Saltar al contenido principal

Deuda en Argentina: una nube negra sobre la economía

El presidente argentino Alberto Fernández reacciona cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, se dirige a los medios de comunicación en el Palacio del Elíseo en París, Francia, el 5 de febrero de 2020.
El presidente argentino Alberto Fernández reacciona cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, se dirige a los medios de comunicación en el Palacio del Elíseo en París, Francia, el 5 de febrero de 2020. © Gonzalo Fuentes / Reuters

Una reestructuración de la deuda, tanto con el FMI como con los acreedores privados, es condición necesaria y urgente para que el gobierno de Alberto Fernández se ocupe de lo importante: establecer su plan económico para salir de la crisis.

Anuncios

Deuda. Es el tema que acapara la agenda económica de Argentina esta semana, tanto en el exterior, como en casa. A pocos días de cumplir dos meses como presidente, el peronista Alberto Fernández recorre Europa en busca de apoyo para renegociar la deuda que su país tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI); US$44.000 millones que el organismo había desembolsado como parte del préstamo aprobado por US$57.000 millones, durante el gobierno de Mauricio Macri. 

La gira que comenzó en el Vaticano incluyó una reunión el lunes 3 de febrero con la canciller alemana Angela Merkel, quien expresó su deseo de "ayudar" a Argentina. Se trata de un aliado importante, pues Alemania controla un poco más del 5% del Directorio del FMI. La gira también incluyó encuentros con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez y el mandatario francés, Emmanuel Macron.

Martín Guzmán, el ministro de Economía de Argentina, también tendrá la oportunidad de coincidir con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, en el marco de un evento organizado por el Vaticano el miércoles 5 de febrero. Aquí, como en otros escenarios, el Ejecutivo argentino seguirá reforzando su discurso acerca de la necesidad de que la economía crezca antes de afrontar los vencimientos de la deuda. El próximo encuentro entre el gobierno y el FMI se dará en este mes, cuando una misión del organismo visite el país sudamericano.

El "laborioso" proceso de renegociar la deuda: Buenos Aires se salva del 'default' pero no logra un acuerdo

Como le dijo a este medio Martín Vauthier, economista y director de EcoGo, es importante que el Gobierno argentino "genere consensos" alrededor de la negociación de la deuda con el FMI. No obstante, afirma que es necesario agilizar también la negociación con los bonistas privados. Considera que con el FMI "hay margen para negociar", ya que "los primeros pagos de gran magnitud" deben hacerse en 2022.

De los US$323.000 millones (según cifras preliminares de diciembre) de deuda pública total, -que representa un poco más del 90% del PIB-, el Gobierno de Fernández debe renegociar unos US$195.000 millones, (con el FMI y los bonistas privados).

Claudio Loser, fundador de Centennial Group y exdirector del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, coincide en la urgencia de comenzar a negociar con los bonistas privados. "Hay vencimientos prácticamente inmediatos que tienen que cumplirse y ahí tiene que negociarse directamente con los acreedores. En el pasado hacía falta el 100% de aprobación de los acreedores para hacer un cambio, hoy en día 75%, que es bastante mejor, pero es un proceso laborioso para lograr un acuerdo", señala Loser en entrevista con France 24.


La necesidad de llevar a cabo un proceso de reestructuración de la deuda a tiempo se hace aun más evidente cuando la provincia de Buenos Aires acaba de esquivar un ‘default’. Luego de una errática y apresurada negociación, el gobernador Axel Kicillof no pudo convencer a los acreedores de aplazar un pago de US$250 millones, y se verá obligado a pagar con recursos propios de la provincia el vencimiento de capital para no incurrir en una cesación de pagos. 

Crecer para pagar la deuda; renegociar la deuda para crecer

Así como es necesario crecer para pagar las deudas, también es indispensable llegar a un acuerdo sobre la reestructuración de la misma para comenzar a implementar medidas enfocadas en reactivar el crecimiento. Según Vauthier, "está todo un poco en 'stand-by', a la espera de cuál es la propuesta de la deuda".

Por ahora, y mientras el presidente Fernández termina su gira europea, el Congreso argentino se alista para aprobar una ley que le otorga amplios poderes al Ejecutivo para reestructurar la deuda pública. Sin embargo, todavía no se conoce cuáles serán los lineamientos de la propuesta, "qué bonos se van a ofrecer, cuál va a ser la extensión de los plazos, qué va a pasar con los intereses, con el capital", señala Vauthier.

"Esos lineamientos se conocerían a más de cuatro meses de que el gobierno ganó las elecciones; es una demora muy importante en un tema que es muy urgente y que, si Argentina no lo resuelve, no baja el riesgo país, no se recupera la demanda de dinero, la economía no puede crecer y la inflación no baja de manera sostenida". En 2019, la inflación acumulada en el país sudamericano fue de 53,8%, una de las más altas del mundo.

Medidas de corto plazo, sorpresas fiscales y restricciones cambiarias en el arranque del Gobierno de Alberto Fernández

Entre las decisiones que en materia económica ha tomado Fernández en sus primeros días de gestión se destacan algunas medidas enfocadas en paliar la crisis y mejorar el poder adquisitivo de la población. El congelamiento de precios de medicamentos y de algunos alimentos, de tarifas de transporte y servicios públicos, son algunas de las más relevantes.

Aparte de estas acciones de corto plazo, el Gobierno ha dado puntadas en diferentes direcciones en lo que respecta a su política económica. Por una parte, ha manifestado su intención de no aumentar el déficit fiscal con respecto al año pasado. En esta materia, afirma Claudio Loser, "aunque han criticado mucho las políticas del gobierno anterior, tienen una política fiscal que es bastante ortodoxa. Dicen ser heterodoxos, pero son ortodoxos en el proceso de ajuste".

El ministro argentino de Economía, Martín Guzmán, informó que el proyecto de ley ofrece los pasos necesarios para enfrentar la situación "crítica" que afecta al país.
El ministro argentino de Economía, Martín Guzmán, informó que el proyecto de ley ofrece los pasos necesarios para enfrentar la situación "crítica" que afecta al país. © Juan Ignacio Roncoroni / EFE

Por otro lado, Loser considera que, por lo menos en materia cambiaria, los miedos que generó el triunfo del peronista se cumplieron. Desde finales de diciembre comenzó a operar el "dólar solidario", que consiste en un impuesto del 30% aplicado al precio de venta de la divisa en la plaza cambiaria oficial. Una medida que recuerda el cepo cambiario, implementado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, ahora vicepresidenta.

No obstante, estas son apenas algunas medidas de contención. Todos los ojos están puestos en la renegociación de la deuda. Y es que, como lo señala Vauthier, hasta tanto no se "cierre ese capítulo, el riesgo país sigue en la zona de 2.000 puntos, o sea Argentina está fuera de los mercados y la demanda de dinero está en niveles muy bajos. En esas circunstancias, si el Banco Central emite pesos, como lo está haciendo, "la demanda no los absorbe y se terminan trasladando a inflación o a la brecha cambiaria".

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.