Saltar al contenido principal

Brasil extradita a España a autor de atentado ultraderechista en 1977

Anuncios

Sao Paulo (AFP)

El gobierno de Brasil extraditó este jueves a España en un vuelo comercial desde Sao Paulo al ultraderechista Carlos García Juliá, uno de los autores del atentado de 1977 en Madrid conocido como la Matanza de Atocha.

García Juliá, uno de los responsables del ataque contra un bufete de abogados comunistas en el que murieron cinco personas, fue conducido al avión desde la comisaría de la Policía Federal (PF) del aeropuerto de Guarulhos, constató la AFP.

Las imágenes captadas muestran a García Juliá vistiendo pantalón y jersey negro y con una bolsa y una maleta rojas en el estacionamiento de la PF, rodeado por escoltas, en espera del furgón que lo trasladó al avión.

No se informó cuál sería el avión que abordaría, pero su traslado se llevó a cabo poco antes del despegue de un vuelo comercial de Iberia con llegada prevista a Madrid el viernes a las 06H15 locales.

La PF había confirmado por la mañana que la extradición se realizaría durante el día.

García Juliá fue arrestado en diciembre de 2018 en Sao Paulo, donde se ganaba la vida como conductor de Uber bajo una identidad venezolana falsa, con el nombre de Genaro Antonio Materan Flores.

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil autorizó en agosto pasado la extradición y a principios de enero el gobierno de Brasil notificó a España, donde se lo espera para que cumpla los más de 10 años de cárcel que le restan de la sentencia de 30 años de pena máxima que recibió en 1980.

El 24 de enero de 1977, García Juliá, en aquel momento con 24 años, irrumpió junto a otros tres militantes de extrema derecha con pistolas en un bufete legal. Asesinaron a tres abogados comunistas, un estudiante de Derecho y un empleado.

La "Matanza de Atocha", en referencia a la calle Atocha donde tuvo lugar, causó conmoción en España, que se encontraba en plena transición hacia la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco (1939-1975) y era sacudida por atentados. Los hechos pesaron en la decisión de legalizar al Partido Comunista unos meses más tarde.

En 1991, García Juliá recibió la libertad condicional y fue autorizado a viajar a Paraguay, donde se fugó y comenzó un periplo por América del Sur.

Diez años después, en 2001, la justicia española pidió su extradición a Bolivia, donde había sido detenido, pero volvió a fugarse durante un permiso penitenciario.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.