Saltar al contenido principal

Brote de coronavirus: 61 personas infectadas en un crucero, entre ellas un latinoamericano

El crucero donde se detectó un brote de coronavirus aguarda a terminar la cuarentena en el puerto de Yokohama, al sur de Tokyo, la capital japonesa.
El crucero donde se detectó un brote de coronavirus aguarda a terminar la cuarentena en el puerto de Yokohama, al sur de Tokyo, la capital japonesa. © Kim Kyung-Hoon / Reuters

De un total de 3.700 pasajeros del "Diamond Princess", 61 personas fueron diagnosticadas de coronavirus. Entre ellas hay un hombre argentino, el primer latinoamericano contagiado. El crucero llegó el pasado lunes 3 de febrero a la costa japonesa y empezó un periodo de aislamiento de dos semanas. 

Anuncios

Es el sueño de muchos: dos semanas en un crucero. Sin embargo, para los miles de pasajeros del "Diamond Princess", su estadía a bordo se asemeja más a una pesadilla. Entre los viajeros ya hay 61 personas contagiadas de coronavirus y para evitar la propagación de la enfermedad la embarcación entera está en cuarentena, atracada en el puerto de Yokohama desde el lunes 3 de febrero. 

Las autoridades japonesas evacuaron a los 41 pasajeros diagnosticados este viernes, que se sumaron a los 20 que ya habían sido trasladados a varios hospitales de Tokio, la capital. Pero el resto de las 3.700 en el "Diamond Princess" no podrán pisar tierra hasta que se compruebe que no hay más contagiados. 

Hasta la fecha, el personal médico revisó solo aquellas personas que mostraban síntomas potenciales de estar contagiados o habían tenido contacto cercano con los que ya estaban diagnosticados, un total de 273 personas. Sin embargo, el ministro de salud japonés Katsunobu Kato anunció que se examinarán más pasajeros: "aquellos susceptibles de tener la enfermedad, incluidos los adultos mayores". 

Personal médico se prepara para entrar en el crucero Diamond Princess para retirar a un paciente enfermo de coronavirus en el puerto de Yokohama, Japón, este 7 de febrero de 2020.
Personal médico se prepara para entrar en el crucero Diamond Princess para retirar a un paciente enfermo de coronavirus en el puerto de Yokohama, Japón, este 7 de febrero de 2020. © Kim Kyung-Hoon / Reuters

Los viajeros, "descorazonados"

A medida que avanzan los días de cuarentena, los pasajeros expresan cada vez más nerviosismo debido a las severas restricciones impuestas a bordo para no propagar aún más la enfermedad. Solo los viajeros que habitan camarotes sin ventanas pueden subir a cubierta brevemente para respirar un poco de aire fresco, mientras que aquellos que reservaron una habitación con terraza deben quedarse entre esas cuatro paredes.

Una pareja de estadounidenses compartió por redes un video donde ambos dieron muestra de su preocupación profunda: "Intentamos mantenernos alegres. Pero francamente ya puedo decirles que nos está dando cada vez más miedo", aseguró Philip Courter, uno de los pasajeros. 

"Necesitamos salir", agregó su esposa, Gay Courter. La pareja aseguró haber intentado que su seguro privado los transportara fuera de la embarcación y pidió a los Gobiernos que tienen conciudadanos en el crucero que los evacúen. "El obstáculo parecen ser las autoridades japonesas", concluyó. 

Otro pasajero estadounidense, Matt Smith, se mostró en cambio de acuerdo con las medidas impulsadas por el Gobierno del archipiélago asiático. "El Gobierno japonés hace lo que puede para prevenir el virus, igual que Estados Unidos hace en sus fronteras", explicó a la agencia francesa AFP. Sin embargo, reconoció que la situación es "descorazonadora". 

Además, una viajera japonesa colgó una bandera de su balcón donde se lee "escasez de medicamentos" para denunciar la situación dentro de la embarcación, en una imagen que ha dado la vuelta al mundo. 

Una mujer japonesa cuelga un mensaje desde el crucero Diamond Princess atracado en Yokohama, Japón, en cuarentena por el coronavirus. La bandera lee "escasez de medicamentos".
Una mujer japonesa cuelga un mensaje desde el crucero Diamond Princess atracado en Yokohama, Japón, en cuarentena por el coronavirus. La bandera lee "escasez de medicamentos". © Kim Kyung-Hoon / Reuters

Como medida de precaución, se repartieron termómetros entre todos los viajeros y la tripulación para monitorear su temperatura regularmente y avisar al personal médico en caso de que supere los 37.5°C. 

La OMS reconoce escasez de materiales de protección

El mismo día que se conocieron las cuatro decenas de nuevos contagiados en el crucero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció desde Ginebra, Suiza, donde tiene su sede, que el mundo sufre de escasez de material y equipos para luchar contra la propagación del coronavirus. 

El director de la agencia de salud de las Naciones Unidas, Tedros Adhanom Ghebreyesus, lamentó que varios países "enfrentan una escasez crónica de equipos protectores personales", como los tapabocas, los guantes o las batas. La demanda se multiplicó por cien, mientras que los precios son 20 veces más altos habitualmente. La OMS lo atribuyó en parte a un "uso indebido" de este tipo de material "fuera del cuidado médico del paciente". 

Según el último balance, hay 31.211 casos de contagios de coronavirus y 637 muertes en China, mientras que la afectación en los 24 otros países es de 270 infectados en total y solo una muerte, en Filipinas.

Adhanom admitió que "en los últimos dos días ha habido menos informes de infecciones en China, que son buenas noticias", pero pidió "cautela" frente al optimismo que pueden generar estas cifras ya que "los números podrían volver a subir". 

Trump y Xi no quieren que el coronavirus les afecte

En medio de la alarma mundial por las consecuencias del coronavirus, el presidente chino Xi Jinping y su homólogo estadounidense, Donald Trump, mantuvieron una conversación para reafirmar el compromiso de China con el acuerdo comercial entre ambos países un primer paso para terminar la guerra comercial que sostienen desde hace meses. 

Xi aseguró que, a pesar de posibles "retrasos" por culpa del brote, el país alcanzaría a cumplir con la fase uno del pacto. Además, volvió a insistir en que su Gobierno hace todo lo que puede para contener la propagación del virus con transparencia y colaboración con la OMS. Sin embargo, varias protestas en Hong Kong y China expresaron indignación contra el Ejecutivo de Xi por la muerte de Li Wenliang, el médico que advirtió del peligro de la enfermedad antes de que el Gobierno lo hiciera oficial y que fue silenciado por las autoridades. 

Trump, por su parte, manifestó su apoyo al mandatario chino en Twitter: "Es fuerte, agudo y poderosamente centrado en dirigir el contrataque sobre el coronavirus (...) Hay mucha disciplina en China, y el presidente Xi lidera con fortaleza lo que será una operación exitosa. ¡Trabajamos conjuntamente con China para ayudar!".

Con Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.