Saltar al contenido principal

Medio millón de sirios huyen de la provincia de Idlib ante los bombardeos

Una mujer siria viaja en la parte trasera de un camión con pertenencias, huyendo del sur de la provincia de Idlib.
Una mujer siria viaja en la parte trasera de un camión con pertenencias, huyendo del sur de la provincia de Idlib. © Rami Al Sayed / AFP
9 min

520.000 civiles fueron desplazados en los últimos dos meses en el noroeste de Siria. Esta es una de las oleadas de éxodo más grandes desde que empezó el conflicto en el 2011. Desde diciembre, Al-Ásad y Rusia están bombardeando la provincia de Idlib de manera casi diaria con el objetivo de retomar el control de ciudades y localidades a manos de los rebeldes y de los yihadistas.

Anuncios

El éxodo sigue para la población siria y la crisis humanitaria es cada día más desastrosa, en palabras de la ONU. Medio millón de civiles abandonaron sus casas desde diciembre de 2019 porque el territorio donde vivían se convirtió en el epicentro de la lucha entre el régimen sirio, los rebeldes y los yihadistas de Hayat Tahrir Al-Cham (HTS, antigua rama siria de Al Qaeda). Después de nueve años de guerra, Bashar al-Ásad controla el 70% del país, e hizo de la provincia de Idlib el campo para su última batalla. 

"Desde el 1 de diciembre unas 520.000 personas fueron desplazadas (...) la gran mayoría -80%- son mujeres y niños", dijo a la AFP David Swanson, un portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La población de Idlib huye hacia el norte de la provincia y la frontera con Turquía 

Cada día, caravanas de automóviles y camionetas salen cargadas con colchones, colchas y alfombras, según lo que vieron los reporteros de AFP. La mitad de los aproximadamente tres millones de habitantes de la región de Idlib ya son desplazados que habían huido de otras localidades recuperadas por el régimen sirio en los últimos años.

Entre ellos, Mohammed Bahjat al-Abda, desplazado de la localidad de Saraqeb, que huye con dos niños en un coche. "Nos vamos porque no hay más seguridad, los servicios son inexistentes, no hay agua ni electricidad. Además no sabemos cuándo tendremos un ataque aéreo o un cohete. Solo Dios puede ayudarnos", dijo a AFP. 

Sirios desplazados del sur de la provincia de Idlib viajan en vehículos cargados de muebles, cerca de la frontera con Turquia.
Sirios desplazados del sur de la provincia de Idlib viajan en vehículos cargados de muebles, cerca de la frontera con Turquia. © Rami Al Sayed /AFP

"La mayoría de los nuevos desplazados huyen de las zonas del frente. Se trasladan a las zonas urbanas y los campos de desplazados en el noroeste de Idlib. Otros van a los territorios del norte de la provincia de Alepo, cerca de la frontera con Turquía", precisó Swanson.

Turquía contraataca en la lucha por el control de Idlib
01:35

Sin embargo, Turquía no quiere acoger a más refugiados en su territorio (ya son 3 millones los sirios que viven en el país). El Gobierno de Erdogan, que apoya algunos grupos rebeldes, está desplegando tropas en el noreste de Siria para limitar el avance de las tropas de Al-Ásad. El lunes 3 de febrero, soldados de ambos campos se enfrentaron, alcanzando un grado de violencia casi inédito en nueve años de conflicto.

Al menos 83 civiles fueron asesinados en Idlib entre el 20 de enero y el 3 de febrero de 2020

"La violencia casi diaria" causó "sufrimientos injustificables para centenares de miles de personas que viven en la zona", agregó Swanson. Desde diciembre, decenas de civiles murieron en los bombardeos que causaron también enormes destrucciones. Unos meses antes, entre abril y agosto de 2019, la larga ofensiva en Idlib ya había causado la muerte de por lo menos 1.000 sirios, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). 

Además, en todo Idlib "hay una escasez crítica de alimentos, vivienda, servicios de salud y asistencia para los meses de invierno, así como de otros servicios básicos necesarios para la supervivencia", precisó la OCHA a principios de enero.

En total, 53 centros sanitarios (convertidos en blancos del régimen) cerraron, según la OMS. Esto ha exacerbado el sufrimiento de la población local. El 4 de febrero, Unicef pidió el cese de las hostilidades en Siria para dar un respiro a los niños. 

Niños miran en la escalera de una casa en las cercanías de la ciudad de Tal Abyad, en el norte de Siria, donde muchas familias del sur de la provincia de Alepo han huido tras el bombardeo de las fuerzas del gobierno sirio.
Niños miran en la escalera de una casa en las cercanías de la ciudad de Tal Abyad, en el norte de Siria, donde muchas familias del sur de la provincia de Alepo han huido tras el bombardeo de las fuerzas del gobierno sirio. © Bakr Alkasem /AFP

"La crisis en el noreste de Siria se está convirtiendo en una crisis de protección infantil a una escala sin precedentes", aseguró el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

De los 900 menores que murieron en Siria en el 2019 a causa del conflicto, más del 75% estaba en el noreste. En los dos últimos meses, 300.000 niños fueron desplazados de la provincia de Idlib. 

La actual es una de las oleadas de exilio más importantes desde el principio del conflicto. En total, de los 20 millones de sirios que había antes la guerra, la mitad tuvo que tomar el camino del desplazamiento.

Con AFP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.