Saltar al contenido principal

¿Sudán, nuevo amigo de Israel en África?

El general Abdel Fattah al-Burhane, el 29 de junio de 2019, cuando fue nombrado jefe del Consejo Soberano de Sudán.
El general Abdel Fattah al-Burhane, el 29 de junio de 2019, cuando fue nombrado jefe del Consejo Soberano de Sudán. © Ashraf Shazly / AFP

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, evocó la posibilidad de "normalizar" las relaciones entre Israel y Sudán. Estos dos países, que tienen relaciones complejas desde hace varios años, tienen cada uno sus intereses en el cambio de postura.

Anuncios

¿Estamos asistiendo a un cambio de situación histórico entre Israel y Sudán? Eso se puede pensar después de la declaración de Benjamin Netanyahu en Twitter el lunes 3 de febrero, donde el primer ministro habla de una "normalización" de las relaciones entre los dos países.

"Me he reunido con el presidente del Consejo Soberano del Sudán y acordamos empezar una cooperación que normalizará las relaciones entre los dos países", declaró durante una visita de un día en Uganda. Mientras tanto, el gobierno sudanés no se mostró muy abierto sobre el tema. Solo declaró, a través de un portavoz, que "no había sido notificado", sin dar más detalles.


"Los sudaneses no quisieron que el encuentro entre Abdel Fattah al-Burhan y Benjamin Netanyahu fuera divulgada, por lo menos que las fotos de ese encuentro no fueran publicadas", explicó Alhadji Bouba Nouhou, profesor-investigador en la universidad de Bordeaux-Montaigne, contactado por France 24.

El autor del libro 'Israel y África - una relación agitada' precisa que actualmente no se trata de solo restablecer las relaciones diplomáticas entre Israel y Sudán, "es una cuestión sensible: en el contexto actual, en el cual los estadounidenses propusieron el 'acuerdo del siglo' (el plan de paz de Donald Trump para Medio Oriente), el cual fue rechazado por la Liga Árabe. Mostrarse en compañía del primer ministro israelí enviaría una mala imagen en el mundo árabe.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a su homólogo de Israel, Benjamin Netanyahu, durante el anuncio del acuerdo de paz para Medio Oriente, en Washington, Estados Unidos, el 28 de enero de 2020.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a su homólogo de Israel, Benjamin Netanyahu, durante el anuncio del acuerdo de paz para Medio Oriente, en Washington, Estados Unidos, el 28 de enero de 2020. © Joshua Roberts / Reuters

"Crear una brecha en la solidaridad árabe con la causa palestina"

Campeona de la defensa de la causa palestina durante años, la capital sudanesa Jartum había acogido en 1967 una cumbre de la Liga Árabe donde se proclamaron los "tres no": Sin paz con Israel, sin reconocimiento de Israel, sin negociaciones con Israel".

Más recientemente, Sudán fue acusado de acoger, apoyar y ayudar logísticamente a varios movimientos islámicos en la lucha armada contra Israel, como Hezbolá, Hamás o también la Yihad Islámica Palestina.

Israel desarrolló, por su parte, una diplomacia activa en África desde hace 15 años. El Estado hebreo tiene fuertes líos en África del este con Uganda, Kenia y más recientemente con Ruanda, donde abrió una embajada en abril 2019.

Bajo esa lógica, los intereses para Israel de reanudar el diálogo con Sudán son múltiples, según Alhadji Bouba Nouhou: "Es una brecha en la solidaridad árabe con respecto a la cuestión palestina, tener aliados con los cuales puedes contar en el corazón mismo del mundo árabe y tejer poco a poco relaciones".

El encuentro entre Abdel Fattah al-Burhan y Netanyahu no le gustó a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)  "Es una puñalada en la espalda para el pueblo palestino", declaró  Saëb Erekat, negociador en jefe y secretario general de la OLP. Según él, "la Administración del presidente Donald Trump y el primer ministro israelí intentan destruir la causa palestina".

Legislativas en Israel y dificultades económicas en Sudán

El acercamiento entre Israel y Sudán también se puede explicar por el contexto interior de cada país.

Teniendo dificultades internas, Netanyahu juega la carta de las relaciones internacionales mientras debe primero ganar la mayoridad en las elecciones legislativas, la tercera votación en un año, el próximo 2 de marzo. 

Mientras tanto, Sudán está en búsqueda de una apertura desde hace varios años. Principal aliado de Irán hasta principios de 2016, el país se acercó oficialmente a Arabia Saudita debido a un "abuso grave del derecho internacional" por parte de Teherán.

Extraoficialmente, Alhadji Bouba Nouhou da otra explicación: "Sudán bajo presión frente a sus dificultades económica, está tratando de abrirse a Israel con el apoyo de Arabia Saudita, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (países árabes que mantienen relaciones diplomáticas y comerciales más o menos discretas con Israel).

Esta apertura esconde también un "acercamiento" de Sudán y Estados Unidos. En 2017, Washington levantó parte de las sanciones al país. Por lo tanto, lo mantuvo en la lista de los países que apoyan el terrorismo. Jartum quisiera obtener el retiro del país de esa lista con el fin de que los inversores regresen al país.

Renovar relaciones con Israel podría ser un primer paso hacia el cambio de tono con Washington.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.