Saltar al contenido principal
Arte+France 24

Chile sigue en ebullición

Chile vive una crisis diferente a todas las que ha experimentado el país desde su regreso a la democracia en 1988: al menos 23 muertos, millares de heridos e incontables daños. Desde el 18 de octubre, los chilenos han tomado las calles para protestar contra la desigualdad y la fuerza policial.
Chile vive una crisis diferente a todas las que ha experimentado el país desde su regreso a la democracia en 1988: al menos 23 muertos, millares de heridos e incontables daños. Desde el 18 de octubre, los chilenos han tomado las calles para protestar contra la desigualdad y la fuerza policial. © Arte
Texto por: ARTE Seguir
2 min

Desde el 18 de octubre de 2019, Chile vive uno de los periodos más complejos en su historia reciente. Lo que comenzó como una protesta en rechazo al alza del boleto del metro se extiende por varios meses. Los manifestantes exigen cambios en el sistema político, social y económico, heredado de la dictadura, al que responsabilizan de la alta desigualdad que afecta al país.

Anuncios

Por varias semanas, las principales calles de Santiago se han visto repletas de personas insatisfechas  con el Gobierno de Sebastián Piñera. En uno de los peores momentos, la popularidad del jefe de Estado cayó hasta un 12%, siendo una de las más bajas para mandatario alguno en América Latina.

Los choques entre las fuerzas policiales y los ciudadanos dejan al menos 23 muertos y un número importante de heridos donde una parte de estos resultó afectada en sus ojos debido al lanzamiento de gases lacrimógenos y balines por parte la policía.

En una ocasión, integrantes de los grupos voluntarios, creados para atender a los heridos tanto ciudadanos como policías, fueron atacados por las fuerzas de orden público. Un hecho que registraron organizaciones defensoras de derechos humanos y que el presidente ha ordenado investigar.

A la alta diferencia económica, que ha llevado a Chile a tener un costo de vida similar al de Europa pero con salarios más bajos, se suma el hecho de la privatización del agua. La Constitución del país protege esta situación que beneficia principalmente a empresas mineras y agrícolas.

Las protestas llevaron a Chile a encaminarse hacia una nueva Constitución. Si bien las luchas en las calles han disminuido, los ciudadanos ahora exigen mayor participación en la elaboración de la nueva Carta Magna, donde la actual data desde la dictadura militar de Augusto Pinochet.
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.