Saltar al contenido principal

Adolescente francesa, bajo protección policial tras criticar al islam en Instagram

Esta fotografía tomada el 3 de diciembre de 2019 muestra la insignia de un oficial de policía francés en Lille, en el norte de Francia.
Esta fotografía tomada el 3 de diciembre de 2019 muestra la insignia de un oficial de policía francés en Lille, en el norte de Francia. © AFP

Mila, una francesa de 16 años, revive el debate sobre la libertad de expresión en Francia. Luego de publicar en redes sociales un video en el criticaba al islam de forma virulenta, la estudiante fue amenazada de muerte. Las reacciones políticas han llovido y las autoridades descartan acusarla por "incitación al odio".

Anuncios

Cabello corto violeta, sombras de ojos azules, piercing en la nariz y chaqueta de jean en un fondo negro. Así aparece Mila, una estudiante de bachillerato de 16 años de la región de Lyon en un video que publicó un sábado de enero de 2020 en su cuenta de Instagram y que, sin imaginarlo, se volvió viral. La adolescente habla abiertamente en esa serie de historia de su homosexualidad.

Pero luego despotrica contra el islam, diciendo "aborrecer la religión", afirmando que "en el Corán solo hay odio, el islam es una m*****. Es lo que pienso, joder, puedo decir lo que pienso. No soy racista...".

Las respuestas al video fueron también virulentas, la mayoría llenas de insultos y amenazas de muerte. Pero también hubo quienes apoyaron a la adolescente bajo la etiqueta #JeSuisMila (Yo soy Mila).

Mila no ha podido regresar al colegio por las amenazas que ha recibido y suprimió sus cuentas en redes sociales, aunque dijo en una entrevista que se disculpaba por usar palabras vulgares pero que no se arrepentía por la blasfemia. El ministro del Interior, Christophe Castaner, confirmó este 5 de febrero que tanto ella como su familia están bajo protección policial.

En Francia "hay libertad de expresión, derecho a caricaturizar y a blasfemar".

Lo que era una simple publicación en redes sociales se tornó en una tormenta que alcanzó hasta la política nacional. El caso volvió a agitar el debate sobre la libertad de expresión en Francia.

El delegado general del Consejo francés del culto musulmán, -principal asociación de representación de la comunidad musulmana en Francia-, Abdallah Zekri, condenó las declaraciones de muerte en contra de la mujer pero añadió que "quien siembra vientos recoge tempestades".

La extrema derecha, encabezada por Marine Le Pen, salió en defensa de Mila aunque convino que sus declaraciones fueron vulgares.

Por parte del Gobierno, la ministra de Justicia, Nicole Belloubet, no fue clara en sus declaraciones. En un comienzo comparó la crítica a las religiones con "un ataque a la libertad de conciencia", para dar marcha atrás 24 horas después.

El presidente Emmanuel Macron también se pronunció al respecto y dijo a la prensa que en Francia "hay libertad de expresión, derecho a caricaturizar y a blasfemar".

La jurisprudencia francesa es muy explícita en este caso pues diferencia entre las creencias y los creyentes. "Es decir, se puede insultar a las religiones abiertamente pero no a una persona o un grupo de personas por sus creencias religiosas", explicó a la AFP Denis Lacorne, director de investigación en el Centro de Investigación Internacional (CERI) de Sciences Po.

Mila Orriols es defendida por el abogado Richard Malka, el mismo del semanario satírico 'Charlie Hebdo', que ha apoyado a la joven públicamente. De hecho su más reciente número es sobre la blasfemia y en su portada aparece una caricatura de la ministra de Justicia.

Las autoridades abrieron en un primer tiempo una investigación contra Mila por incitación al odio, pero fue archivada. Ahora concentran sus investigaciones en torno a las amenazas de muerte que recibió la adolescente.

Con AFP y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.