su aseguradora", apunta el portavoz.

Aviva, una de las mayores compañías de seguros británica, explico a la AFP que los clientes necesitan una cobertura especial para "las perturbaciones del viaje" para estar seguros de recibir un reembolso.

"Seguimos la situación de cerca pero hasta ahora la gran mayoría de demandas están relacionadas con los clientes que viajan hacia y desde China" más que las de empresas preocupadas, dijo una portavoz del grupo.

El gigante alemán Allianz considera por su parte que los particulares tienen que ponerse primero en contacto con su compañía aérea o con su agencia de viajes antes de que con su aseguradora.

Para las empresas, las enfermedades contagiosas están cubiertas por pólizas específicas cuyo coste podría desalentar a los suscriptores.

"Los seguros tradicionales no pueden cubrirlo todo y los seguros no tradicionales tienden a ser muy caros y necesitan un largo proceso para determinar las necesidades de cada empresa", explicó Franks.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.