Saltar al contenido principal

Líder de los deportes de hielo de Francia negó haber protegido al entrenador acusado de violación

El presidente de la Federación de Deportes de Hielo de Francia, Didier Gailhaguet, brinda una conferencia de prensa en París, el 5 de febrero de 2020.
El presidente de la Federación de Deportes de Hielo de Francia, Didier Gailhaguet, brinda una conferencia de prensa en París, el 5 de febrero de 2020. © Franck Fife / AFP

Didier Gailhaguet, presidente de la Federación de Deportes de Hielo de Francia (FFSG), alegó haberse enterado de las acusaciones de expatinadoras contra el antiguo entrenador Gilles Beyer “hace una semana y media” a través de los medios. Además, descartó el pedido de renuncia de la ministra de Deportes.

Anuncios

Didier Gailhaguet ensayó una encendida defensa de su gestión, en medio de los cuestionamientos a los que ha sido sometido por su gestión del caso del entrenador Gilles Beyer, acusado públicamente de violación por expatinadoras, que revelaron hechos ocurridos hace más de 20 años.

El presidente de la Federación de Deportes de Hielo de Francia (FFSG) –quien ha sido la figura fuerte de la entidad durante más de dos décadas- aseguró que “no protegí a Gilles Beyer” y alegó que se enteró de las presuntas violaciones “hace una semana y media” a través de los testimonios difundidos por los medios de comunicación.

A la cabeza de las acusaciones contra Beyer está Sarah Abitbol, diez veces campeona nacional de patinaje de Francia, quien aseguró en una entrevista al semanario L’Obs (y en un libro lanzado la semana pasada) que su antiguo entrenador la violó cuando tenía entre 15 y 17 años.

Otras dos expatinadoras expresaron las mismas denuncias contra Beyer en un reportaje publicado por el diario deportivo L’Équipe, que también difundió otros testimonios de antiguas deportistas que sufrieron abusos sexuales en el ámbito del patinaje, la natación y el tenis.

Las denuncias públicas llevaron a la Fiscalía de París a abrir el martes 4 de febrero una "investigación preliminar" sobre estos episodios y, también, con la misión de descubrir otros casos similares que pudieran haberse registrado.

La explosión de estos hechos generó una fuerte reacción de la ministra de Deportes de Francia, Roxana Maracineanu, quien exigió a las federaciones y clubes trabajar para sacar a la luz estos casos y evitar que se repitan. Además, cargó contra Gailhaguet, a quien le pidió en una reunión el lunes 3 de febrero que “asuma su responsabilidad” y renuncie a su cargo, demanda respaldada por el Gobierno francés, según confirmó este miércoles 5 de febrero la portavoz de la Administración de Emmanuel Macron, Sibeth N’Diaye.

Gailhaguet dice ser acusado por “una ministra moralista” y “oportunistas”

Sin embargo, en su defensa pública ante los periodistas, Gailhaguet negó que vaya a renunciar porque para hacerlo “debería haber una falta y no considero que la haya cometido” y “me piden que dimita por hechos que se remontan a treinta años”, a la vez que cargó contra la ministra Maracineanu, a quien acusó de no haberlo escuchado en su encuentro del lunes porque “está cubierta de certezas”.

“¿Desde cuándo se abolió la presunción de inocencia en este país? La Federación está acusada por los medios de comunicación, cuanto menos salvajes, por una ministra moralista, y de acuerdo con los oportunistas de las circunstancias que no hemos visto en otras partes de las pistas de hielo durante, casi, diez años, con algunos pensamientos electorales”, sostuvo.

Por otro lado, pese a haber dicho que conoció los hechos a partir de los medios, Gailhaguet indicó que él solicitó una investigación administrativa al ministerio de Deportes en 2000 sobre Gilles Beyer, quien ya era una figura controvertida en el mundo del patinaje en aquel momento.

Gailhaguet aseguró que se ve “afectado” por la situación, debido a que él también fue entrenador de algunas de las jóvenes que han visto sus vidas “destrozadas para siempre por culpa de bastardos que se aprovecharon de su inocencia”.

Pero el líder de los deportes de hielo franceses sufrió un contratiempo el martes 4 de enero por la noche, cuando cuatro de los dieciséis miembros del Comité Ejecutivo de la FFSG renunciaron en desacuerdo con la postura de Gailhaguet de continuar en su cargo.

Deportistas franceses llaman a romper el silencio en una carta contra las agresiones sexuales

"Violencia sexual: Es hora de dar la voz", así se titula la carta que el martes 4 de febrero publicó el diario francés Le Parisien. La firman algunos de los deportistas franceses más reconocidos como el judoca Teddy Riner, la futbolista Gaëtane Thiney o la patinadora Nathalie Pechalat. Todos ellos son miembros de la comisión de atletas de alto nivel del Comité Nacional Olímpico y Deportivo de Francia (CNOSF).

En la carta, los deportistas dicen sentirse indignados mas no sorprendidos por las revelaciones de violación en el patinaje francés. Agradecen el trabajo de investigación de los periodistas que ventilaron los hechos y a la vez se solidarizan con las víctimas.

Sin embargo también hacen su "mea culpa" porque afirman sentirse responsables. "Todos hemos tenido dudas, sospechas, oído rumores", aseguran, pero por miedo a poner en riesgo su futuro se han acostumbrado a callar.

Para romper con esa costumbre, los atletas piden que se actúe colectivamente. Demandan a los dirigentes no callar ni tratar de tapar hechos para proteger un club o una federación, a los entrenadores no "hacerse los de la vista gorda" y a los padres no olvidar para seguir adelante.

Asimismo, reiteran su apoyo a la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, por su posición firme ante los hechos y por "su compromiso en la lucha contra toda forma de violencia en el deporte".

Célula de apoyo a las víctimas y cursos de prevención

Los 54 firmantes también hacen propuestas para luchar contra las agresiones sexuales. Por una parte, piden la creación de una célula de asistencias a las víctimas que trabaje de manera independiente. Esta podría contactar tanto al ministerio de Deportes para abrir investigaciones administrativas como a la justicia.

Además de esto, solicitan que los antecedentes judiciales de los voluntarios, entrenadores y dirigentes tanto de clubes como de federaciones estén bajo control permanente por un ente independiente con capacidad para intervenir.

Por último, desean que se pongan en marcha medidas legislativas para revocar a todo individuo implicado en un caso de agresión sexual así como cursos de prevención y concientización en todas las estructuras deportivas.

Las denuncias se extienden al mundo del fútbol

La marea sigue agitada. En la mañana de este miércoles 5 de febrero, la policía detuvo a Said Chabane, el presidente del SCO Angers, club de la primera división francesa de fútbol. Chabane, de 55 años, es acusado de agresiones sexuales, abuso de su función y acoso.

Tres empleadas y extrabajadoras, entre los 25 y 30 años declararon ser víctimas de "caricias en las partes íntimas", según informó a la agencia AFP Eric Bouillard, fiscal de la República de Angers.

"La investigación preliminar comenzó el 7 de enero tras la denuncia de una asalariada del club que indicó haber sido víctima de hechos calificables como agresión sexual. Otras dos presuntas víctimas han presentado denuncia también", explicó el fiscal.

"Said Chabane contesta formalmente todas las alegaciones que hay contra él y aportará a la justicia todos los elementos que permitan restablecer la verdad y preservar su honor", según reza el comunicado del club.

El documento indica que Chabane está cooperando con las autoridades para que se reconozca su inocencia.

Aunque los primeros hechos denunciados datan de 2019, no parecen que sean los únicos, según las autoridades.

Con AFP
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.