Saltar al contenido principal

138 salvadoreños deportados por Estados Unidos fueron asesinados a su regreso, según HRW

Un migrante que fue deportado de los EE. UU. Abandona el Centro de Asistencia Integral para Migrantes en San Salvador, El Salvador, 5 de febrero de 2020.
Un migrante que fue deportado de los EE. UU. Abandona el Centro de Asistencia Integral para Migrantes en San Salvador, El Salvador, 5 de febrero de 2020. © José Cabezas / Reuters

El informe de la organización denuncia que además de los deportados asesinados desde 2013, 70 sufrieron golpizas, agresiones sexuales y otros graves abusos.

Anuncios

El último informe de la organización internacional Human Rights Watch, “Deportados al peligro: las políticas de Estados Unidos sobre deportación exponen a salvadoreños a muerte y abusos”, explica que más de un centenar de los salvadoreños que fueron regresados a su país, fueron asesinados.

En Estados Unidos viven 1.2 millones de salvadoreños, menos de una cuarta parte de ellos son residentes legales, y en ese marco entre 2014 y 2018 ese país ha deportado a 111.000 salvadoreños. En ese contexto, HRW investigó e hizo seguimiento a algunos de los casos de las personas una vez regresaron a su país y no solo identificó los 138 casos de asesinados, sino que además señaló que muchos de esos asesinatos tuvieron como móvil la causa por la cual habían huido del país.

El informe ahonda en algunos de los casos. Uno de ellos el de Angelina N, de 20 años, quien huyó tras sufrir abuso del padre de su niña y de otra persona integrante de una pandilla. “Las autoridades estadounidenses la interceptaron en la frontera cuando intentaba ingresar en EE. UU. y la deportaron ese mismo año.” En octubre de 214 fue violada por el pandillero que la acosaba.

Otro caso que menciona el informe es el de Javier B, que huyó a los 17 años de Estados Unidos. Escapó buscando a su madre que también se había ido para evitar ser reclutada por una de las pandillas. Al joven le negaron el asilo, fue deportado en marzo de 2017 y cuatro meses más tarde fue asesinado en la casa de su abuela.

Su madre relató: “de hecho, es allí donde lo mataron la pandilla MS-13 (o Mara Salvatrucha-13) Es terrible. Allí lo sacaron de la casa en pleno día, a las 11:00. Vieron sus tatuajes. Sabía que lo matarían por sus tatuajes. Es exactamente lo que pasó… El problema fue con la [pandilla] MS [-13], no con la Policía”.

“Las autoridades de Estados Unidos han puesto en riesgo a personas salvadoreñas”

Pero los presuntos responsables de los homicidios y los abusos no son solo miembros de pandillas, sino también de la fuerza pública o de los organismos de seguridad de El Salvador.


Allison Parker, directora adjunta del programa adjunto de HRW en Estados Unidos, dijo a LA Times: “A sabiendas, las autoridades de Estados Unidos han puesto en riesgo a personas salvadoreñas al enviarlas a circunstancias donde enfrentan la posibilidad de homicidio y ataques contra su seguridad”

La situación solo puede empeorar tras las últimas medidas anunciadas por la administración Trump que endurecen la política migratoria y reducen la posibilidad de elegibilidad para asilo. Parker agregó: “en vez de cerrar la puerta a los miles de salvadoreños que huyen de la patria, Estados Unidos debería entregarles procedimientos de asilo plenos y justos”.
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.